La carrera hacia la Casa Blanca

Quiénes compiten, cuáles son las fechas claves y cómo es el sistema para elegir al próximo presidente de Estados Unidos
Embed

Elecciones en Estados Unidos

Elecciones primarias

Febrero a julio
Se celebran en distintas fechas en todos los estados del país. Los ciudadanos eligen a delegados que asistirán luego a la convención del partido para definir al candidato de su agrupación política. Lo que ocurre en estas jornadas no define nada en sentido estricto, sino que suma nombres de delegados a la lista general de los que asistirán a la convención, de la que se puede concluir qué apoyo tendrá cada uno de los precandidatos en esa fecha.
Cada partido fija sus reglas y calendario. No se exige que todos los partidos las celebren al mismo tiempo en los estados, pero suele ser así.
En algunos estados, como Iowa, en lugar de elecciones primarias se celebran una suerte de convenciones internas que se llaman caucus. Es un modo diferente de proceder pero el resultado es el mismo: la designación de delegados.
Próximas fechas
1/2: Caucus en Iowa de los dos partidos
9/2: Primarias en New Hamshire de los dos partidos
20/2: Caucus demócratas en Nevada y primarias republicanas en Carolina del Sur
23/2: Caucus republicanos en Nevada
27/2: Primarias demócratas en Carolina del Sur
1/3: Supermartes, con primarias y caucus de los dos partidos en varios estados

Convención del partido

Republicano: 16 al 21 de julio en Ohio
Demócrata: 25 al 28 de julio en Pensilvania
Los delegados de todos los partidos se reúnen durante unos días para elegir al que será su candidato a presidente, uno por partido. En general, se conoce el resultado de la convención de antemano, con la suma de los delegados elegidos en las primarias. El candidato ganador suele recibir el apoyo de sus excontendientes y nombra a su compañero de fórmula para la vicepresidencia.

Campaña

Julio a noviembre

Hay un candidato de cada partido y comienza formalmente la campaña hacia la Casa Blanca. Adaptan sus programas electorales y se concentran en los estados donde hay más indecisos, como sucede en todo el mundo. Es el momento en que se gasta la mayor cantidad de dinero y el período en que se celebran los debates públicos (los que hubo hasta ahora eran organizados por canales de TV).
Ya se conocen las fechas de los debates: 26 de setiembre, 4 de octubre, 9 de octubre y 19 de octubre.

Elección

Martes 8 noviembre

Los estadounidenses no eligen directamente a su presidente, sino que lo hacen a través de representantes. El sistema establece que cada estado tiene, según su cantidad de habitantes, un número asignado de miembros del Colegio Electoral. El que resulta ganador en cada estado se lleva el total de los representantes asignados a su localidad, da igual si gana por 1% o por 30%. Recién el 19 de diciembre se reúnen los miembros del Colegio Electoral para votar al presidente, pero la intriga no se mantiene hasta entonces. Ya el 8 de noviembre (o el 9, a lo sumo), se puede calcular cuántos representantes tiene cada candidato y concluir quién es el ganador. El presidente asume el 20 de enero de 2017.


Mañana comienza una de las competencias más determinantes del mundo: la carrera hacia la Casa Blanca. Hay una veintena de candidatos y similar cantidad de fechas de elección. Millones de dólares, cientos de argumentos, decenas de famosos y 318 millones de personas que serán gobernadas por el elegido.
Es un proceso que dura 10 meses y que tiene varias etapas, primero en la interna de los partidos y luego en el plano nacional.

Para comenzar, vale aclarar que hay una decena de agrupaciones políticas que se presentan, pero solo dos están realmente en competencia.

Por un lado está el Partido Demócrata, actualmente en el poder con Barack Obama. Es más progresista y abierto, con énfasis en políticas sociales y atención a todos, especialmente los inmigrantes y las minorías, así como a las mujeres que enfrentan inequidad social.

Del otro lado está el Partido Republicano, formación que integró por ejemplo George W. Bush. Es un grupo más conservador, abanderado de los valores tradicionales y celoso de la autoridad mundial de su país y la participación en guerras, así como desconfiado de la presencia de extranjeros en su territorio.

A 10 meses del gran día y con decenas de instancias por delante, todo parece indicar que Hillary Clinton, la precandidata demócrata y secretaria de Estado, será la próxima presidenta de Estados Unidos. Pero la carrera no empezó, larga mañana.

Populares de la sección

Acerca del autor