Kechichian pide "control social" a gremial para contener precios

La ministra Kechichian habló de aumentos del 30% en alquileres en zonas turísticas
Con la próxima temporada de verano a la vuelta de la esquina, son varios los ingredientes que inflan de optimismo a los diferentes agentes del sector. Un encarecimiento del peso argentino, que hace que la moneda del país vecino rinda más de este lado del Río de la Plata; la apreciación del real, que vuelve menos atractivo al gigante norteño como destino de vacaciones; y el aumento de la capacidad de compra de los uruguayos dentro del territorio nacional (que fomenta el turismo interno) son algunos de los elementos que hacen prever una zafra record. Sin embargo, las autoridades consideran que las buenas expectativas traen consigo el riesgo de que algunos operadores sobreestimen el aumento de demanda y carguen sus servicios con precios que ahuyenten al turista.

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, coincide en que se espera un "muy buen verano". De hecho, en entrevista con el programa Quién es quién –que se emitió ayer por Diamante FM y TNU– dijo que la cartera tiene la expectativa firme de superar el récord de visitantes, medalla que cuelga del cuello de 2015, cuando llegaron 2.964.841 turistas.

Sin embargo, hay un factor a cuidar: evitar las subas violentas de precios. Si bien la jerarca subrayó que no existe un mecanismo de control de precios y que la uruguaya es una economía " de mercado abierto", llamó a los operadores turísticos a ser precavidos en este terreno.
La ministra graficó su preocupación con un ejemplo. En los últimos días, dijo, se enteró de que por un apartamento en una zona turística se está pidiendo un alquiler 30% por encima al solicitado un año atrás.

"Todavía vamos a tener que seguir insistiendo mucho, porque sin una buena política de precios es muy difícil tener éxito en una temporada turística", insistió.
Asimismo, la ministra recordó que los comercios están obligados a tener los precios de los bienes y servicios que ofrecen a la vista de los consumidores. Días atrás, FM Gente (Maldonado) había informado que la ministra se había preocupado cuando en un balneario del este del país habían cobrado $ 100 por un café.

"Tengo algunas facturas ya de un café a $ 100. Hay preocupación, claro, cuando pasan estas cosas salen en las páginas web de todos los diarios del continente y esto nos perjudica", había dicho a la radio fernandina en esa oportunidad.

"Sin una buena política de precios es muy difícil tener éxito en una temporada turística", alertó Kechichian.

Para la secretaria de Estado, "un titular que diga que un café costó $ 100 en Punta del Este, o que un alquiler sale 30% más (...) es mucho", reiteró en la entrevista que salió al aire ayer.
Por este motivo, indicó que debería haber un "control social" de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur), la gremial del sector. "En definitiva, yo promociono al Uruguay, pero el negocio es de los privados, y son ellos los principales perjudicados", dijo. Añadió que "ellos pueden hacer un trabajo interesante" en este sentido.

Kechichian agregó que si la gremial detecta que uno de sus socios tiene un "comportamiento que perjudica al resto", se podrían tomar medidas como "llamarle la atención" o, como una medida más dura, "desafiliarlo". Ayudaría, indicó, a "controlar esas medidas que no son la mayoría", pero que "perjudican a todos".

Uno en miles

Por su parte, el presidente de la Camtur, Juan Martínez, dijo que los precios no los puede "regular nadie", y que "cada empresario toma la actitud que quiere".
En diálogo con El Observador, indicó que la gremial recomienda a sus socios que mantengan los precios de la temporada pasada y que haya una actitud de "prudencia" en este aspecto, pero que la decisión final depende de cada uno. El mensaje que se busca transmitir, explicó, es que no hay que "matar al que viene" sino que se debe buscar "fidelizarlo" para que vuelva a visitar el país.
Martínez admitió que hay "descarrilamientos" (sobre todo en Punta del Este, especificó), pero afirmó que es "uno en miles".

Además, el dirigente gremial recordó que la Camtur es una cámara de segundo grado –esto es, sus socios son otras gremiales, no comercios particulares– por lo que no podrían aplicar una sanción sino simplemente conversar con la gremial a la que pertenece el comercio en cuestión.

Al igual que la ministra, se mostró confiado de cara a la próxima temporada e indicó que se espera que sea mejor que la pasada. "Argentina se acomodó, Brasil ha pegado una vuelta", sintetizó el empresario, quien añadió que ya hay reservas concretándose.

Algunos estudios apuntan en la misma dirección. Un informe confeccionado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) proyecta un aumento del turismo de origen internacional para la temporada diciembre 2016-abril 2017 que llegará al 29,9% frente al mismo periodo de 2015-2016.


Adiós a las medidas "disuasivas"

La ministra de Turismo también se refirió a los cambios procesados por Argentina luego de la asunción como presidente de Mauricio Macri, en diciembre del año pasado.

La jerarca recordó que Uruguay fue "muy afectado" por algunas políticas aplicadas por la administración kirchnerista –dentro de las que destacó el cepo al dólar y la recarga en el uso de tarjetas en el exterior–. Se trató, agregó, de "medidas disuasivas" para evitar que los argentinos vacacionaran afuera, cuya supresión fueron motivo de aplauso, dijo.

De todas maneras, Kechichian apuntó que estos obstáculos dificultaban la salida de argentinos a cualquier parte del mundo. "Si un número importante (de argentinos) sigue viniendo a Uruguay, creo que es porque Uruguay también ha hecho las cosas bien", manifestó.

Además, durante su entrevista con el programa Quién es quién, también se refirió a la irrupción de nuevas tecnologías y plataformas en la industria turística. Dijo que en el país se está "debatiendo" la temática", y mencionó el proyecto de ley a estudio del Poder Legislativo.

"La ley que está en el Parlamento es un poco generalista de más y no entra en las especificidades de lo que puede ser Uber o Airbnb, o lo que pueden ser servicios financieros, pero sé que han ido incorporándole algunas mejoras, y tengo expectativas de que por lo menos podamos dar algún paso", comentó. Se trata, añadió, de regular y no de prohibir a estos nuevos actores, para que jueguen con las mismas reglas y no se vuelvan una competencia desleal .

Populares de la sección