"La Asociación Rural está en contra de los perdona tuti"

El presidente de la Asosiación Rural dijo no creer que el agro tenga una consideración especial del gobierno
El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly (39 años), dijo a El Observador que no cree que el agro tenga de parte del gobierno una mayor consideración que otras áreas de la economía, dijo que la gremial está en contra de los "perdonazos o perdona tuti" y que el campo es uno de los sectores que más ha innovado en los últimos años.

Una de las condiciones del empresario es tomar riesgo, ¿el agro tiene más riesgos en función del retorno que el negocio?

Sí. Juega con una serie de variables que no se controlan porque es al aire libre y cuenta con las inclemencias del tiempo con el agregado que da ahora el cambio climático. Además el productor de alimentos es dependiente de los mercados internacionales, de cómo le va al mundo. En Uruguay el agro negocio explica el 80% de las exportaciones totales de bienes.

Con ese porcentaje de exportaciones se puede pensar que es el sector más poderoso de la economía.

No diría poderoso, pero es el motor de la economía. En el año 2000 explicaba el 60% de las exportaciones y ahora es el 80%. En 2000 eran US$ 1.400 millones y para 2015 fueron US$ 7 mil millones. Y se logró más productividad por distintos factores, aunque obviamente los precios internacionales jugaron. Una encuesta de 2011 de la ANII concluye que el sector agropecuario incorpora alto nivel de innovación que supera por ejemplo al software, o sea que es líder de innovación. Incluso en la ganadería, donde uno puede pensar que era menos innovador, la encuesta concluye que el 80% de los productores aplica técnicas innovadoras y eso se traduce en que al faenar un animal más joven por usar un sistema más complejo, mejora la calidad de las carnes.

Innova pero al final lo que sale sigue siendo un commodity. Es mejor carne pero es carne, o es soja.

Los estudios que miden el impacto económico social señalan que no se debe confundir términos.
Una cosa es agregar valor y otra agregar costos en el proceso industrial. Uruguay ya pasó por la industrialización y eso no resultó porque hay que agregar valor en aquellas etapas de la cadena en la que somos competitivos y en eso al agro no hay quien le gane. Hay un estudio de la Facultad de Ciencias Sociales que dice que por cada dólar que produce el campo genera seis dólares en otras áreas porque el impacto en la economía, multiplica empleo, ingresos, consumo y más recaudación fiscal. El Cinve hizo un estudio que dice que luego de la informática la mayor incorporación de valor agregado se da en la ganadería y en los granos. El ejemplo de la soja que tanto se menciona: un estudio de la consultora Deloitte concluyó que el 75% de la soja que se exporta es valor agregado que queda en el país a través de encadenamiento y externalidades que genera plantar una hectárea más de soja, porque trabaja el flete, se consume más combustible, se pagan más impuestos. ¿Hacer aceite de soja?, no vamos a poder competir con otros países que lo hacen con mayor experiencia y calidad.

Con visión autocrítica ¿no hay margen para que sectores del agro incurran en una transformación industrial de las materias primas en el sentido tradicional?

Creo que el mercado es el que manda y lo que no se hace es porque en algún momento deja de ser rentable. Y hay un tema de costos que debemos analizar si se quiere transitar ese camino. Somos un país caro y es parte de la explicación de por qué no se ingresa en una mayor transformación industrial.

¿La tecnología en el campo la incorporaron básicamente extranjeros?

Está casi todo inventado, hay que copiar y copiar bien lo que está bien. Cuando se habla de innovación los recursos quizás sean los mismos pero se apliquen de manera más eficiente y se logre mayor productividad. No hay duda de que las malas políticas llevadas adelante en Argentina provocaron un fuerte ingreso de empresas argentinas que vinieron y contribuyeron a la agricultura. La soja pasó de 15 mil hectáreas plantadas en 2001 a un millón cuatrocientos mil en 2014.

¿El Estado considera especialmente al agro respecto de otros sectores?

Creo que es un sector estratégico, si es considerado no, creo que hay momentos en los que sí y otros en los que cuando hay que echar mano a la caja se va al campo. No creo que particularmente se lo beneficie más.

¿Y cómo encajan en esa valoración las refinanciaciones de deudas que ha recibido?

Ahí hay matices; la ARU nunca apoyó o reclamó condonaciones de deudas, perdona tuti o perdonazos. Eso no va con los principios de la ARU. Otra cosa es plantear alternativas financieras que puedan flexibilizar una deuda frente a coyunturas externas.

Pero eso lo puede plantear ante un banco cualquier deudor, mientras que acá hubo leyes que contempleban a todo el mundo.

Hubo asistencias a sectores que de pronto son estratégicos y el campo no fue el único sector que tuvo consideraciones especiales, por ejemplo a los bancos en su momento el Estado los asistió. De pronto esas leyes genéricas seguramente contemplaron a productores que no eran eficientes.

¿Qué considera perdona tuti?

Perdonar deudas. Las deudas hay que pagarlas y en eso la ARU ha sido muy clara. Ahora está el caso de la lechería que atraviesa una situación compleja pero lo que se le ofrece es un crédito.

Los intereses los paga Rentas Generales.

Yo tengo entendido que pueden ser intereses blandos pero que se va a devolver cuando pague Venezuela. Y hay empresas que aún no saben si lo toman o no.

¿Por qué hay una imagen que pinta al productor como alguien poderoso subido a una 4 x 4?

Es parte del imaginario colectivo y tenemos mucho que trabajar en la concientización y en la imagen del productor. Somos un país agropecuario pero de mentalidad urbana. Lo de las 4 x 4 es porque muchas veces es un vehículo que es una herramienta de trabajo que le permite al productor ingresar en lugares que con un auto común no entraría y le permite cargas cosas. Pero hablar de las 4 x 4 es una manera de hablar despectivamente del productor.

Populares de la sección

Acerca del autor