"La cuota 481 es el negocio de corrales vinculados a industria y no dinamiza la ganadería"

El Observador Agropecuario entrevistó al delegado de Comisión Nacional de Fomento Rural ante INAC
¿Podría destacar el agregado de valor en el rubro semillas y en la ganadería que hace la Sociedad de Fomento Rural de Ortiz en Lavalleja?
Ha sido un desafío institucional con vistas a mejorar la eficiencia y agregar valor. De la misma manera que se ha hecho con la semilla, en ganadería se hizo un acuerdo con el Frigorífico El Arroyal tratando de generar un producto con más valor. La mayoría de los socios son ganaderos de carne –y algunos también lecheros– y producen a su vez la semilla como un subrubro. La mayoría de los productores son pequeños y medianos, algunos intensivos y otros que engordan la vaca de descarte para vender.

¿Cómo surgió este proyecto con el Frigorífico El Arroyal SA?
Fue por la necesidad de la industria local de tener una oferta de ganado estable, con calidad uniforme, con seguridad en el abastecimiento y pudiendo planificar las compras. Por otro lado, desde la óptica del productor ganadero se necesita también previsión, saber hacia dónde va el mercado y valorizar el producto.

También se reducen los costos en las transacciones y se genera una economía en la escala de comercialización. A partir de esta inquietud se cristalizó la idea de realizar un abastecimiento de carne de vaquillonas con determinadas características, de muy buena terminación, que permite alcanzar una bonificación en el precio y con una planificación en las entradas de ganados a planta.
¿Es una articulación de los procesos de calidad?
La intención es juntar las partes, por un lado la producción de semillas certificadas y, por otro, la producción de carne también con calidad certificada, con determinados parámetros. Un tipo de carne de ganados manejados con determinados protocolos que aseguren al consumidor un producto de alta calidad. De esa manera, la institución busca juntar con la semilla, la calidad de la genética no solo del forraje, sino también en la producción de carne.

Este proyecto está en el inicio y apunta en el futuro a llegar a una carne con marca, como también llegar a otras categorías, como pueden ser los novillitos que no le dan los cortes para la exportación, pero que es una mercadería de muy alta calidad para atender el mercado local con especial preferencia para satisfacer la demanda turística.

También creemos que puede llegar a mover el mercado de la reposición en la medida que este proyecto crezca porque son alrededor de 5.000 vaquillonas al año, lo que regionalmente puede tener un impacto importante en el comercio de haciendas de la zona.

Participan también en la Mesa Semillerista del Este.
La Mesa Semillerista del Este es un núcleo que se inició hace tres años, integrado por empresas e instituciones en el este del país, como forma de trabajar juntos para fortalecer la producción nacional de semillas.

Uruguay tuvo últimamente la necesidad de importar mucha semilla por la baja producción nacional, a raíz de eventos climáticos adversos, y también había muchos temas gremiales que nos juntaron. De esta manera promovimos un enfoque apostando a lo que es la producción nacional de semillas y es un orgullo para nosotros: que desde este año la Mesa va a tener su representante en la Junta del Instituto Nacional de Semillas (Inase).

¿Cuál es su visión sobre la ganadería del país en este inicio de 2017?
El año 2016 tuvo un primer semestre difícil, determinado por las lluvias ocurridas desde abril que afectaron mucho la siembra de pasturas. Se venía de un entore muy complicado, que este año se va a poder revertir.

A su vez, los mercados eran más complicado en el principio del año pasado y luego en el segundo semestre hubo un repunte de los precios con la recuperación de China, que mejoró cerca de un 11%.

Con ese panorama ingresamos a 2017, pero no debemos ser demasiado tremendistas, como han sido los comentarios por ejemplo sobre el efecto que pueda tener para Uruguay la asunción de Donald Trump en la presidencia de EEUU. Eso no lo sabemos.

Además, el brexit en Europa, ¿por qué tiene que traer consecuencias negativas para Uruguay? A veces ese tipo de expectativas genera en los productores acciones que no son las adecuadas.

Un ejemplo es la Cuota 481 de Europa. Es un tema que hace dos años está planteado, como lo pudimos observar cuando concurrimos a la feria de Anuga en Alemania y que fue abordado con los australianos tratando de hacer un frente común en el tema. Pero este negocio es uno más de los que tiene nuestra industria cárnica, no es el apocalipsis.

Tampoco es el gran negocio para todo el sector. Es el negocio de los corrales vinculados a la industria, por lo tanto son pocos los productores que participan.

¿Cuál es la perspectiva de los mercados de la carne para este año?
Ha quedado demostrado que la demanda de carne es mayor a la oferta y que son pocos los países productores de carne con capacidad para atender ese nivel de requerimientos del mercado. Hay algunas señales, como Australia que sigue haciendo retención y no va a estar con una presencia tan fuerte en el mercado.

Somos optimistas por lo tanto que Uruguay va a seguir conquistando mercados. Es inminente que Japón habilite a Uruguay y eso va a tener un eco muy positivo en la valorización de nuestra ganadería, por lo que no vemos dificultades a futuro como muchas veces lo plantea la industria frigorífica.

Un ejemplo es que los empresarios industriales habían planteado dificultades de comercialización para 2016 y, sin embargo, Uruguay terminó exportando más, como no lo hacía desde hace varios años. En materia de precios vemos que existen más variantes de valores en el mercado interno, que no dependen del mercado internacional.


Ficha Personal


Edad
48 años
Estado Civil
Divorciado
Hijo
Nicolás (17)
Actividad
Gerente de la Sociedad de Fomento Rural de Ortíz (Lavalleja).
Delegado de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) ante INAC.
Hincha
de Nacional


Acerca del autor