Kuczynski acaricia la victoria en Perú

El economista de centro-derecha obtiene el 50,52% frente a Keiko Fujimori con casi el 90% de los votos escrutados
El economista de centro-derecha Pedro Pablo Kuczynski acaricia la presidencia de Perú con casi el 90% de los votos escrutados y una ventaja de 1,04 puntos porcentuales sobre su rival Keiko Fujimori, en un resultado inesperado que muestra la fracturación política de ese país.

Con el 89,53% de las actas escrutadas, el candidato del partido Peruanos por el Kambio (PKK) obtenía el 50,52% de los votos frente al 49,48% de la aspirante de Fuerza Popular (FP), según los últimos resultados de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) difundidos en su página de internet.

La diferencia entre ambos aspirantes es de unos 200.000 votos, según cálculos de las consultoras.

Pese a que el voto es obligatorio en Perú, la abstención se sitúa en torno al 17,5%.

Ninguno de los dos contendientes ha proclamado la victoria y, ante el estrecho margen que puede variar con el recuento de los votos de las provincias más alejadas, ambos pidieron prudencia.

Aunque en el bunker electoral del exfuncionario del Banco Mundial y exministro de Economía peruano, conocido por el acrónimo de su nombre PPK, no podía esconder la euforia de su ventaja en el recuento.

"Aún no hemos ganado. Hay que esperar a los resultados oficiales. Tenemos que ser vigilantes en defender el voto en la mesa", dijo el domingo por la noche Kuczynski.

La hija del autócrata Alberto Fujimori (1990-2000), que ha trabajado durante los últimos años para el regreso del fujimorismo al poder 16 años después de que su padre renunciara a la presidencia de Perú por fax desde Japón, no podía esconder los ojos llorosos detrás de su sonrisa y la aparente celebración con sus seguidores concentrados en el hotel donde instaló su cuartel general.

"Vamos a esperar con prudencia porque toda la noche llegarán los votos de las regiones, del extranjero, y el voto rural del Perú profundo. Por eso estamos optimistas", dijo.

Esta es la segunda vez que Keiko Fujimori, de 41 años, se queda a las puertas de la presidencia tras partir como favorita en las encuestas. En las pasadas elecciones de 2011, perdió ante el presidente saliente Ollanta Humala. En esa votación, Kuczynski quedó en tercer lugar.

Voto antifujimorista

Kuczynski empezó a ganar terreno en la recta final de la contienda. Denuncias de lavado de dinero contra el exsecretario general de Fuerza Popular Joaquín Ramírez y el manejo del caso que ha salpicado al candidato de Keiko Fujimori a la vicepresidencia José Chlimper, han evocado viejas épocas del gobierno de su padre en el que la corrupción y la compra de voluntades estaban al orden del día.

En la última semana, el "gringo" como se conoce a Kuczynski por su ligero acento al hablar español, ha recibido apoyo de la mayoría de los candidatos que quedaron excluidos en la primera vuelta, entre otros el de la líder de la izquierda Verónika Mendoza.

El núcleo duro del antifujimorismo tampoco ha bajado los brazos. La semana pasada hubo nuevas manifestaciones en todo el país para rechazar la vuelta de un Fujimori al poder.

Gobierno de concertación

En caso de que la victoria de Kuczynski se confirme, éste tendrá que buscar consensos con un Congreso de mayoría absoluta fujimorista -73 de 130 representantes- y donde sólo 18 legisladores pertenecen a sus filas.
"Vamos a tener un gobierno de consenso, no más pugnas ni enfrentamiento", dijo Kuczynski el domingo al dirigirse a sus simpatizantes, adelantándose a lo que le esperaría.

"Le espera un Congreso adverso y un archipiélago de agrupaciones regionales con proyectos personales más que colectivos. Deberá tener un fuerte trabajo de articulación", dijo a la AFP Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi.

Al próximo gobierno le aguardan retos urgentes como la inseguridad, el principal problema del 70% de los peruanos, los conflictos sociales en la minería, la informalidad laboral que es una de las más altas del mundo, la falta de oportunidades laborales para los jóvenes, la mejora de los medios con los que cuenta la policía o la burocracia.



Fuente: AFP

Populares de la sección