La historia de cinco guitarras uruguayas

Cinco músicos locales hablan sobre sus modelos de instrumento más utilizados y las razones detrás de esa elección
"Mi guitarra no es una cosa. Es una extensión de mí misma", dijo la histórica rockera Joan Jett. Seguramente todos los músicos tengan definiciones similares en emotividad e intensidad. Son para ellos herramientas de trabajo, objetos personales y personalizados. Pero son mucho más que un instrumento, son el depósito de una relación en la que se entrecruzan la estética, las pretensiones a nivel de sonido y forma de tocar y una historia personal.

Algunos artistas llegan incluso a formar una relación tal con sus instrumentos que hasta les ponen nombres. El caso más famoso es el de B.B. King y su "Lucille", nombrada luego de que tuviera que salvarla de un bar en llamas tras un incendio provocado por dos hombres que peleaban por una mujer con ese nombre.

Pero King no fue el único. Eric Clapton tiene a "Blackie", Jimi Hendrix tuvo a "Betty Jean" y Eddie Van Halen a "Frankenstein".

Otros artistas son asociados inmediatamente con un determinado modelo. Es imposible pensar en Slash, de Guns n' Roses, sin su Gibson Les Paul, o en Brian May y su Red Special.

¿Qué guitarras suelen utilizar los músicos uruguayos y cuál es su historia con ellas? El Observador consultó a cinco destacados músicos locales sobre sus modelos favoritos, lo que buscan en su "viola" y sus historias.

La mayoría suele tener más de una guitarra para usar en distintos contextos, o porque a lo largo de sus carreras han adquirido diversos instrumentos al ir definiendo su sonido o tener la posibilidad de acceder a guitarras de una gama más alta. Pero más allá de esto, cada uno tiene su predilecta, por sonido o sentimiento.

Claro que el sonido de un músico –sobre todo en el caso de los que utilizan guitarras eléctricas– también está definido por sus amplificadores, sus pedales de efectos e incluso por elementos como el grosor de las cuerdas. Pero al comienzo de todo, la música sale de una guitarra y es de ellas de quiénes los músicos hablan.


Gustavo Ripa - Hecha a medida

Gustavo Ripa guitarra

Gustavo Ripa, actualmente en medio de una carrera como solista con tres discos editados, siendo Calma 3, de 2014, el más reciente, ha integrado grupos destacados de la música uruguaya como Canciones para no dormir la siesta y Rumbo. Desde sus comienzos como artista, en la década de 1970, ha utilizado guitarras acústicas, aunque la que prioriza actualmente cuenta con la particularidad de ser un instrumento personalizado.

"Actualmente en mis conciertos estoy utilizando una guitarra de ocho cuerdas que fabricó el lutier Ariel Ameijenda", contó Ripa a El Observador. "Si bien la estoy utilizando en mis conciertos desde finales del año pasado, todavía me estoy adaptando. Porque al tener dos cuerdas más cambia la forma de tocar, cambian las distancias de las dos manos. Estuve leyendo y se estima que lleva un año adaptarse a esto totalmente", explicó.

En cuanto al hecho de que la guitarra tenga dos cuerdas extra en comparación a las seis habituales, Ripa explica que esto se debe a una intención de descubrir nuevos sonidos. "Las cuerdas extra me permiten experimentar, porque habilitan a utilizar diferentes afinaciones y probar. Desde hace un tiempo buscaba tocar una guitarra con más cuerdas porque permite sacarle sonidos más graves al instrumento y explorar una combinación entre guitarra y guitarrón o guitarra barítono. Estas guitarras además incrementan sonidos como los armónicos. Estaba la posibilidad de utilizar guitarra de ocho o diez cuerdas, pero no me animé a tanto y elegí la de ocho", dijo.

A nivel sonoro, este nuevo instrumento representa lo que el músico busca de sus acompañantes.
"La encargué con un micrófono dentro y otro afuera porque eso me permite captar el sonido que yo busco en una guitarra, que tiene que ser puro", y concluyó: "Buscaba una guitarra de buena fabricación, de concierto, y un micrófono que reproduzca fielmente lo que estoy tocando. Ariel es un artista, de gran nivel de fabricación, y si bien hablamos de lo que yo buscaba, él dio en el clavo en todo: las medidas, la estética y el sonido."

Si bien la está utilizando en sus espectáculos en vivo, aún no hay grabaciones de estudio con esta guitarra personalizada. Ripa aseguró que en su próximo disco se podrá escuchar.

