La cebada destronó al trigo en este invierno

El grano maltero tiene un diferencial de precio de US$ 60 por tonelada respecto al panadero
El invierno de 2016 se recordará a nivel agrícola como el año en el que la cebada destronó al trigo como cultivo principal. Actualmente, la cebada tiene un diferencial de precio de US$ 60 por tonelada respecto al trigo y así lidera en área de siembra de invierno, algo que ocurre por primera vez en la región agrícola de Uruguay, ubicada en el litoral oeste y sur del país.

El ingeniero agrónomo Gonzalo Reynoso, gerente técnico de la empresa Agroterra, comentó a El Observador que las siembras vienen bien, avanzan de forma muy rápida, y la cebada pasó a ser el principal cultivo de invierno en la zona de Young, Río Negro.

El experto estimó que ya se sembró cerca del 80% de la cebada y prácticamente el mismo porcentaje de trigo, aunque el área de este último cayó significativamente respecto a años anteriores.

Señaló que en estas últimas dos semanas se sembraron algunas chacras más de trigo, que no estaban previstas, pero no representan un área significativa. Son productores que cubrían áreas importantes de ese cultivo, y que se pasaron fundamentalmente a la cebada, mientras apostaron alguna ficha al trigo por si sube el precio.

El gerente técnico de Agroterra explicó que la decisión de sembrar poca área de trigo responde al número del negocio. Indicó que actualmente el precio del trigo no sale de US$ 150 por tonelada y el rendimiento de equilibrio exigido es muy alto, superior a la media nacional.

El período óptimo recomendado para la siembra de trigo y cebada al norte del río Negro va hasta el 20 de junio. Mientras, al sur se puede sembrar hasta el 10 de julio, porque las temperaturas son algo más bajas. Otro motivo que explica el retraso de las siembras en esa zona del país es que últimamente allí ocurrieron lluvias.

Respecto al área de colza, Reynoso indicó que es muy menor, porque este año fue muy tímida la propuesta comercial de Alur, que no incentivó a los productores. El agrónomo afirmó que la superficie se redujo enormemente en comparación al año pasado. "La poca colza que hay este año ya está toda sembrada", indicó.

Acerca del autor