La heroína del Everest que trabaja en un almacén

La escaladora nepalí Lhakpa Sherpa llegó por séptima vez a la cima del Everest

Hace algunos años que corría el mito de que había una mujer con el récord de cantidad de llegadas a la cúspide del Monte Everest, el pico más alto del mundo, ubicado en la frontera entre China y Nepal en el Himalaya.

Un extenso reportaje publicado en la revista Outside unas semanas atrás contaba detalles sobre Lhakpa Sherpa, una mujer de 42 años nacida en Nepal que trabaja actualmente en una tienda 7-Eleven en Connecticut, Estados Unidos, y es madre de tres niños. Este viernes, la nepalí rompió su propia marca con su séptima llegada al pico de 8,850 metros desde el lado tibetano.

Sherpa se crió en una humilde familia en un pueblo de esa región del Himalaya, en Nepal, y allí descubrió su pasión. "Tengo siete hermanas, pero mi madre dice que casi siempre lucía como un chico, "lo que hacían los varones, tu también lo hacías, nunca hacías cosas de chicas", contó Lhakpa. Su familia no se sorprendió cuando a los 15 años comenzó a trabajar en una compañía de alpinismo para estar más cerca de su sueño: escalar el Everest. Su ídola era Pasang Lhamu, la primer mujer nepalí en llegar hasta la cima del Everest pero que murió descendiendo de él.

En el 2000, luego de pedir los permisos correspondientes para escalar al gobierno de Nepal, Lhakpa logró su tan preciado cometido.

Tras unirse en matrimonio con el escalador romano-americano George Dijmarescu, la pareja se mudó a West Hartford en Estados Unidos e hizo varias expediciones al Everest en 2001, 2003, 2004, 2005 y 2006. La experiencia de 2004 hizo que su relación adquiriera pública notoriedad por sus peleas que, según el medio The Telegraph, terminaron su expedición con ella tirándole piedras y él golpeándola en la cabeza en uno de los campamentos.

Después de 11 años de matrimonio, en los que la crisis económica y el cáncer de Dijmarescu invadieron la pareja, Lhakpa Sherpa se separó de su esposo en 2011 y alegó que durante todos esos años sufrió violencia doméstica por parte del escalador americano. Pero Sherpa nunca abandonó a su primer amor: la montaña. "Me quedo en casa y... Dios, sigo pensando en la montaña. Sabes, mi Dios, necesito ir a Nepal", expresó al medio.


Populares de la sección