La belleza de lo genuino

Como si fuese Berlín pero en Montevideo, estudio Mutate propone una armónica comunión de estéticas históricas, industriales y contemporáneas. En pleno Parque Rodó, la identidad de la marca se destaca tras el ventanal de vidrio repartido, con su exclusiva curaduría de muebles y objetos

Por Ina Godoy

En 2015, a la tienda de verano que Mutate tiene en José Ignacio desde hace más de doce temporadas se sumaron dos más. Una en el barrio porteño de Recoleta y otra en Parque Rodó. Estudio Mutate es una mezcla de showroom, taller y depósito, que comparte con Cápita, la línea de calzado masculino de la diseñadora Sofía Gruss.

El local de la calle Juan Paullier 1065 forma parte de una típica casa de pincipios del siglo XX que ha sido reformada. "Lo primero que hicimos fue quitar el cielorraso que tenía. Fue maravilloso ver lo que había atrás, la nueva altura, la pared perfectamente envejecida, el aspecto que toman los colores con el tiempo, la belleza de lo genuino: todo eso sentí cuando lo vi y desde el primer momento supe que lo quería dejar así", recuerda Gonzalo Massa, al frente de la marca.

LA BELLEZA DE LO 03

Y así fue, el techo quedó intacto y a la vista, solo se le aplicó sellador para evitar desprendimientos de revoque. La evidencia del paso del tiempo en esas paredes aporta una estética histórica casi escenográfica y de gran protagonismo.

El microcemento del piso, la instalación eléctrica a la vista y la luminaria de cobre realizada artesanalmente por un tornero definen rasgos industriales. La alfombra de yute aporta calidez, mientras que las paredes blancas y la estantería de madera son elementos contemporáneos que despejan y refrescan el ambiente.

LA BELLEZA DE LO 04

Continuando la línea estética que toma en cuenta las diferentes temporalidades que se manifiestan en el lugar, en el muro de entrada se generaron tres texturas diferentes: el revoque nuevo pintado de gris, el antiguo y debajo, la piedra.

Atrás del showroom hay un segundo ambiente que se usa como depósito y taller de restauración. La puerta que conecta el depósito con el exterior es de madera y vidrio, por lo que se optó por generar contra la pared medianera un cantero donde se plantaron papiros, tunas, esqueletos de caballo y otras plantas que enriquecen la vista desde el interior.


Populares de la sección