La era del entrenamiento gourmet

Las catas de los más diversos productos se multiplican por Montevideo
Demostrar conocimiento ante amigos o familiares. Una cerveza o un vino que probaron en un bar o restaurante y los dejó con ganas de saber más. Un queso probado en un viaje y del cual pueden adquirirse otros similares en Uruguay. Mayor preocupación por la calidad de los alimentos o hasta una cuestión de moda. Todas esas son las razones por las que el público local se acerca a catas y degustaciones de diferentes productos a las que puede accederse en diferentes puntos del país.

"El uruguayo no tenía esta cultura gourmet, ahora cada vez más gente está aprendiendo y conociendo, aunque todavía esto está en proceso. También están conociendo los productos locales, que muchas veces son superiores a los que llegan de afuera", concluyó Juan Borda, de O'33, productora de aceites de oliva y que también ofrece degustaciones de sus productos.

"El uruguayo no tenía esta cultura gourmet, ahora cada vez más gente está aprendiendo y conociendo, aunque todavía esto está en proceso" - Juan Borda, gerente general de O´33

El público local quiere saber más sobre los productos que consume y está más abierto a probar nuevas variantes. Así lo perciben los responsables de distintas catas y degustaciones de productos que incluyen el vino, el queso, la cerveza y el aceite de oliva.

Son parte de una tendencia general que indica un incremento en el interés de consumir productos de buena calidad, tanto a nivel de comestibles como de bebidas.

Por ejemplo, Martín Viggiano, periodista y uno de los responsables del proyecto La cata en tu casa, apunta que, a la par que el consumo de vinos finos se incrementa, la gente también quiere saber cómo elegir un vino. "Además, el saber de vinos siempre dio status", apuntó.

«La gente quiere saber cómo elegir un vino, por ejemplo, aparte de que saber del tema siempre se asoció con una cuestión de estatus» - Martín Viggiano, La cata en tu casa

Paola Betancor, del local Say Cheese, que ofrece degustaciones de quesos (entre otros eventos y productos), lo vincula con la mayor frecuencia con la que los uruguayos han viajado en el último tiempo, así como también por un mayor interés "en lo gourmet".

Soledad Bassini, de Vinos del mundo, considera que existe "una moda", aunque asegura que los interesados siempre estuvieron, aunque en los últimos tiempos reconoce un "incremento en la inquietud".
Mientras que Gabriel Prieto, uno de los propietarios y encargados de las catas de cerveza en el pub The Shannon, señala que hay una mayor cantidad de interesados en conocer los distintos tipos de esta bebida, aunque remarca como "proceso en desarrollo" el establecimiento de una cultura cervecera, algo que comparte Adriana Rossi, de la licorería Los Horneros, quienes también ofrecen catas de esta bebida.

Esta es una selección de algunas de esas actividades, concentradas principalmente en Montevideo y Maldonado. Ninguna requiere de conocimientos previos en la materia, ya que sus funciones suelen ser tanto enseñar como divertir. El único requisito es poseer un gusto por el producto en cuestión y las ganas de conocer más sobre él.

Cervezas: Los Horneros y The Shannon

Los Horneros

Los Horneros, tienda de bebidas ubicada en Pocitos (Guayaquí 3322 esquina Pedro Berro), ofrece desde su apertura catas de cerveza. Adriana Rossi, una de las propietarias del local y quien conduce las catas, prefiere llamarlas "talleres", porque se trabajan en un formato más interactivo y participativo. "No se van a encontrar con las 3 copitas puestas delante de cada uno, no es una cátedra".

Los talleres de Los Horneros comienzan con una introducción a la cerveza artesanal y a su proceso de fabricación. Esto corresponde a un interés por parte del local de promocionar y potenciar la producción de cervezas artesanales y la difusión de una "cultura cervecera".

"Cuando abrimos pensábamos que esto de las cervezas artesanales iba a ser una moda. Ahora vemos que se está arraigando", dijo Rossi. Los talleres tienen una duración aproximada de 2 horas. Los Horneros también ofrece otras degustaciones especiales, enfocadas en un tipo de cerveza particular, o en una procedencia puntual.

Los anuncios de ambos tipos de talleres se realizan a través de la página de Facebook del local. Los talleres tienen un costo de $ 600. Por consultas 2707 3807.

Paladares entrenados


Desde su apertura en 2001, una de las misiones del pub Shannon es la de desarrollar el paladar cervecero de sus clientes. Así lo explica Gabriel Prieto, uno de los socios responsables del bar, además de organizador de las catas de cerveza que se realizan allí mensualmente. Desde hace seis años está consolidado oficialmente el Club de catadores del Shannon, grupo que participa de las degustaciones que se realizan en el subsuelo del local ubicado en la Ciudad Vieja.

Prieto dijo que las catas "apuntan tanto a la diversión como a la educación de quienes participan en ellas". Por eso, además de presentar diferentes estilos de cervezas, se las compara y se las marida con diferentes platos y postres, proporcionados también por el local. Las catas reciben entre 20 y 30 personas, explicó Prieto, y su intención es permitir que el público pueda aprender a elegir la cerveza que mejor se adapte al momento. Cada cata presenta cuatro cervezas diferentes, según contó Prieto, y tienen una duración aproximada de dos horas. "La idea es que los participantes se pongan en el lugar del que produjo la bebida y usen distintos sentidos para apreciarlas. Primero lo visual, después lo olfativo, el tacto dentro de la boca, y finaliza con el gusto al tragarla", detalló.

El costo de cada cata depende de las cervezas y los productos disponibles. Pueden variar entre los $ 600 y los $ 1.000.

