La fuerza que Pepe construyó, la corrupción, "la derecha" y la suerte del Frente Amplio

Mujica creó un personaje y se rodeó de oportunistas para hacer negocios en nombre del progresismo; la oposición investiga

Por suerte para el derrotero de la República, en Uruguay "las mayorías no siempre tienen la razón" parafraseando al dos veces presidente Tabaré Vázquez, acaso el único estadista que, aún con errores, todavía da la talla dentro del gobernante Frente Amplio.

Vázquez también ha dicho en el pasado que el senador y ex-presidente José Mujica dice "estupideces".

¿Hasta dónde se deben tolerar las estupideces si estas le cuestan dinero a toda la sociedad que debe financiarlas con sus impuestos?

Ese es el espíritu que ha movido a legisladores nacionalistas a promover investigaciones respecto a asuntos que involucran recursos públicos como la malograda construcción de una planta regasificadora en Punta de Sayago, en el que participó la empresa OAS, acusada de pagar coimas con dinero sucio en Brasil.

Fue furibunda la reacción en redes sociales desde cuentas oficiales y oficialistas del Frente Amplio y el MPP, "la fuerza que Pepe construyó", contra la investigación de esos asuntos en respuesta a una supuesta conjura de "la derecha".

¿Qué es" la derecha"?

¿El que piense distinto a su doctrina dominante? Es un régimen o un gobierno el que maneja el país desde hace más de una década?

¿Por qué no investigar si no hay nada que esconder?

Algo similar ha ocurrido con los negocios con Venezuela y el régimen chavista que gobierna ese país donde el Estado -a través de emisarios del régimen- todo lo controla. La mayoría de los negocios con aquel país se realizaron a través de una SA cuyos titulares son los ex tupamaros Carlos Decia y Omar "Murmullo" Alaniz.

A eso se suma la intención de investigar las pérdidas que tuvo el Fondes, creado durante la presidencia de Mujica para financiar proyectos autogestionados por trabajadores con parte de las utilidades del Banco República. Ese fondo destinó a pérdida unos US$ 70 millones en 28 empresas, incluida Alas Uruguay, que adeuda US$ 14,5 millones


Durante la votación de la investigadora sobre la regasificadora, el diputado Gonzalo Mujica dijo que si se tiene "el traste limpio" no hay razones para oponerse a una investigación parlamentaria del tema.

Como era previsible, Mujica, el expresidente, dijo que no cree en las investigadoras y que estas son "un circo" del que participan los medios de comunicación (si, los mismos que le permitieron agigantar su carrera hacia la fama)

Mujica tiene razón. El Uruguay es un circo y el es el contorsionista principal, ya que siempre cae parado.

El resto del Frente Amplio, con la honrosa excepción en solitario del diputado Gonzalo Mujica, que tuvo que mutar a la independencia, mira para el costado con un dejo de complicidad.

Mira para el costado, entre ellos Danilo Astori, el hombre fuerte de la economía desde que gobierna el Frente Amplio en 2005. Antiguo enemigo de Mujica, ex vicepresidente suyo y titiritero de los asuntos macroeconómicos durante el gobierno del ex guerrillero, Astori dijo tras conocer el resultado legislativo sobre la regasificadora que no existen méritos para investigar.

No debe llamar la atención, ya que se trata del mismo dirigente que puso las manos en el fuego por un correligionario, Juan Carlos Bengoa, por el affaire en los casinos municipales y fue procesado en 2007 por concusión, coimas y conjunción del interés personal y público

En el nuevo Uruguay soñado por los ex guerrilleros devenidos en gobernantes, la máxima de los neoburguese s parecería ser privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. Juan Pueblo paga... Siempre (¿?) paga.


Comentarios

Acerca del autor