La corona tocó la puerta

El Reino Unido buscará fortalecer su relación comercial con más de 60 países una vez que se divorcie de la Unión Europea y Uruguay está en la lista.
El 2 de agosto de 1817, hace poco menos de doscientos años, José Artigas firmó con el diplomático inglés Edward Frankland en Purificación lo que algunos consideran como "el primer tratado comercial" suscrito por la Banda Oriental.

Habrían de pasar 25 años más para que el gobierno de Manuel Oribe firmara un Tratado de comercio con Gran Bretaña en nombre del recién gestado Uruguay, luego de años de debate entre quienes creían que el tratado limitaría la reluciente soberanía uruguaya y quienes defendían la posición de que la mediación británica para la paz de 1828 justificaba la firma del acuerdo.

Por éstas dos razones históricas –y algunas otras- es que el presidente Tabaré Vázquez no se sorprendió cuando el príncipe Eduardo de Inglaterra le transmitió el 14 de septiembre en Suárez y Reyes la voluntad de su reino de profundizar las relaciones económicas con el Uruguay.

El Reino Unido no sólo tuvo que ver de forma decisiva con el inicio de la vida independiente del Uruguay sino que fue un puntal del desarrollo industrial que el país gozó en algún momento.

El interés británico, que habrá de incrementar en la medida que el Reino Unido esté un centímetro más afuera de la Unión Europea, cayó como anillo al dedo al gobierno de Vázquez cuya línea estratégica propone el desarrollo de relaciones comerciales de forma bilateral o multilateral.

El mandatario anunció la propuesta durante su estadía en Nueva York a donde viajó para atender a la Asamblea General de Naciones Unidas.

"El Reino Unido nos adelantó ya su interés en ver si podemos lograr un acuerdo de libre comercio", dijo Vázquez en Estados Unidos horas después de comprobar de primera mano el ánimo del presidente brasilero, Michel Temer, de flexibilizar el Mercosur para que los países miembros puedan celebrar acuerdos extrabloque.

Si hay algo que el presidente Vázquez se trajo de Nueva York, además de su condición de referente en la lucha global contra el tabaquismo, es el impulso necesario y la firme determinación para salir a explorar nuevas posibilidades comerciales.

"Trabajamos en el seno del Mercosur, pero el espíritu que existe en este momento en los gobiernos" del Mercosur es "de una integración abierta", subrayó el mandatario.

El anuncio presidencial en Nueva York tampoco sorprendió a la Cámara de Comercio Uruguayo Británica, que de forma coincidente organizó ayer un "business day" para un grupo de parlamentarios ingleses que están de visita en el país desde hace algunos días como efecto de la unión interparlamentaria.

Los parlamentarios británicos escucharon presentaciones de los ministros interinos de Economía, Pablo Ferreri, y Relaciones Exteriores, José Luis Cancela y conocieron "la otra cara del Uruguay", según dijo a El Observador el presidente de la Cámara de Comercio Uruguayo Británica, Marcelo Mercant.

Ferreri se centró en el cumplimiento del país de las normas internacionales que aseguran la transparencia fiscal, mientras que Cancela subrayó que Uruguay es un lugar que asegura confianza.
Los representantes de la corona no sólo conocieron el Uruguay de la carne, el cuero y la lana que había motivado a sus antepasados a buscar relaciones comerciales con éste país, sino que se vieron sorprendido por el "Uruguay no tradicional" de servicios de vanguardia, relató Mercant.

"Hace mucho tiempo que promovemos las ventajas y beneficios de estos acuerdos. Es una noticia muy buena que el presidente haya hecho el anuncio. Apoyamos totalmente esta decisión", señaló.
Mercant dijo que la eventualidad de un Tratado de Libre Comercio con el Reino Unido fortalecerá los negocios de Uruguay con Europa. "A raíz de la salida del Reino Unido de la Unión Europea se habrá de fortalecer la firma de acuerdos con más de 60 países. Para Uruguay eso puede ser la puerta de entrada a un montón de mercados más".

Sin embargo, para el embajador del Reino Unidos, Ben Lyster-Binns, es necesario ir con pie de plomo. "Todavía tenemos que determinar nuestra futura relación con la Unión Europea pero nuestro compromiso con el libre comercio no ha cambiado", dijo el diplomático a El Observador.

Uruguay firmó recientemente un convenio con el Reino Unido para evitar la doble tributación, lo cual significa que quienes inviertan en Uruguay pueden optar por pagar en un país o en otro.

Los parlamentarios del Reino Unido visitaron Zona América, el World Trade Center y varias empresas. Y, quizás, como Lord John Ponsonby vieron algo de todo eso que les pareció provechoso para los intereses de la corona.

Populares de la sección

Acerca del autor