En sus trabajos solistas hasta el momento, se escucha otro modelo, más clásico y de fábrica.
"Es una Yamaha CE110, también de cuerdas de nylon, y que tengo desde los años noventa. Es una guitarra barata, pero que es reconocida por la buena calidad de sus elementos electrónicos, a pesar de sus años. Aunque a mí no me gustan mucho las cuestiones electrónicas en la guitarra, porque le dan un sonido plástico que utilizo como efecto, no como un sonido permanente."

Calma Gustavo Ripa

Guzmán Mendaro - Una para cada ocasión

Guzman Mendaro Guitarra

Para Guzmán Mendaro, el primer amor fue el más largo y el que más lo ha definido como músico.

"Mi primera guitarra fue la que usé durante los 17 años que estuve en Hereford. Es una Ibanez ST100 del año 1978, que compré cuando tenía 16 años. Se la compré en 1993 a un vecino que tocaba conmigo, porque me gustaba la facha que tenía la guitarra." Y partiendo de ese atractivo físico, el guitarrista fue descubriendo a su instrumento, y el sonido que él mismo pretendía obtener."Me di cuenta del potencial que tenía el sonido, un sonido "gordo" que recuerda a las Gibson. Esa guitarra me definió también como guitarrista y es la que más me representa, dentro de todas las que tengo".
Hereford Cierto

Mendaro, que se dio a conocer como guitarrista de Hereford, actualmente integra varios proyectos en diversos géneros. Forma parte de Guitarreros, un proyecto de tango dirigido por Julio Cobelli, que también incluye a Nicolás Ibarburu y Poli Rodríguez e integra el dúo Spuntone-Mendaro, junto a Alejandro Spuntone, antiguo vocalista de La Trampa. Además, integra las bandas estables de Francis Andreu y Jaime Roos. Para cada una de estas actividades recurre a una guitarra diferente de su galería de instrumentos. "Mi otra guitarra eléctrica es una Fender Stratocaster American Standard que me compré a los 20, con los ahorros que tenía hasta entonces. La utilicé con Hereford y ahora la uso para tocar con Jaime Roos", explicó el músico.

"Cuando tocó con Guitarreros, utilizo una guitarra criolla Orozco, española y de procedencia, del año 1960, que se la compré a una vecina que la tenía guardada en un placard", prosiguió. Esa guitarra tenía el mástil partido, por lo que Mendaro la mandó arreglar y la utiliza desde entonces con el cuarteto de guitarras, además de cuando toca con Francis Andreu. Para los shows en vivo con Andreu también recurre a una guitarra canadiense, de la marca La Patrié, que también utilizó en la banda de Jaime Roos. Es una guitarra de cuerdas de nylon que puede conectarse a un amplificador, razón por la que opta por ella en detrimento de la Orozco.

Cuando es turno de tocar junto a Alejandro Spuntone, y en los dos discos lanzados por la dupla hasta el momento, recurre a una guitarra electroacústica, comprada en 2002. "Es de la marca japonesa Takamine, y también la utilicé con Hereford. De esa misma marca tengo otra igual y una de 12 cuerdas, también de cuerdas de acero, que me compré en 2010". Pero la más querida es su vieja Ibanez, por más que ya no la utilice tanto como antes. "Con ella compartí experiencias y momentos, y de hecho, algunos colegas me conocían como "el pibe de la Ibanez vieja". Ahora la uso poco en vivo porque estoy un poco alejado de la guitarra eléctrica, pero cuando estoy en casa o dando clases la uso un montón. Espero volver pronto con ella a los escenarios".
Estado Natural

Riki Musso - Ingeniería rockera

Riki Musso guitarras

La guitarra que Riki Musso utiliza actualmente es una herencia de cuando aún integraba El Cuarteto de Nos. "Es una Gibson ES- 355 que tengo porque hicimos un acuerdo de endoso con la marca, porque con lo que sale esa guitarra, si tenía la plata para comprarla me la gastaba en un auto", afirmó.

Más allá del acuerdo, Musso tuvo que pelear por su instrumento. "Me la dieron antes de que grabáramos Bipolar. Nos ofrecieron dos modelos, la SG y la Les Paul, que son los modelos clásicos. Mi hermano eligió una Les Paul y yo no iba a usar la misma. Les pregunté si me daban una de estas y dudaron. Al final estábamos en México y hablé con el colombiano encargado de los endosos y lo convencí de que me dieran una 355. Me la querían mandar pero yo no iba a pagar como US$ 1.000 de impuestos; entonces un amigo me la trajo cuando viajó para allá una vez".