Quesos: Say Cheese

Say Cheese

Si bien este local situado en Carrasco ofrece distintos productos, su fuerte (como lo indica su nombre) son los quesos, entre los que se ofrece una amplia variedad de productos locales e importados de distintas procedencias como España, Italia y Holanda, así como otros tipos difíciles de encontrar.

Cada fin de semana se organizan degustaciones en el local de quesos y otros productos como vinos y fiambres, describiendo los productos que ofrecen en el local y como combinarlos. "El vino y los quesos comparten público, y como el vino atrae, los ofrecemos juntos", explicó Paola Betancor, somellier de quesos y encargada del local.

"Explicamos qué es cada queso, y también cómo utilizarlo en preparaciones, por más que la mayoría están pensados para comer solos, pero también se pueden utilizar", dijo Betancor, quien estima que así se le da valor a estos productos.

Más allá del gusto, Betancor explica que al momento de probar los quesos también intervienen otros sentidos, algunos más obvios, como el aroma, pero también la textura del queso, que en algunos tipos puede ser clave para determinar si se trata de un producto de buena calidad.

Las degustaciones de Say Cheese son gratuitas y se convocan a través de Facebook. El local está ubicado en Juan Bautista Alberdi y Jamaica. Por mayor información se puede llamar al 2916 6420.

Vinos: La cata en tu casa y Vinos del mundo

Vinos cata

Desde junio de este año, dos periodistas y entusiastas del vino ofrecen la posibilidad de disfrutar de una cata en el lugar que el cliente elija. La excusa también la determina quien convoca la cata, explicó Martín Viggiano, periodista de El Observador y uno de los dos responsables de la iniciativa junto a Linng Cardozo.

La cata comienza con una explicación teórica de no más de 15 minutos sobre el vino, y la técnica de cata. Se presentan cinco vinos por evento, dijo Viggiano, quien determinó la duración promedio de una cata como de 90 minutos, en la que también se derriban mitos comunes y se enseñan elementos útiles como saber leer una etiqueta.

"Los vinos que usamos no son los mismos que están en el supermercado, o no son tan comunes. Porque a veces la gente tiene la costumbre de tomar siempre el mismo vino", apuntó Viggiano.
Las únicas condiciones que se establecen a los clientes es que deben proporcionar el local y debe haber un mínimo de diez participantes. La cata en tu casa ofrece tres tipos de servicios, que varían en sus precios según la calidad de los vinos. Todas incluyen los cinco vinos, una picada y las copas, así como un certificado de participación para cada asistente.

El primer nivel tiene un costo de $ 520, el segundo de $ 780 y el tercero de $ 930 por persona. Se coordinan a través de la web del servicio (lacataentucasa.com.uy).

Experiencia personalizada

Con locales en Montevideo, Punta del Este y José Ignacio, Vinos del mundo ofrece catas personalizadas tanto en sus sitios en el Este como en eventos empresariales o privados. El cliente elije los vinos (la cifra que quiera), tanto nacionales como importados, aunque suelen utilizarse entre cuatro y ocho vinos porque es "lo que soporta" el paladar humano, explica Soledad Bassini, una de las somelliers de la empresa.

Si bien el mínimo para realizar una cata es de cuatro personas, no hay un máximo si los eventos se realizan fuera de los locales de Vinos del mundo, donde el tope de participantes es de 18.

Cuando los clientes no poseen conocimientos previos, la cata se enfoca en aspectos más generales como las distintas variedades de vino. Si hay alguna experiencia previa se va a los detalles.

El precio de cada cata depende de los precios de los vinos, aunque un promedio es el de US$ 50 por persona. Por más información se puede visitar vinosdelmundo.com.uy o consultar por el 2309 3414.

Aceite de oliva: O'33 y Colinas de Garzón

Aceite de oliva

La empresa, con sedes en Montevideo, Treinta y Tres y José Ignacio, ofrece en esta última dos tours de degustación de sus aceites de oliva. Juan Borda, gerente general de O’33, detalló que el primero es el llamado Tour Gourmet, que cuenta con una duración de 90 minutos. Además de una visita por la finca esteña, donde se explica la producción de los aceites y vinos de la empresa, se ofrece una degustación de los aceites, con 3 variedades servidas. Cada una se presenta en un recipiente oscuro (ya que el color no es sinónimo de calidad, explicó Borda), calentado a una temperatura determinada y cubierto con un cristal especial que retiene los aromas dentro del cuenco). El final del recorrido cuenta con una degustación de los vinos allí producidos, así como de las aceitunas, junto a una tabla de quesos y jamón serrano. La segunda propuesta es la del tour degustación, que incluye el recorrido por el establecimiento y la degustación de aceites pero no la de los otros productos, lo que reduce su duración a una hora. Ambas involucran a solo 8 participantes.

El costo del tour gourmet es de US$ 55, mientras que el de degustación es de US$ 30. Ambos pueden coordinarse a través del sitio web de O´33 (o33.com.uy). Los tours se realizan de lunes a sábados entre las 10 y las 16 horas. A partir de noviembre el horario se extiende hasta las 19 horas.

En Uruguay existen otras opciones de degustaciones de aceites de oliva como las de la empresa Colinas de Garzón. En su planta de elaboración seis tipos de tours diferentes, que concluyen con una degustación de los aceites allí producidos, así como de los vinos de la Bodega Garzón (ubicada a 10 kilómetros y con la que pueden coordinarse tours).

Los recorridos de Colinas de Garzón incluyen recorridos en globo aerostático, paseos en bicicleta, viajes en carruaje antiguo (según las opciones seleccionadas), así como un recorrido por la planta, y una proyección con la historia y el proceso de producción del aceite de oliva.

Los tours tienen costos entre los $900 y los $3000 por persona, y pueden coordinarse vía web (colinasdegarzon.com) o por teléfono (4224 4040).

Populares de la sección

Acerca del autor