La entrañable transparencia (que brilla por su ausencia)

"La verdad es siempre revolucionaria" decía el Che Guevara, ícono de la revolución socialista latinoamericana
"La verdad es siempre revolucionaria" decía el Che Guevara, el ícono de la revolución socialista latinoamericana, aquel, el de la "entrañable transparencia". Su ejemplo, como es bien sabido, convocó en otros tiempos a la militancia revolucionaria a generaciones enteras de jóvenes en toda América Latina. Uruguay, por cierto, no fue la excepción. Guevara fue un símbolo, el más importante de todos, para la guerrilla tupamara. No en vano tomaron la ciudad de Pando un 8 de octubre, el de 1969, dos años después de la muerte del Che.

En estos días, y espero que me perdonen la franqueza (hay momentos en que el temperamento del ciudadano se impone sobre la paciencia del analista), volvieron a matarlo.

A instancias del Movimiento de Participación Popular, la enorme fuerza electoral construida sobre las ruinas del MLN-T, el Frente Amplio, el lunes, negó los votos que se precisaban para instalar la comisión investigadora propuesta por el Partido Nacional para rastrear la "conexión política" de los negocios de la empresa Aire Fresco SA en Venezuela.

Y, desde hace al menos un mes, el MPP viene haciendo todo lo posible para que no se instale otra comisión investigadora, esta vez propuesta con toda razón por el FA, para estudiar la información sobre espionaje militar en democracia contenida en el archivo "Castiglioni". Tremendo pero cierto.

Veamos si, aun en medio de tanta opacidad, logramos atisbar algunos detalles.

Según el FA no hay pruebas suficientes para investigar los negocios en Venezuela. ¿Qué se sabe hasta ahora? En verdad, se sabe mucho. Se sabe que siempre hubo una relación muy estrecha entre chavismo y emepepismo. Se sabe que la firma Aire Fresco está estrechamente ligada al MPP como admitió el mismísimo José Mujica. Se sabe que, desde hace años, opera en Venezuela como "comisionista" en negocios de exportación e importación. Se sabe que aportó fondos a la campaña del MPP.

El MPP asegura que Aire Fresco aportó solamente el 0,6% de los fondos de su campaña. Perdón: no debería haber aportado ni un peso. Esto es absolutamente irregular.

Lamentablemente, es tan débil técnica y políticamente la Corte Electoral, que no hay forma de saber si los partidos dicen la verdad o solamente lo que les conviene. Todo esto es muy grave. El financiamiento "empresarial" de la política carcome la legitimidad de la democracia en todo el mundo. Alcanza con mirar hacia los vecinos del Cono Sur.

Pasemos al tema espionaje militar en Uruguay. Lo que está pasando con esto es tan o más grave que lo relacionado con los "negocios" en Venezuela. Gracias a una nota de Brecha escrita por el periodista Samuel Blixen (un extupamaro que sigue creyendo que la verdad es siempre revolucionaria) se supo que en el archivo del coronel Elmar Castiglioni muerto hace un año hay documentación sobre las actividades de espionaje realizadas a espaldas de las autoridades por los servicios de inteligencia militares.

Dice Blixen: "El estamento político debería estar preocupado por la autonomía de la inteligencia militar que, desde 1985, venía desarrollando actividades de espionaje (seguimientos, escuchas clandestinas, interferencias telefónicas, infiltraciones) de las que fueron víctimas presidentes, expresidentes, senadores, diputados, jueces y fiscales, partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales".

Es un escándalo. Pero el MPP, según informa Valeria Gil de El País, "pidió al resto del Frente Amplio dejar en suspenso la presentación del pedido de una comisión investigadora por supuestos espionajes militares en democracia al entender que 'no hay pruebas contundentes' (...)".

¿Por qué tanto miedo a la verdad? ¿Qué es lo que los tupamaros temen que aparezca en ese archivo? ¿Contrabando de armas? ¿Entrenamiento militar? ¿Actividades "sesentistas" de pertrechamiento realizadas en la larga década que va de 1985 a 1994? Perdón que insista en un viejo tema que generó más de un problema. ¿Hasta dónde va a llegar en el FA la solidaridad mal entendida? ¿Hasta dónde el cálculo electoral estará por encima del interés general? ¿O no es de interés general que se sepa qué hacían los militares del proceso, los que torturaron y mataron para "salvar la Patria de la subversión", en plena democracia restaurada?

A nadie se le escapa, a esta altura, que el FA vive horas difíciles. Algunos dicen que sufre las consecuencias de la "sensación" de inseguridad (Eduardo Bonomi es el ministro más longevo pero también más interpelado de la historia). Otros afirman que las del fracaso de la educación media (según las autoridades de gobierno las críticas son políticamente intencionadas).

No estoy muy de acuerdo. Tampoco sufre tanto por el ajuste fiscal o por el cambio de ciclo en la economía. No. La crisis del FA no es de orden material. Es mucho más grave. Es mucho más profunda. Es de orden moral. La izquierda uruguaya, últimamente, no vacila en respaldar falsedades y en obstaculizar verdades. Tremendo pero cierto. Espero que me perdonen una franqueza adicional, pero no puedo evitar preguntarme qué pensaría y qué haría en circunstancias como esta Líber Seregni, cuyo ejemplo la dirigencia del FA tantas veces evoca.Por supuesto, con el general Seregni ocurre como con el comandante Guevara: es más fácil invocarlo con dichos que honrarlo con hechos

Doctor en Ciencia Política, docente e investigador en el Instituto de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de la República
adolfogarce@gmail.com


Populares de la sección

Acerca del autor