La discusión por la OIT se trasladó a Alemania

El presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, se refirió al planteo de las cámaras empresariales y dijo que "daña la imagen del país"
La impresora trabaja, trabaja, trabaja. Y no para. Los empresarios se acercaban a un pequeño cristal que dejaba ver el arte de esa máquina que imprimía una pieza en tres dimensiones con una velocidad que ningún humano lograría jamás. El lugar: la planta de turbinas que la empresa Siemens tiene en el corazón de la capital alemana. Los visitantes: un grupo de 56 empresarios uruguayos y un directivo sindical que visitaban la fábrica como parte del plan que había confeccionado la Cámara de Comercio Alemana-Uruguaya.

Entonces, un renombrado empresario de esa delegación hizo una pregunta al funcionario de Siemens: "¿Y aquí cómo manejan los conflictos sindicales?". Y el funcionario de la empresa respondió: "Aquí no hemos tenido conflictos sindicales en una década".

El presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, presenció el episodio tal como había escuchado decir horas antes, en un centro de start up, que la casa donde solía habitar el presidente de la Alemania socialista se transformó en un lugar donde se engendran empresas.

Los 11.800 kilómetros que separan a Montevideo de Berlín hacen que los empresarios y el representante sindical olviden las discusiones que forman parte de su rutina y que compartan charlas distendidas, comidas y momentos de ocio.

"Acá no vinimos a dirimir conflictos nacionales. Los dirimimos en nuestro país y nuestros compañeros en el Pit-Cnt estarán laudando los conflictos que surjan", dijo Pereira en declaraciones a la prensa en Berlín.

Sin embargo, esos miles de kilómetros no pueden borrar cuestiones que están en la agenda, como la denuncia de los empresarios a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Tras ser consultado por la queja de los empresarios uruguayos ante la OIT, Pereira dijo que una medida en tal sentido daña la imagen del país.

"El problema es si se quiere preservar la imagen nacional o se la quiere dañar y esta es una responsabilidad del sector empresarial. El sector empresarial tiene todo el derecho, como nosotros, de presentar una queja a la OIT, ahora el problema es que eso daña la imagen del país", afirmó Pereira.

El líder sindical dijo que la ocupación, como medida de lucha, es un "porcentaje mínimo" de las acciones que emprende el movimiento. "Es la medida que tiene menor prevalencia", señaló, aunque reconoció que en algunos casos hay situaciones "lo suficientemente límites como para tomarlas".

Pereira adelantó que mantendrán en este viaje una reunión con las cámaras empresariales para conversar sobre cuál sería el mecanismo de prevención de conflictos para evitar que se llegue a "circunstancias límites".

Proyectos concretos

El presidente de la Cámara Alemana-Uruguaya, Gustavo Weigel, cree que sería deseable que el gobierno le presente "proyectos concretos" a los empresarios alemanes para que estos puedan definir la concreción de inversiones.

Ayer y hoy viernes están siendo los dos días más importantes para los hombres de negocios uruguayos, en tanto que estrechan los lazos comerciales con sus pares alemanes. Weigel entiende que "hay margen" para que los productos uruguayos ingresen a Alemania. "Mientras esperamos el TLC tenemos que profundizar las relaciones y negociar más", señaló.

El presidente de la cámara identificó los agronegocios, la industria del software y los servicios en zona francas como áreas potenciales para desarrollar. "Los empresarios alemanes buscan seguridad, transparencia, confianza y rentabilidad", afirmó.

En tanto, el presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay, Alejandro Bzurovski, dijo a los medios de prensa que está "muy esperanzado" en "incrementar y fortalecer" el comercio con Alemania.

El motivo del diferendo

Ante la falta de avances en las negociaciones tripartitas para incorporar modificaciones a la ley de Negociación Colectiva, las cámaras empresariales resolvieron a fines de enero reimpulsar ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la queja. Los empleadores habían abierto en 2015 una tregua que se extendió por dos años, por la que se comprometieron a no promover que el caso uruguayo fuera considerado en la llamada "lista negra" de la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT. Esa lista la integran países que no respetan leyes laborales y otros observados por no respetar las libertades sindicales. Al anunciar que se reactivaba la denuncia, el presidente de la Cámara de Industria, Washington Corallo, dijo: "En 24 meses no logramos nada. Presentamos propuestas y el gobierno también hizo su esfuerzo, pero el PIT-CNT no presentó nada".

Populares de la sección

Acerca del autor