La designada presidente de ANCAP divide a la oposición

Marta Jara deberá convencer a blancos y colorados. Mieres la apoya
La oposición está dividida respecto a dar sus votos para las venias del nuevo directorio de ANCAP que encabezará Marta Jara.

Más allá de reparos por su gestión en Gas Sayago, nadie discute su capacidad técnica y el Frente Amplio buscará alcanzar la mayoría de 21 senadores para aprobar las designaciones que propone el gobierno de Tabaré Vázquez.

Los blancos fijarán su posición en bancada y el Partido Independiente ya decidió que respaldará a la ingeniera formada en la Universidad de Buenos Aires. La incertidumbre mayor está en lo que haga el Partido Colorado.

Pedro Bordaberry dijo ayer a El Observador que cuando Jara requirió el apoyo del directorio de UTE para ser gerente general de Gas Sayago, el representante colorado, por el currículum de la ingeniera, la respaldó. Sin embargo ahora, luego de su gestión "desastrosa", dijo, en Gas Sayago –la empresa de UTE y ANCAP para la regasificadora– el legislador no asegurará su voto hasta conocer los lineamientos de las autoridades propuestas.

Al comienzo de este gobierno, oposición y oficialismo establecieron que las venias que requieren una mayoría especial serían aprobadas y así ocurrió, salvo la de Fernando Calloia, quien estando al frente del Banco República mantuvo un fuerte altercado con blancos, colorados e independientes por el affaire Pluna, por el cual terminó procesado.

En ese caso, el oficialismo dejó correr el plazo constitucional de 60 días luego del cual el Frente, con sus 16 senadores, dio el visto bueno a Calloia para presidir la Corporación Nacional para el Desarrollo. Finalmente, Calloia renunció luego que la Suprema Corte de Justicia ratificó su procesamiento por abuso de funciones.

Ahora es el turno de Jara, una ingeniera a la que convocó Vázquez y sobre la que todos elogian sus diplomas.

De no alcanzarse la mayoría especial, el oficialismo volverá a recorrer el camino de esperar los 60 días para aprobar la venia.

Las críticas a Jara vinieron por su rol de gerente general en Gas Sayago desde donde se planificó la regasificadora, proyecto que primero se paralizó y luego se retomó después de que Argentina aseguró que comprará energía. Eso quedó establecido tras la reunión de enero, en Anchorena, de los presidentes Vázquez y Mauricio Macri.

Bordaberry dijo a El Observador que el Estado perdió con esa obra US$ 60 millones descontando los US$ 100 millones que pudo cobrar de garantía. Opinó que el proyecto tuvo una "muy mala gestión", fue "mal diseñado", "para un mercado que no estaba asegurado" y además "se perdió dinero" del que nadie se hace responsable.

Cuando la obra quedó paralizada ante la caída del consorcio GNLS, desde el Frente Amplio hubo críticas a Gas Sayago por su "pasividad" para resolver la situación de 700 trabajadores, según dijo el diputado Oscar Andrade (Partido Comunista). Y su colega Luis Puig (PVP) criticó que el Estado no tuviera forma de incidir en el desarrollo de la obra, como lo reconoció Jara.
Bordaberry propuso convocar a Jara a la comisión de Asuntos Administrativos (que él preside), donde se analizan las venias, y eso lo conversó con el senador blanco, Luis Lacalle Pou.

Los blancos también tienen algunas dudas pero todo indica que finalmente darán luz verde a la designada presidente.

El senador Alvaro Delgado señaló a El Observador que la decisión final la tomará la bancada del Partido Nacional luego que el pedido llegue al Parlamento.

Dijo que por lo "excepcional de la situación" sería bueno conocer los planes de trabajo para una empresa que "parte del Frente, fundió".

No obstante dio señales de lo que puede ocurrir en la bancada. Opinó que "la responsabilidad del rescate de ANCAP es de todos", por lo que los blancos "darán una mano".

Bordaberry escribió en su cuenta de Twitter que no pueden impedir el nombramiento de Jara "pero sí controlar desde el principio su actuación y que exponga su plan es un buen comienzo". Lacalle Pou, también vía Twitter, advirtió que la designación "merece un estudio a fondo". "Por la gestión en la regasificadora y por la gestión que se necesita", afirmó.

