La ciudad de Paysandú vio ayer el sol por primera vez en el mes

La capital sanducera es un ejemplo del exceso de precipitaciones
Ayer al mediodía –y por primera vez en lo que va de abril– salió el sol en la ciudad de Paysandú, zona que ha registrado en este período un acumulado de 350 milímetros de lluvia, igualando el pico alcanzado en los primeros 10 días del mes en los departamentos de Salto y Artigas.La situación en esa zona del litoral norte del país, como en otras, refleja ya un panorama de preocupación en varios rubros productivos.

Este enfoque se agrava si se tiene en cuenta que la zona norte y noreste, que son las más afectadas por las precipitaciones, están incluidas dentro de las previsiones del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) de mayores lluvias hasta el 23 o 24 de abril próximo.
En la zona agrícola

En la zona de Young, en Río Negro, las primeras cosechas de soja –antes de las lluvias– tuvieron rendimientos promedios del entorno de 2.000 kilos por hectárea, y se estima que luego de las precipitaciones se perdieron entre 400 y 500 kilos por hectárea, comentó a El Observador el ingeniero agrónomo Gonzalo Reynoso, de la empresa Agroterra.Sobre la calidad de granos, señaló que no se ven porotos brotados o manchados, pero con cada día de lluvia aumenta las posibilidades de aparición de esos inconvenientes. Sin embargo, los problemas de calidad sí se observan en la región de Bella Unión, en Artigas.

Ignacio Foderé, director de Fadisol, comentó a El Observador que la mayor parte de las chacras en Colonia y Soriano no están anegadas. Las que registran los mayores problemas son las que están prontas para cosechar en las regiones norte y este del país. Consideró que no hay que dramatizar y que las conclusiones que se puedan sacar en este momento pueden ser apresuradas. Agregó que nadie sabe de cuánto serán las pérdidas y que hay muchas estimaciones sin fundamento.

Por otra parte, el presidente de la Asociación Rural de Soriano, Jorge Andrés Rodríguez, también señaló que las situaciones más complicadas se observan en la región norte. No se arriesgó a estimar pérdidas, y señaló que las cosechas de soja previas a las lluvias lograban en la zona núcleo de Soriano rendimientos entre 2.000 y 3.000 kilos por hectárea.
Las situaciones más complicadas por lluvias se observan en la región norte
En la localidad de Mariscala, en el departamento de Lavalleja, se verificaron entre 30 y 40 milímetros de lluvia hasta ayer, que se sumaron a las precipitaciones de la semana anterior y están dificultando la recolección de los cultivos de verano.

El productor Luis Bianco, de la cooperativa Calai, aseguró a El Observador que las primeras cosechas de soja tienen un rendimiento de 1.000 kilos por hectárea "con suerte" y recordó que entre diciembre y febrero, en plena floración de los cultivos, hubo una sequía en la zona.

Por otra parte, Bianco informó que las primeras cosechas de sorgo para ensilar están con un rinde de 3.000 kilos por hectárea, cuando lo normal sería casi el doble. El productor dijo que estas circunstancias "son lapidarias" para la agricultura en la zona este del país, donde habrá una disminución de la actividad.

Lechería y granja

En la lechería, las lluvias fueron bienvenidas para mejorar los niveles de producción, aunque es posible que se estén presentando algunos problemas de piso para que las vacas se puedan desplazar a los pastoreos, destacó a El Observador el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Rodolfo Braga.

La granja se vio afectada por las lluvias en cosechas de manzanas y vendimias que ya terminaron, los rubros hortícolas de hoja y hortalizas secas, como zapallo y boniato, que aún está bajo tierra, dijo a El Observador el secretario de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Fernando López.

Preocupa la situación en el norte del país por las mayores lluvias registradas que afectan, sumado a los altos niveles de humedad, las plantaciones de campo. Además por falta de sol se perjudican las plantaciones en invernáculos.

Todo el país se encuentra pasado por agua

El mes de abril es uno de los más lluviosos de los últimos años y cabe mencionar que la media mensual de precipitaciones para los departamentos del norte y noreste, que es de 150 mm (milimetros), subió a los 350 mm, mientras que en los departamentos del sur y este no superan hasta ahora el promedio mensual de 110 mm.

El patrón actual, que se presenta desde el 1° de abril, incluye un bloqueo por déficit hídrico sobre el centro de Brasil, con excesos de humedad que alimentan sistemas frontales, que terminan provocando lluvias y tormentas en Uruguay, explicó a El Observador el jefe de Pronósticos del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet), Néstor Santayana.

La semana pasada las mayores precipitaciones ocurrieron en Artigas, Salto y Paysandú, mientras que esta semana los mayores niveles acumulados se verán en la zona centro del país, incluyendo Paysandú, Río Negro y Soriano. Y hacia el este la próxima semana, incluyendo Tacuarembó, Durazno, Flores, Cerro Largo y Treinta y Tres.

De mantenerse este pronóstico es posible que en el período del 24 al 29 de abril se produzca una mejora temporaria para luego volver a desmejorar el estado del tiempo. La fase Niño (exceso de lluvia) que se viene presentando desde los últimos meses del año pasado continuará el próximo invierno, para luego ingresar en una fase neutra y posiblemente en el segundo semestre una fase Niña, dijo Santayana a Tiempo de Cambio, de radio Rural.


Meteorólogos y agricultores

El jefe de Pronósticos del Instituto Uruguayo de Meteorología, Néstor Santayana, dijo que la semana pasada culminaría con 400 milímetros de lluvia acumulada –tres veces más de lo normal– y ocurrió así. Los meteorólogos pronosticaron lluvias para ayer y así pasó. Es posible que este mes se convierta en el abril más lluvioso de la historia. Por eso los agricultores deberán extremarse para cosechar los cultivos de verano.


Populares de la sección

Acerca del autor