Kuczynski bajó el tono contra fujimoristas en busca de aliados

El presidente tiene minoría en el Congreso y le urge lograr gobernabilidad
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, superó su primer impasse con la oposición fujimorista que controla el Congreso, tras unas disculpas públicas que presentó el martes su primer ministro a los legisladores de la mayoría.

Los fujimoristas se sintieron agraviados por expresiones del mandatario al diario El País de Madrid que fueron interpretadas como una incitación al "transfuguismo parlamentario".

Kuzcynski reavivó el fin de semana la áspera relación con el fujimorismo cuando dejó entrever en una entrevista con el diario español que necesitaba atraer hacia sus filas a una parte de la bancada fujimorista para lograr que su gabinete y el plan de gobierno sean aprobados.

Perú tiene un sistema unicameral, con 130 congresistas, donde el gobierno de centroderecha de Kuczynski cuenta con sólo 18 legisladores y sin posibilidad de lograr mayoría durante los cinco años de gestión.

Las repercusiones de los dichos del presidente obligaron al oficialismo a bajar su tono y buscar la conciliación tras una reñida campaña electoral de acusaciones mutuas.

Aunque la guerra no es nueva, para Kuczynski los votos fujimoristas son fundamentales para tener gobernabilidad.

"No todos los 73 congresistas de la bancada fujimorista son miembros del partido, habrá como 30 que se subieron al carro creyendo que ella ganaba y que recibirían una prebenda. Lo que hay que trabajar desde un punto de vista completamente egoísta es jalarse (llevarse) a algunos de esos. Si no lo hacemos va a ser difícil trabajar en el Congreso", dijo Kuczynski. Luego aclaró el lunes que se refería a "jalar" las propuestas de esos legisladores.

"He venido a presentar mis disculpas a la presidenta del Congreso y a los parlamentarios", dijo en conferencia de prensa el jefe del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, luego de ser recibido por la presidenta del Congreso, Luz Salgado, del fujimorista Fuerza Popular.

Salgado dio vuelta a la página tras aceptar las disculpas, pero el episodio puso en evidencia que la luna de miel entre el gobierno y el Congreso no será sobre un lecho de rosas. "Hemos recibido las disculpas (...) se tiene que defender la institucionalidad de los partidos políticos", dijo Salgado.

Puentes
El gesto gubernamental busca tender puentes entre el Poder Ejecutivo y el Congreso, que lucen enfrentados desde que Kuczynski venciera a Keiko Fujimori el 5 de junio por una diferencia de 41.000 votos (50,12% a 49,88%) y cuando, el 15 de agosto, el gabinete ministerial debe recibir un voto de investidura parlamentario.

Los cruces tienen antecedentes. Entre otros temas, durante la campaña, Kuczynski había acusado a Keiko Fujimori, hija del represor y expresidentre peruano Alberto Fujimori, de ser una amenaza para la libertad en Perú. La excandidata, en tanto, sostuvo que Kuczynski favoreció a empresas privadas "a dedo" cuando ocupó cargos públicos en el pasado.

En declaraciones a los periodistas después de una reunión de coordinación con Salgado, el primer ministro peruano dijo que presentó las disculpas de Kuczynski porque las expresiones difundidas no reflejaron "lo que piensa este gobierno".

Zavala afirmó que tenía las indicaciones del mandatario de que la "función principal" suya es "buscar esos puentes para lograr tener políticas consensuadas con el Congreso para llevar adelante las mejores políticas para beneficio de los peruanos".

Fuente: Agencias

Populares de la sección