La heredera de Todos los hombres del presidente

En primera plana es una de las candidatas más firmes al premio Oscar
Se suele considerar a Todos los hombres del presidente (1976) como la mejor película sobre periodismo que Hollywood ha hecho. El relato de cómo dos reporteros del Washington Post investigaron el escándalo Watergate, que culminó con la renuncia del presidente estadounidense Richard Nixon, es considerado como un clásico del cine y una de las mejores películas de su género.

Hoy se estrena en los cines locales En primera plana, un filme que amenaza con reclamar ese puesto, o al menos integrar el Olimpo de películas que muestran el trabajo periodístico con precisión, siendo a la vez atractivos y atrapantes como relatos de ficción.

En primera plana también está basada en hechos reales, en concreto la investigación que el grupo de reporteros Spotlight (título original de la película) del periódico Boston Globe realizó en 2001 sobre las violaciones de menores por parte de los sacerdotes católicos de la ciudad. La investigación incluso generó un escándalo público cuyas ramificaciones se extendieron luego a otros lugares del mundo.

La historia inicia con la llegada de Martin Baron (Liev Schreiber) al Boston Globe, quien le propone al equipo Spotlight comenzar a investigar un supuesto abuso de menores por parte de un sacerdote bostoniano. Baron es un outsider, tanto en el diario como en la ciudad. Es el primer editor judío de un diario cuyo público es mayoritariamente católico (al igual que la ciudad). Incluso se hace énfasis en que no le gusta el béisbol en una ciudad cuyo mayor exponente deportivo son los Red Sox, uno de los equipos más exitosos en el deporte del bate.

Lo que se inicia como un caso puntual en la película pronto comienza a mostrarse como algo más profundo, encubierto tanto por la Arquidiócesis de la ciudad (liderada por el cardenal Bernard Law) y por personas ajenas a la Iglesia Católica, una entidad de peso en la ciudad de Boston.

Al enfocarse en un equipo, la película no tiene un protagónico claro, sino que se conforma como un relato coral, con actores como Michael Keaton, Mark Ruffalo y Rachel McAdams al frente. Casualidad (o símbolo del cine moderno), todos los artistas participaron (o participarán) en filmes de superhéroes.

A modo de curiosidad, tanto la investigación retratada en Todos los hombres del presidente como en En primera plana tienen un punto de contacto: el editor que supervisó el caso Watergate, Ben Bradlee, es el padre del editor del equipo Spotlight, Ben Bradlee Jr.

Más allá de esta coincidencia, la película ha sido elogiada por los periodistas, quienes han reconocido la exactitud con la que es mostrado el trabajo. Esto vino tanto de parte de las personas reales involucradas (quienes colaboraron con la producción) como de aquellos ajenos al Boston Globe.

Es que el cine suele recurrir a dos modelos para presentar a los periodistas: cuando son los "malos", suelen hacer el trabajo de forma correcta, y cuando son los protagonistas, hacen todo lo contrario a lo que se enseña en los centros de estudio y en la experiencia práctica. Por eso, cuando una película recrea bien el trabajo, los periodistas suelen agradecer el favor.

Más estreno


Hermanas
Hermanas trailer

Con Amy Poehler y Tina Fey
Dirigida por Jason Moore

Las dos protagonistas de esta película han sido colaboradoras habituales para su trabajo humorístico desde hace dos décadas, que ha abarcado series, películas y hasta la co-conducción de ceremonias de premios como los Globos de Oro. En esta oportunidad, encarnan a Kate (Fey) y Maura (Poehler) dos hermanas totalmente diferentes entre sí, quienes deciden celebrar una última fiesta en la que fuera la casa de su infancia cuando sus padres deciden vender la propiedad. Para eso, volverán a reunir a todos sus viejos compañeros de secundaria, mientras en paralelo Kate intenta rearmar su vida profesional y personal.

En la mente del asesino
En la mente del asesino trailer

Con Anthony Hopkins y Colin Farrell
Dirigida por Afonso Poyart

Cuando un asesino serial deja al FBI en una posición desesperada al no poder atraparlo, un agente (Jeffrey Dean Morgan) se pone en contacto con un psíquico (Hopkins) para localizarlo. Sin embargo, primero deberán convencer al psíquico de que vuelva a la actividad, ya que ha permanecido relucido dos años tras el asesinato de su hija. El principal problema para los agentes será que el asesino también tiene habilidades psíquicas, y parece estar varios pasos por delante de sus perseguidores.

Populares de la sección