La Bienal de Montevideo: el arte como espacio para el estupor, el aplauso y la diatriba

Desde el 29 de setiembre hasta el 4 de diciembre, III Bienal de Montevideo. Será en el Palacio Legislativo

Párese sin prejuicios, recorra libremente, reflexione con sus pocas o muchas armas y camine con su única a intransferible percepción individual. Luego, tan sólo luego, abra juicio. Es que no hay otra forma de recorrer desde el próximo 29 de setiembre (va hasta el 4 de diciembre) la III Bienal de Montevideo. Un lugar majestuoso –el Palacio Legislativo- recibe una muestra internacional que –con algo de presuntuosidad- se presenta en un afiche como "lo mejor del arte contemporáneo nacional e internacional".

Con la curaduría de un experto como AlfonsHug y la colaboración de la ex directora del Museo Nacional de Artes Visuales, Jaqueline Lacasa, esta tercera bienal de Montevideo se propone ocupar el Palacio Legislativo que, de por sí mismo, provoca con su espacio y riqueza patrimonial un incentivo adicional. El lugar de la palabra, el debate y los entretelones del poder político, se abre a otra zona, menos expuesta pero igualmente controvertida como lo es una muestra del denominado "arte contemporáneo".

ACERCAMIENTO A UNA DEFINICIÓN

¿Qué quiere decir "arte contemporáneo"? Opto por un camino corto: es toda aquella expresión artística que refiere a un tiempo o una época; en todo caso al momento que transcurre. Para complicarla más diría: arte contemporáneo es un jarrón griego –pertenece a aquel tiempo- o un perro moribundo en una galería costarricense, explicado hace pocos años por su autor como la expresión de la "tensión de la vida"? ¿Que no es "arte contemporáneo"? Ni idea. Quiere decir que "arte contemporáneo" es todo; lo más bello, provocador de la inteligencia y la sensibilidad y cualquier porquería.

ESPEJITO, ESPEJITO

Esta bienal de Montevideo –que jerarquiza a Uruguay como plaza de evento artístico singular- se desarrollará en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo. Lleva como título "El Espejo enterrado", inspirado en la obra homónima del autor mexicano Carlos Fuentes. AlfonsHug explica que con esa base inspiradora, la muestra intentará explorar las dicotomías que envuelven la historia y la cultura del continente americano desde sus inicios.

Hug se afirma en la obra del autor mexicano Carlos Fuentes, "El espejo enterrado: Reflexiones sobre España y el Nuevo Mundo". En ese trabajo, Fuentes describe la génesis de América Latina desde la época precolonial hasta el presente. En su texto curaturial (se puede leer completo en www.bienaldemontevideo.com), Hugquiere que esta bienal sea un juego de espejos –ojo que el mismo reproduce una imagen invertida de la realidad- en tanto se apoya en los cuatro enormes espejos que el Palacio Legislativo tiene en su interior. "El diálogo entre nosotros y vosotros, al que Velázquez alude en "Las Meninas", es el que también recogen los cuatro enormes espejos situados en el centro del Palacio Legislativo. Pero mientras que el pintor español retrata una escena familiar en la Corte, los espejos en el Parlamento de Uruguay involucran a la sociedad en un diálogo con el espacio político", dice Hug. "Es la única bienal que se hace dentro de un Parlamento. He visitado unas noventa bienales del mundo, en los más variados tipos de espacios: almacenes de puerto, bancos, museos, hangares de aeropuertos, una cisterna del siglo VIII en Estambul, pero la única que se hace en un Parlamento es ésta", ha declaradoHug.

LOS ORGANIZADORES

¿Quién es AlfonsHug? Apelemos a Wikipedia: Nació en 1950, en Hochdorf, Alemania. "Es un crítico, curador y comisario de exposiciones de arte de origen alemán que actualmente reside en Brasil, desde donde coordina proyectos para diferentes partes del mundo.Realizó estudios de lingüística, literatura y cultura en Freiburg, Berlín, Dublín y Moscú. Fue curador de la Bienal de São Paulo en 2002 y en 2004, siendo el primer extranjero a cargo de dicho evento. Desde mediados de los 80 se desempeñó como profesor del Instituto Goethe en Lagos, Medellín, Brasilia, Caracas y Moscú. Actualmente dirige el Instituto Goethe de Río de Janeiro. Fue el curador del pabellón de América Latina en la Bienal de Venecia en 2011 y 2013, así como de la Bienal de Curitiba en 2011." Fue curador de las dos primeras ediciones de la Bienal de Montevideo, en 2012 y 2014 y ahora de la tercera edición.

Desde ese lugar de experticia, junto a Lacasa, eligieron "lo mejor del arte contemporáneo nacional e internacional".Ambos seleccionaron un total de 40 artistas visuales, entre nacionales y extranjeros, con obras de autores de Austria, Alemania, Francia, Suiza, Rumania, Australia, China y Singapur. De América Latina habrá representantes de Uruguay, Brasil, Chile, Argentina, Cuba y Venezuela.

RETAZO DE LOS CIELOS

Los uruguayos que estarán en este evento tienen una variada expresividad en sus respectivas carreras.

Estará Marco Maggi (Montevideo, 1957), hijo del escritor fallecido Carlos Maggi. El artista presentará 'Cielito', instalación con cuatro escaleras de papel blanco, de seis metros de altura, enfrentándose a los cuatro espejos del Salón de los Pasos Perdidos. Las escaleras blancas se verán azul marino en los espejos.

También estará el uruguayo radicado en EE.UU. Luis Camnitzer (Lübeck, 1937). Junto a su hijo Gabo expondrán una instalación con decenas de altavoces, situada en el Hall de entrada, que reproduce el 'Himno Internacional (versión inglesa)', que hila fragmentos de los himnos de todos los países del mundo.

La lista de uruguayos está integrada además por Pablo Conde, Guillermo Zabaleta, Diego Masi, Santiago Velazco, Fernando Foglino, Ernesto Rizzo, Margaret Whyte, Teresa Puppo, Julia Castagno, entre otros (el sitio oficial de la Bienal no difunde los nombres de los artistas invitados).

La organización corre por cuenta de la Fundación Bienal de Montevideo, presidida por LaetitiadArenberg, con Jorge Srur en la vicepresidencia y Graciela Rompani como directora ejecutiva.

Vaya a esta Bienal, vea, piense, vuelva a mirar y a sentir, hágase una selfie y escriba 140 caracteres en Twitter. Y luego, tan solo luego, quizás se compre su propio espejito.


Comentarios

Acerca del autor