La Comedia Nacional apunta a lo local

Mario Ferreira vuelve a la dirección del elenco con una agenda que busca orientarse a los autores locales, comenzando con Larreta

En octubre, a poco más de un mes de la muerte de Antonio "Taco" Larreta, uno de sus mayores homenajes llegó desde el escenario. Ese mes, el actor y director Mario Ferreira montó en el Teatro Solís una de las últimas obras teatrales del escritor y dramaturgo uruguayo, Las maravillosas. Ahora, retornado al cargo de director artístico de la Comedia Nacional (CN), Ferreira revive la obra e inaugura con ella una nueva temporada del elenco estable, que apostará a nutrirse de textos de autores nacionales.

Las maravillosas de Larreta –que se repone mañana– recorre la historia uruguaya mediante figuras femeninas y relatos de autores nacionales. Estrenada originalmente en 1998, la obra cambió bajo la mirada de Ferreira, que incluyó dos actores al elenco de cuatro mujeres y le otorgó un carácter circular al escenario trabajando desde cuatro plateas. "Hicimos una especie de combinación entre el relato que pide Taco con una interacción más profunda entre los actores", comentó.

¿Qué supuso para ustedes montar Las maravillosas tras la muerte de Larreta?

Las maravillosas fue una propuesta que en su momento le hice a Margarita (Musto, entonces directora de la Comedia Nacional) cuando me invitó a dirigir. Es una obra que tuve la posibilidad de ver cuando se estrenó, en 1998, y siempre me quedó la sensación de que era un muy buen texto para poder abordarlo de distintas maneras. Taco escribió una obra construida en base a relatos, que es una forma de teatro no siempre demasiado efectiva ni seductora al menos para mí, y creo que el desafío era precisamente encontrar un lenguaje propio que fuera un poco en contra de ese relato.En ese momento ya sabíamos que estaba mal desde hace tiempo, pero se había decidido hacer Las maravillosas mucho antes de que Taco falleciera. Fue una coincidencia muy fuerte. Y eso es lo maravilloso que tiene el teatro, cómo los autores siguen vivos cada vez que decidís reponer.

Se trata además de una obra no solo importante por su reivindicación histórica, sino también desde el género.

Totalmente. Lo que hizo Taco fue poner "maravillosas", y, desde el primer momento aclara que estas mujeres que él elige no son maravillosas solamente por haberse destacado. Él incluye a algunas mujeres que fueron cuestionadas, criticadas. En algunos casos incluso asesinas. Astutamente, al principio de la obra incluye la definición de "maravillosas", que no solamente se refiere a destaque individual, sino que también maravilloso es algo que causa pasmo y asombro. He aquí que la inclusión de mujeres que elige Taco sea abierta y generosa.

¿La historia y el género la convierten en una anomalía en la dramaturgia uruguaya?

La dramaturgia uruguaya no suele abordar la historia nuestra como para mí debería hacerlo. En ese sentido creo que tenemos una carencia. Si bien hay autores cuyos textos remiten a nuestra historia, esta no es la característica habitual. En las dramaturgias de otros países es mucho más frecuente que se aborde la historia. Cuando hicimos Doña Ramona pudimos comprobar que la adhesión a historias que ocurren en esta tierra desde hace 100, 200 años, ejercen una seducción muy importante.

En lo que tiene que ver con cómo viene arrancando la temporada de la Comedia Nacional, hay una orientación clara hacia lo uruguayo, no solo con Las maravillosas, sino también con Mar de fondo y Maratón Liscano.

Este año hemos decidido hacer una apuesta al autor nacional. Aún no hemos completado la programación, pero queremos de alguna manera dar respuesta a un reclamo que creo justo y auténtico, de la poca presencia de autores nuestros en la programación de la CN. Eso no obedece a un capricho ni mucho menos; la CN es un ámbito en el que se discute por qué se hace determinado texto y cuál es el aporte a la comunidad. Pero lo cierto es que fue fundada para darle espacio a los autores uruguayos y nutrirse de ellos. Si uno estudia la historia de la CN, en algún punto el teatro clásico se fue convirtiendo en una característica evidente de sus producciones.

Me parece un privilegio que uno pueda estar en Uruguay, en una sala teatral, presenciando un espectáculo que se está montando también en otros lugares del mundo. Y creo que la CN debe mantener la heterogeneidad, pero hemos hecho una apuesta fuerte que la consideramos un cambio radical: que este año sea, decididamente, un año de presencia de autores uruguayos. Por eso, en una etapa en la que, por lo general, la CN repone espectáculos, elegimos sustituir dos espectáculos grandes por dos trabajos locales, uno que se generó en un ámbito de interno de la CN, y otro que propone trabajar sobre textos de Carlos Liscano, uno de nuestros dramaturgos más importantes. Me pareció interesante reunir en un solo espectáculo varios textos de Liscano, pero la idea es que un actor dirija a un compañero. Ha sido un ejercicio interno muy potente, que nos pone a prueba.

Ha dicho que su gestión va a apuntar mucho más al interior del país. ¿considera que es una falencia que tiene el teatro uruguayo en general?

En la historia de la CN las giras siempre han estado presentes. El tema es que una gran gira al interior debemos organizarla transversalmente con otras áreas, otras instituciones, para que de alguna manera podamos hacer en conjunto la operativa y la logística de llegar a otros lugares. Cuando hicimos la gira de Doña Ramona, para mi sorpresa, en muchos lugares del interior nos decían que no les interesaba llevar el espectáculo. Yo relativizo un poco el interés que a veces se dice que hay en el interior del país. No digo que no lo haya, pero creo que cuando llevamos un espectáculo al interior, va a ir la gente a la que le interesa ver un espectáculo. No es que por la carencia o ausencia de espectáculos o de una movida cultural importante vayan multitudes. Sin embargo, una de las aspiraciones que plasmé fue que sería fantástico que haya un elenco de la CN que pueda recorrer todo el país durante todo el año. Lo podremos llevar adelante, pero difícilmente sea en 2016; quizá el año que viene.

¿Es este un momento especialmente difícil para el teatro en lo financiero?

Siempre lo es. Ha habido dificultades en los últimos tiempos que generaron enfrentamientos dentro de la comunidad teatral. Claramente el Programa de Fortalecimiento de las Artes (de la Intendencia de Montevideo) le dio un aire importante a toda la actividad y seguramente para las salas se esté sintiendo como algo necesario.Pero no sé si está definido o cerrado el tema. Me preocupa más que se cierren salas: la eventualidad de que el Teatro del Anglo se cierre me parece terrible. El cambio de perfil de algunas salas, que se han volcado a espectáculos de determinado carácter para subsistir, también es una preocupación para los que hacemos teatro.


Títulos

Las Maravillosas. La historia uruguaya es relatada a través de sus personajes femeninos. Del 27 de febrero al 27 de marzo en la sala Zavala Muñiz del Teatro Solís.

Mar de fondo. Resultado de un proyecto de improvisación y creación de la Comedia Nacional, retrata el vínculo de un hombre perdido con la actuación. Del 27 de febrero al 3 de abril en la Sala Verdi.

Maratón Liscano. Una selección de obras y monólogos de Carlos Liscano cuenta con la interpretación y director de actores de la CN. Del 27 de febrero al 27 de marzo en la sala principal del Teatro Solís.


Populares de la sección

Acerca del autor