La economía digital necesita "reglas claras", según expertos

Nuevos modelos de negocios y desafíos tributarios fueron tema de debate
Los nuevos modelos de negocios basados en las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y las comunicaciones plantean hoy un fuerte desafío para los sistemas tributarios, algo a lo que Uruguay no escapa. Ese tema fue abordado ayer por un panel de expertos durante un seminario organizado por la Facultad de Ciencias Económicas y Administración (Universidad de la República) y la Cámara de la Economía Digital del Uruguay (CEDU).

"La situación de Uruguay es que no tiene un marco normativo que regule en forma ordenada y sistémica la economía digital", afirmó el experto en derecho y temas tributarios de la Udelar, Gabriel Pedro. Según dijo, el primer paso es reconocer que las nuevas tecnologías llegaron para quedarse, que tienen un "impacto fuerte" en la economía; y "que tienen que tener reglas claras" para que la política tributaria pueda lograr su objetivo, no solo de recaudar, sino de incidir en la conducta de los agentes.El experto explicó que la economía digital presenta nuevos desafíos planteados a partir de las operaciones transfronterizas, que si bien siempre existieron, hoy se han ido apartando de "la tangibilidad hacia la intangibilidad".

A su juicio, hoy es necesario identificar con claridad algunos desafíos en materia fiscal, que pasan por definir la localización de las actividades y la ubicación de los factores de producción para poder determinar si corresponde o no pagar impuestos a la renta por actividad empresarial. "¿Qué pasa si un negocio está localizado en el exterior, los factores productivos están en el exterior y en Uruguay no tenemos nada? En Uruguay tenemos el mercado quizás", cuestionó. También mencionó la importancia de calificar las rentas para su tratamiento fiscal y de definir las atribuciones y potestades tributarias entre las distintas jurisdicciones.

Pedro añadió que las normas tributarias vigentes en Uruguay no tienen previsiones sobre operaciones digitales, excepto la última ley de Presupuesto que incorpora nuevos artículos que definen responsabilidades fiscales para agentes que operen en determinados negocios digitales. "Tenemos que aplicar las normas generales tributarias de IRAE, IVA e Impuesto al Patrimonio. Eso nos presenta el desafío de interpretarlas en un mundo nuevo, donde ya no tenemos algo tangible y, por lo tanto, no es fácil de controlar e identificar", apuntó.

Lo mismo, pero distinto

Para el experto de Deloitte en temas tributarios, Enrique Ermoglio, la economía digital no es algo diferente a la economía real, por lo que no tiene sentido pensar en generar una solución desde el punto de vista tributario que "ataque" específicamente la economía digital. "Lo virtual y lo real están entrelazados y no es posible separar una de otra", apuntó. También mencionó que en Uruguay a veces se discute que una empresa llega desde el exterior, no paga impuestos y se "lleva el trabajo de los uruguayos", pero al momento de querer aplicar los tributos resulta que no paga porque la norma no genera esa obligación.

Ermoglio sostuvo que hasta ahora lo que se ha hecho es ir tratando de "emparchar", como en el caso de los servicios de publicidad y propaganda vía internet. "Estar cazando según el caso no es adecuado, porque siempre se está corriendo de atrás y porque no implica reglas claras para cualquiera que quiera funcionar en Uruguay cumpliendo con las normas. Sabe que siempre va a tener un riego de que le quieran poner un impuesto adicional", apuntó.

Más regulación

A su turno, Andrés Sastre, de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet), consideró que la innovación no puede ser una vía para evadir los impuestos. En ese sentido, dijo que hay que generar un "ecosistema" para que todos puedan convivir e "ir hacia la neutralidad tecnológica".

Agregó que hay que regular los servicios, independientemente de las infraestructuras sobre las que se desarrollen. Además, consideró que las tasas de tributación tienen que ser parecidas, porque las asimetrías regulatorias a largo plazo pueden "frenar" inversiones en el terreno digital.

Los freelancers y la seguridad social

Desde la óptica de la seguridad social aplicada a teletrabajadores y freelancers, el gerente comercial de República AFAP, Diego Moles, resaltó la importancia de que los jóvenes en algún momento se planteen el tema de tener algún tipo de protección social. "Salvo que logren la autosustentabilidad y el desarrollo económico, y no tengan que contar con la seguridad social, la mayoría lo va a necesitar en el futuro", apuntó.

Populares de la sección