La Bombonera, el imán de Macri para atraer a jefes de Estado

El presidente argentino llevó ayer al estadio de Boca a su colega francés
Desde la asunción de Mauricio Macri como presidente, el pasado 10 de diciembre, Argentina recibió al presidente búlgaro, Rosen Plevneliev; al primer ministro italiano, Matteo Renzi, y al presidente francés, François Hollande, quien ayer realizó una visita a Montevideo. La visita de todos tiene algo en común: la Bombonera.

El mítico estadio de Boca Juniors es uno de los principales atractivos turísticos de Buenos Aires y Macri, que presidió el club entre 1995 y 2007, aprovecha su encanto para seducir a los principales líderes políticos.

Hollande, que recorrió ayer las instalaciones del club, tuvo una agenda diferente en el país austral a las de Plevneliev y Renzi, que también visitaron Argentina este mes. Pero los tres se hicieron unos minutos para fotografiarse e incluso patear una pelota en La Bombonera.

Plevneliev llegó a Argentina el 4 de febrero junto a su ministro de Economía, Bojidar Loukarski y la jefa de Gabinete, Deyana Kostadinova.

Visitó el Parlamento, depositó una ofrenda floral en el Monumento del prócer José de San Martin, participó de una ronda de negocios entre empresarios de ambas naciones y rindió homenaje a Vasil Levski, héroe nacional búlgaro, en el monumento que lo recuerda en la Plaza Barrancas de Belgrano.

A pesar de sus múltiples compromisos, se acercó al estadio Alberto José Armando, conocido como la Bombonera.

Sin el saco y con la camisa arremangada, Plevneliev recorrió las instalaciones junto al presidente del club, Daniel Angelici, amigo de Macri y su hombre de confianza en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), donde Angelici es secretario general.

Plevneliev recibió un mate con bordes de plata tallado a mano con los colores "azul y oro" y al llegar al vestuario local descubrió una camiseta con su nombre y el número 10 estampado en la espalda colgada junto a las de los futbolistas.

Con una sonrisa en el rostro aceptó el agasajo y luego se dio el lujo de dar toques y hacer unos pases en el centro del campo.

Renzi llegó a Argentina el 15 de febrero para fortalecer vínculos comerciales con el país sudamericano y mantuvo varios encuentros con empresarios.

Macri lo recibió en su finca privada y también en la Casa de Gobierno.

A pesar de estar solo 48 horas en el país austral, el primer ministro italiano se las ingenió para visitar la Bombonera.

El 16 de febrero Renzi arribó al club acompañado por un séquito de colaboradores y también recibió una camiseta estampada con su nombre y el número 10.

Además, el primer ministro fue agasajado con dos pelotas, una oficial y otra histórica conmemorativa de los 110 años del club.

A diferencia de Plevneliev, Renzi no hizo toques en el campo de juego pero si pateó una pelota en el césped y dialogó un buen rato con Angelici sobre las principales figuras del conjunto xeneize.

Ayer fue el turno de François Hollande, que a diferencia de Plevneliev y Renzi contó con un guía de lujo: el propio Macri.

El presidente argentino y su par francés arribaron al club en medio de un fuerte operativo de seguridad y dialogaron distendidamente en el centro de la cancha.

Macri le regaló al presidente francés una camiseta del seleccionado argentino y otra del Boca Juniors. Hollande respondió al agasajo con una camiseta del seleccionado francés.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, visitará argentina el 23 y 24 de marzo. Por las dudas, y teniendo en cuenta los precedentes, en Boca Juniors deben estar averiguando que talle de camiseta utiliza.

Fuente: EFE

Populares de la sección