La desocupación en América Latina tuvo en 2016 el mayor incremento en más de dos décadas

El desempleo urbano aumentó del 7,3 % en 2015 al 8,9% el año pasado

La profundización de la crisis económica en América Latina durante el año 2016, se expresó en un segundo año consecutivo de contracción de los mercados laborales, con lo que la tasa de desempleo urbano aumentó del 7,3% en 2015, al 8,9%.

Según el informe, Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se trata del mayor incremento anual en más de dos décadas, influenciado particularmente por el deterioro del mercado laboral de Brasil. Sin embargo, a pesar de los malos datos, los niveles de desocupación son todavía inferiores a los registrados entre finales de la década de 1990 y comienzos del 2000.

Luego del crecimiento económico de los últimos años, con una dinámica expansiva en términos de creación de empleo y caída del desempleo, la contracción observada en 2015 y 2016 responde a una fase contractiva del mercado laboral. A diferencia de lo sucedido tras la crisis iniciada en 2008, donde la economía volvió a crecer rápidamente gracias, sobre todo, a la recuperación de los precios de los comodities, el escenario actual del mercado no prevé un rápido crecimiento de los precios. Y si bien, durante 2017 se observa un leve repunte, no se prevén grandes mejoras en el corto y mediano plazos, debido al moderado crecimiento de China y a un entorno internacional con mayor incertidumbre.

Según el informe, entre el 2006 y 2014, con excepción del 2009, las tasas de ocupación crecieron más o cayeron menos, que las tasas de participación, lo que se vio reflejado en una tendencia decreciente de la tasa de desempleo. El efecto de la desaceleración económica se atenuó gracias a que las tasas de participación registraron un efecto procíclico. Pero en 2015 y, sobre todo, en 2016, esta tendencia cambió, ya que mientras que la tasa de ocupación continuó cayendo, la tasa de participación regional cayó menos que la tasa de ocupación en 2015, para luego crecer en 2016.

A nivel de países se observan diferencias en los desempeños de los respectivos mercados laborales. En 2015, de un total de 33 países incluidos en el informe, ocho tuvieron un aumento del desempleo, mientras que en el 2016 el número creció a 13 países. Además, la mayoría de los que se sumaron en el último año son sudamericanos y tienen proporcionalmente mucho más peso que los del caribe, tanto en lo económico como en el mercado laboral regional.

El 2016, además de caracterizarse por un aumento en el desempleo regional, se destacó también por presentar un deterioro de las condiciones generales del mercado laboral. Esto según el informe, "se expresó en el reajuste de la composición del empleo hacia categorías más informales con condiciones laborales estructuralmente más precarias, como los trabajadores por cuenta propia". Este tipo de trabajo, por lo tanto, se habría convertido en una alternativa de generación de ingresos para muchos asalariados que habrían perdido sus trabajos. Este comportamiento contracíclico, amortiguó en cierta medida la pérdida de empleos de mayor calidad.

Jeronimo Giorgi, periodista uruguayo dedicado a temas internacionales, está cursando una maestría en Estudios Latinoamericanos, ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa, y ha recibido distinciones como el Premio Rey de España de periodismo.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21


Comentarios

Acerca del autor