La crisis de 2002, contada por Batlle

Su presidencia estuvo marcada por la peor crisis económica de la historia uruguaya

Embed

En 2002 Uruguay sufrió un proceso de insolvencia financiera que afectó a más de la mitad de la banca comercial y provocó el virtual colapso del sistema económico del país. Esta situación se desarrolló durante el gobierno del presidente Jorge Batlle y fue la peor crisis económica del país.

El gobierno apeló en ese momento a dos ajustes fiscales, una devaluación y enfrentó una corrida bancaria que duró seis meses e incluyó la quiebra de cuatro bancos. El desempleo trepó a casi 20%. "Fue una especie de viacrucis terrorífico, que cuando parecía que iba a aflojar volvía a endurecerse", contó Batlle en 2012, durante una entrevista que El Observador le hizo con motivo de un reportaje especial por los 10 años de la crisis. En esa nota, el político colorado dijo que en los momentos de mayor tensión no podía dormir, pero que nunca pensó en renunciar a su cargo. Una frase que le repetía su padre, Luis Batlle Berres, resume la actitud del presidente en aquel entonces: "De la Presidencia se sale caminando o con los pies para adelante".

Embed

En el año 2001 había aparecido en Uruguay fiebre aftosa en el ganado, lo que determinó el cierre de las fronteras departamentales y la decisión de sacrificar animales y empezar con la vacunación. "Todo este lío empezó con la aftosa, que fue un lío infernal", dijo Batlle en la entrevista por el aniversario de la crisis.

El 20 de junio de 2002, el primer día en que Uruguay abandonó el sistema de banda de flotación de dólar, la cotización subió 30%. En junio cayó 10,1% el Producto Interno Bruto con respecto al mismo período de 2001. En julio, cuando el país estaba con la soga al cuello, sin recursos para afrontar el pago de los depósitos y sus cuentas con proveedores estatales, el departamento del Tesoro de EEUU asistió en forma directa a Uruguay. "Cuando habíamos hecho un principio de acuerdo (...), nos volvían a demorar, a estirar las cosas a la espera de que nosotros tuviéramos que cumplir con obligaciones que no podíamos cumplir y que, por tanto, diéramos default, o sea, quebráramos", relató Batlle.

Vea el especial A diez años de la crisis de 2002

El jueves 1 de agosto de 2002 el gobierno dispuso limitar el retiro de depósitos a plazo fijo en dólares de la banca pública. Ese día se produjeron saqueos a varios comercios y supermercados. "Notorios economistas del Uruguay dijeron que había que cambiar al presidente, como si eso hubiera sido una solución. Siempre hay algún bobo, ¿vio? Pero no importa, los países no se hacen con esos bobos", señaló Batlle en la entrevista de El Observador, en la que agregó: "Cumplimos con nuestro deber, y no para que nos aplaudieran o no nos aplaudieran".


Populares de la sección