Quien ya tiene decidido su voto es el senador Pablo Mieres (Independiente) que votará la venia a "una de las personas más preparadas técnicamente para dirigir la petrolera".

Jara ya estuvo al frente de Shell en México.

Mieres opinó que sería "una incoherencia" no extenderle una carta de crédito cuando este mismo Senado votó la venia de José Coya, quien no pudo enderezar las cuentas de ANCAP luego de varios años de pérdidas durante la gestión de Raúl Sendic.

ANCAP, entre 2011 y 2014, perdió unos US$ 602 millones a los que habrá que sumar pérdidas del 2015 que aún no se conocen.

El Frente Amplio niega que hubo irregularidades en ANCAP pero eso estará en manos de la Justicia.

Denuncia

El Partido Nacional estructura la denuncia que presentará a la Justicia y en días espera presentarla a los demás partidos para presentar una carpeta única. Mientras tanto, el senador Pablo Mieres mantuvo contactos con Unidad Popular que también prevé presentar denuncias judiciales contra ANCAP. El diputado Eduardo Rubio, dijo a El Observador que ya tomaron la decisión política de ir a la justicia pero aún se discute "la forma", es decir si lo harán solos o acompañando a los demás partidos.

Los puntos a favor

Trayectoria sólida
Con el respaldo de una dilatada trayectoria en el sector energético privado, Marta Jara vino a Uruguay para hacerse cargo de un ambicioso proyecto: la construcción de una planta regasificadora. La obra energética de mayor envergadura a cargo de una empresa estatal -que opera bajo el derecho privado- con una inversión original prevista de US$ 1.125 millones.

Proceso licitatorio
El llamado a licitación internacional recibió cuatro ofertas de importantes empresas y consorcios extranjeros. Se escogió al ganador (GDF Suez) que definió una comisión técnica de unos 30 integrantes de distintos organismo públicos, bajo la coordinación de Gas Sayago.

La obra con OAS funcionó
A diferencia de GNLS, el contrato que Gas Saygo firmó con la brasileña OAS para la construcción de un gasoducto de 12 kilómetros se cumplió sin problemas. Demandó una inversión de unos US$ 60 millones.

El contrato sin fisuras
El contrato que firmó Gas Sayago con GNLS fue sólido y permitió el cobro de una garantía por US$ 100, además la empresa se quedó con los activos por el avance de obra. El gobierno se negó a rever el contrato y elevar el canon como pretendía GNLS para continuar con el proyecto. Luego de una ardua negociación, llegó a un acuerdo con el privado para que desembolsara la garantía por incumplimiento del contrato.

Lo que puede cuestionarse

El rol casi "testigo" de Gas Sayago en la obra
La poca incidencia que tuvo Gas Sayago en la ejecución de la obra fue uno de los puntos más cuestionados por la oposición política. La empresa detectó en junio de 2014 que la plantilla de OAS en la obra era de 700 obreros, cuando estaba previsto que en su pico de construcción empleara a 400 trabajadores. Además, Jara admitió que el proceso para poder certificar un proyecto ejecutivo de ingeniería por parte de GNLS "no fue exitoso". La obra continúo hasta febrero de 2015 cuando OAS abandonó el proyecto.

La "sensibilildad" ante los reclamos laborales
La pasividad incial de Gas Sayago en dar una respuesta a la situación laboral de los obreros que perdieron su empleo por la paralización de la obra fue cuestionado con dureza por legisladores del propio Frente Amplio y el sindicato de la construcción (SUNCA). Luego Gas Sayago se hizo responsable de contemplar la situación de unos 200 trabajadores que no contaban con los jornales necesarios para acceder al régimen de seguro de desempleo.

El impacto en empresas uruguayas
Una media docena de empresas uruguayas -que fueron contratadas por OAS- quedaron con deudas impagas por unos US$ 15 millones tras la solicitud voluntaria de acreedores que pidió la constructora brasileña luego que GNLS le rescidiera su contrato de obra.

Incertidumbre sobre el futuro
Luego de la salida de GNLS en septiembre pasado, Gas Sayago se llamó a silencio y ha dado pocas pistas sobre cómo se continuará con la obra. Por el momento, encargó un estudio de ingeniería para definir el futuro del proyecto.



Populares de la sección