"La confrontación del SMU nos ha llevado a romper puentes"

Gustavo Grecco, presidente del Sindicato Médico del Uruguay, no concibe que el gremio "no tenga diálogo con alguien"
Si bien el cargo de presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) le demandará a Gustavo Grecco mucho tiempo, sus compañeros le dicen que ahora va a estar más tranquilo, porque en los últimos años llevaba una gran cantidad de temas del gremio. El médico llegó a la presidencia para suceder a Julio Trostchansky, que se caracterizó por su frontalidad y por sus múltiples apariciones en los medios. Si bien Grecco quiere "marcar agenda" para mostrar los temas que le interesan, reconoce que va a tener un perfil más bajo que su antecesor. ¿Su principal propósito? Reconstruir el diálogo con las autoridades de la Asociación de Servicios de Salud del Estado (ASSE), algo que ocurrió la pasada semana con una primera reunión. Aquí, un resumen de la entrevista que Grecco dio a El Observador.

¿Tenía miedo de no ganar las elecciones?
No, de no ganar, no. Nosotros teníamos un fuerte convencimiento de lo que era el trabajo hecho y la propuesta. Había un escenario muy fragmentado con seis listas, lo que hacía sumamente probable que nosotros, manteniendo nuestro caudal de votos, no perdiéramos.
Es cierto que bajamos la votación, todos bajaron, pero no tuvimos miedo de no ganar.
Más nos preocupaba cómo ganar y el día después por la ecuación de fuerzas que quedara en el Ejecutivo. Esto a mí no me gusta, que haya conflictos entre las agrupaciones desde el principio; preferiría otro escenario, pero es el que tenemos.

¿Tomará el modelo de Trostchansky para la conducción del gremio?
La personalidad de Julio y la conducción del SMU estuvo muy marcada por la confrontación o por la frontalidad a la hora de establecer las posiciones. Eso nos ha llevado a tener algunos puentes rotos. No por Julio, sino por la posición del SMU y el estilo con el que el SMU fue planteando su posición. Ahora hace falta más articulación, más conversación.

¿Ya empezó a cambiar el estilo?
En estos días me encargué de hablar con las empresas, con los otros gremios, con colegas del interior, con las autoridades, con parlamentarios. Las respuestas fueron buenas, porque no estamos planteando un SMU que vaya a destruir todo; estamos planteando un SMU que confronte desde la racionalidad de sus propuestas, pero con firmeza. Vamos a procurar articular con las autoridades, con gremios, con quien corresponda, para sacar adelante las propuestas que nos interesen.

El SMU mantuvo una reunión con el directorio de ASSE. ¿Cómo fue el encuentro?
Nos juntamos con el directorio de ASSE por primera vez en dos años. Desde el SMU les planteamos nuestras preocupaciones: ellos nos escucharon y nos dijeron las suyas. Esperamos que podamos trabajar juntos y que siga siendo así, incluso aunque discrepemos.
No concibo un SMU que no tenga diálogo con alguien. Lo sufrí todo este tiempo y no estaba dispuesto a que continuara así, por lo que decidimos que los esfuerzos los íbamos a hacer.

¿Qué plantearon a las autoridades de ASSE?
Tenemos varios problemas con el gobierno y la visión del Frente Amplio frente a los problemas estructurales de ASSE. Primero porque no se conoce a ciencia cierta cuáles son las líneas estratégicas de la institución y hacia dónde avanza.
ASSE es muy rígido, no hay una conducción en donde se priorice la idoneidad técnica de los directores y sí la confianza política. También queremos plantear la participación de ASSE en los centros de referencia, como está pasando en Tacuarembó. Y está el tema de la complementación público privada, de la que somos grandes defensores.

¿Qué vínculo tiene el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, con el SMU?
El ministro es socio de este sindicato, como lo es el presidente de la República. Es una excelente señal que haya venido a la ceremonia (de asunción); nosotros cursamos invitación a todas las autoridades, porque entendemos que tenemos que partir del mejor escenario.
Igual habíamos hablado con él antes y le habíamos dicho lo bueno y lo malo. Su presencia refuerza el rol que el SMU cumple en salud, porque incide mucho. Y es bueno que así sea, si lo usamos para bien.

¿Es inédito que un ministro concurra a la ceremonia de asunción del presidente del SMU?
No, para nada. En cada cambio de autoridades del SMU los ministros han concurrido. Ha venido Susana Muñiz, ha venido Jorge Venegas: es tradición. Es tradición ese ida y vuelta y ese intercambio.

¿Cuál es su principal crítica a la gestión del MSP?
Creo que la reforma de la salud está estancada, porque no se avanzó en términos de calidad. El principal problema es que desde la autoridad sanitaria se miden poco y mal los indicadores de asistencia en los distintos prestadores

Populares de la sección

Acerca del autor