"La Filarmónica es muy buena, pero no tiene un lugar apropiado para ensayar"

La brasileña Ligia Amadio fue presentada ayer como nueva directora de la orquesta municipal
Por primera vez en su historia, la Orquesta Filarmónica de Montevideo tendrá como directora artística a una mujer, pero no será cualquiera: la brasileña Ligia Amadio tomará las riendas de uno de los cuerpos estables de la Intendencia de Montevideo.

Amadio es una directora de orquesta reconocida en el continente, con una vasta carrera que incluye presentaciones y conciertos en todo el mundo. La brasileña sustituye al director Martín Lebel, que estaba en el cargo desde 2012. Como coordinador general trabajará junto a ella Álvaro Méndez.

Uno de los puntos clave de su gestión será la descentralización de la música clásica, con lo que se intentará sacarla de los teatros y las salas musicales para poder brindar conciertos en iglesias de barrio y centros comunales, dijo Amadio a El Observador. "Es parte de la democracia y de la cultura. Todos tienen que tener la oportunidad de acceder a la música clásica. Es nuestro gran objetivo", aseguró.

La Orquesta Filarmónica presentará casi la misma cantidad de conciertos en el Solís que en distintos barrios. Serán 39 espectáculos, de los cuales 20 se desarrollarán en el máximo escenario teatral de la capital y 19 en una serie de puntos de Montevideo. "Hay que llevar la orquesta a un público distinto del que siempre viene al Solís", dijo la directora.

La primera mujer

No es la primera vez que Amadio se sitúa como pionera en el ámbito de la música clásica, en un mundo dominado fuertemente por los hombres.

"Es una responsabilidad enorme, porque una tiene que asumir el papel de abrir las puertas para otras mujeres. Personalmente no cambia mi trabajo, porque siempre he sido la primera mujer en todas las orquestas en las que he trabajado. No me hace diferencia, pero sí para la comunidad es un avance, un paso adelante para la igualdad de géneros", afirmó.

Nacida en San Pablo, Brasil, Amadio fue la primera mujer galardonada en una cantidad importante de premios de la escena clásica mundial: el Concurso Internacional de Tokio en 1997, el Concurso de Santiago de Chile en 1998, el premio al Mejor Director del año de Brasil en 2001, entre otros.

A lo largo de su carrera ha sido directora de importantes orquestas en el continente, como la Sinfónica de Río de Janeiro, la Filarmónica de Mendoza (Argentina), la Sinfónica de la Universidad de San Pablo y la Filarmónica de Bogotá (Colombia).

Además, esta no es la primera vez que Amadio tiene contacto con la Filarmónica de Montevideo, ya que en el pasado ha oficiado de directora invitada.

La próxima gestión

Amadio dijo a El Observador que, aunque se siente emocionada y halagada por la tarea que se le encomendó, hay algunos desafíos que la institución deberá sortear para lograr eficiencia a nivel artístico.

"Artísticamente la Orquesta es muy buena, pero enfrenta un problema que es no tener un espacio de ensayos apropiado y regular. Un día toca ensayar en el Solís, otro día en el Sodre, otro en la sala principal. Esto genera que siempre se vuelva atrás en el trabajo, porque hay que empezar de nuevo con todas las cuestiones acústicas. Ese es el mayor problema que enfrentamos en este momento. Tengo esperanzas de que se solucione", comentó Amadio.
De todos modos, la directora brasileña espera que la temporada sea exitosa y logre alcanzar a una gran cantidad de público, algo que no dejó de remarcar que será clave para su gestión.

"Gerenciar una orquesta es siempre algo muy complejo, muy difícil, pero con la edad uno se torna más comprensivo, más paciente, más sabio, más experiente. Estoy muy contenta de estar acá y creo que esta alegría me impedirá caer en la desesperación cuando surjan los problemas más graves. El desafío es conmigo misma, de que mantenga mi equilibrio siempre, mi alegría, mi disposición, mi buena onda", concluyó.

Amadio fue presentada por las autoridades de cultura ayer en el Teatro Solís, en un evento que repasó parte de la carrera de la profesional y se delinearon algunas de las pautas que se seguirán por el período comprendido entre 2017 y 2019, como la descentralización mencionada por la directora.

Música clásica para terminar el verano

Con la participación de su nueva directora artística, la Orquesta Filarmónica de Montevideo brindará dos espectáculos diferentes en febrero para dar comienzo oficialmente a su temporada de conciertos 2017.

El primero se desarrollará el domingo 12 de febrero en Kibón, en la Rambla República del Perú y Luis Alberto de Herrera, y estará dedicado a los ritmos latinoamericanos, interpretando obras de Jaures Lamarque Pons, Federico García Vigíl, Astor Piazzolla, entre otros autores. Además, estará participando especialmente el bandoneonista Néstor Vaz. El espectáculo comenzará a las 20 horas y la entrada es libre.

El 21, 22 y 23 de febrero se estará celebrando el festival Amadeus en el Solís, con la participación de los pianistas Eduardo Monteiro (Brasil), Ieva Jokubaviciute (Lituania/USA) y Arta Arnicane (Lituania).
Las entradas están a la venta a $ 200 en boleterías del teatro y a través de Tickantel.

Populares de la sección

Acerca del autor