La disyuntiva de Astori: "dar la cara" puede costarle caro

En el FLS consideran que el ministro de Economía se expone mucho y, a veces, mal
La imagen del ministro de Economía, Danilo Astori, anunciando por televisión un aumento de $200 pesos en las jubilaciones más deprimidas no pasó desapercibida para la oposición política -que hasta se rió de la irrisoria suma-, pero tampoco fue ajena a dirigentes del Frente Líber Seregni (FLS) quienes consideran que su líder se está exponiendo demasiado y no de la mejor manera.

Es así que durante la reunión del martes 5 de la Mesa Ejecutiva de Asamblea Uruguay (AU) se evaluaron las repercusiones que ese episodio provocó en la opinión pública –sobre todo basado en lo publicado en las redes sociales- y se escucharon voces críticas con la forma en la que Astori hizo el anuncio.

Particularmente se entendió que, más allá de la cifra anunciada, se pudo haber transmitido el aumento de otra manera dejando claro que solo significaba un adelanto de un incremento mayor y que el Ejecutivo tenía toda la intención de seguir mejorando el monto de las jubilaciones. Dentro del astorismo hay quienes piensan que una noticia de esa naturaleza ni siquiera debería ser propalada.

El lunes 11 Astori también fue el encargado de contarle a la gente que los US$ 7 millones ganados en el juicio con Philips Morris serían repartidos entre los jubilados. Pero no dio demasiados detalles acerca de las características de ese pago y dejó claro que la decisión la tomó Tabaré Vázquez.
Para peor, incluso dentro de la izquierda hubo quienes consideraron que la decisión podía ser evaluada como una medida demagógica.

Además, en el FLS consideran que Astori también jugó el papel de malo cuando anunció que el aumento del IRPF (Impuesto a la Renta de las Personas Físicas) alcanzaría a los sueldos menores a $50 mil pesos. Pocas horas después, fue el presidente Tabaré Vázquez –tras un acuerdo con el Frente Amplio- el que informó que, finalmente, el aumento sería escalonado y alcanzaría a los salarios superiores a $50 mil pesos nominales.
. En el sector existe especial preocupación por salvar a Astori del desgaste que supone ocupar un cargo en el que las buenas noticias no son cosa de todos los días y, cuando las hay, no siempre son dadas por el hombre que maneja las finanzas del país.

Es así que en las últimas semanas hubo una mayor presencia mediática de dirigentes como José Carlos Mahía, Carlos Varela, Oscar de los Santos, Pablo Ferreri o Alfredo Asti, entre otros, quienes están fijando la posición del grupo sin necesidad de que siempre quede expuesto Astori. Pero, como dijo a El Observador uno de los principales operadores del FLS, "no es posible defender a Astori de él mismo"

Es decir, la decisión de dar la cara para hacer anuncios de dudosa empatía con los ciudadanos es adoptada por Astori sin preguntarle nada a ninguno de sus dirigentes.

Además, en las últimas semanas Astori se ha mostrado remiso en la convocatoria de la Agrupación de Gobierno del FLS. A principios de marzo el jerarca había tomado la determinación de relanzar el pacto política que suma a los grupos Asamblea Uruguay, la Alianza Progresista y Banderas de Líber, pero aquel impulso duró poco.

En una reunión de dirigentes del FLS de Montevideo realizada el lunes 4, dirigentes de Alianza Progresista llamaron la atención acerca de la demora en convocar a las máximas autoridades de este grupo que se ha convertido en uno de los principales pilares del gobierno de Tabaré Vázquez.

Debates internos


Acerca de la presencia del ministro de Economía en los medios de comunicación, en un borrador de circulación interna del FLS se consideró que el apoyo a la actual administración frenteamplista también implica preservar a Astori "en el ejercicio de su función clave sin exponerlo innecesariamente a estériles debates internos".

En el escrito también se analizó la necesidad de que ese sector cambie los aparentes prejuicios con los que lo miden muchos votantes.

"Históricamente se identifica al votante FLS con frentistas politizados e intelectuales o profesionales de clase media. Sin embargo nuestro principal objetivo de captación debe ser los cientos de miles de uruguayos de todo el país que el FA con sus políticas económicas sacó de la pobreza pero que aún no pueden consolidar su situación ni acceder a bienes y servicios que garanticen cobertura de derechos básicos del núcleo familiar", se advierte en el documento.

Dificilmente, la decisión de otorgarle $200 pesos a los jubilados más pobres encaje en esa estrategia.


Populares de la sección

Acerca del autor