La Gibson puede escucharse en el disco de 2009 Bipolar ("que casi no se escucha, porque a ese disco le sacaron todas las guitarras", apunta Riki, quien abandonó la banda luego de ese disco), y en los discos solistas que lanzó desde entonces, incluido ¡Formidable! "Por mi forma de tocar me sirve esa guitarra porque busco un sonido que tenga graves, porque yo toco pocos solos y hago muchos arpegios (sucesiones de notas tocadas por separado pero que en su conjunto conforman un acorde) y bordonas (notas sucesivas en la cuerda más grave)", explicó, antes de detallar su hábito de intervenir los instrumentos que posee.

"A todas mis guitarras les pongo una cejilla de grafito para que no se desafinen tan seguido, y a la Gibson una vez le puse un puente (la parte que sostiene las cuerdas en la parte baja del instrumento y permite que vibren) marca Bigsby de otra guitarra, pero no me gustaba como sonaba y cómo quedaba, entonces se lo saqué. Fue un horror porque le hice dos agujeros, que los terminé tapando con masilla y un pedacito de etiqueta de Johnnie Walker rojo. En algún momento los voy a tapar bien", dijo.

Estas ganas de manipular las piezas y circuitos de las guitarras viene desde hace tiempo, incluso con sus primeros modelos. "Empecé con el modelo Stratocaster, primero de la marca Squier, que me la robaron, y después de Fender, hecha en Japón. A esa le cambié el micrófono. La guitarra tiene tres, pero yo uso uno solo y se lo cambié para que no haga tanto ruido y tenga un sonido más equilibrado. A esa la estoy rehabilitando para tener una alternativa al momento de grabar", explicó Musso. Además, menciona una Ibanez del modelo AS73, que puede escucharse en el disco Raro de El Cuarteto de Nos (y verse en el videoclip de Yendo a la casa de Damián) y en ¡Formidable!, donde también hay una guitarra acústica Stagg.
Yendo a la casa de damian

Musso además se dedica a jugar y construir sus pedales y máquinas que terminan de definir su sonido. "Me hice un aparato que adentro tiene distintos pedales, de distorsión, delay y compresor, para regular el sonido y que la guitarra mantenga su expresividad aunque suene fuerte. Cada botón activa automáticamente una configuración de pedales diferentes que están grabados en la memoria del aparato, así no tengo que mirar mientras estoy cantando en vivo. Está sincronizada; por eso no tengo que tocar nada".


Gustavo Parodi - Tres descubrimientos

Gustavo Parodi guitarra

Gustavo Parodi, guitarra de Buitres y Niñera nueva ola, reconoce que a lo largo de una carrera de 35 años los gustos van cambiando, y también lo que se pretende de un instrumento. Asimismo, explica que su obsesión por las guitarras lo llevó a realizar descubrimientos que le han ayudado a encontrar el instrumento que mejor se adapta a su estilo musical y hasta a sus rasgos físicos.

Primero descubrió a los luthiers Vargas y Cedrés, a quienes en 1999 les encargó una guitarra de forma similar a la Gibson SG, uno de los modelos clásicos del rock. "Las guitarras entran por los ojos, y a mí ese modelo me servía por la forma del cuerpo, porque tiene un brazo más fino que se adapta a mis manos chicas y un sonido que es ideal para lo que yo toco. Cuando me la dieron terminada fue amor a primera vista", contó Parodi, quien aún utiliza esa guitarra con Buitres.

"Dos años después me compré una Gibson SG de verdad, y es mejor la hecha a mano que la de fábrica, porque para mí a este lado del mundo mandan las guitarras de segunda línea", sentenció.
Cuando cumplió 50 años, el guitarrista decidió hacerse a si mismo un regalo y compró una de las guitarras de sus sueños: una Gibson Les Paul Custom negra. "Yo soy muy obsesivo y detallista con los temas de afinación y calibración, y esta tenía unos problemas tremendos". Fue entonces que, con la ayuda de Esteban Stopelli, músico de La Teja Pride y colaborador de Buitres, realizaron el segundo descubrimiento: "Primero le cambiamos las clavijas por unas que tienen una tranca, para que una vez que la afinás quede más segura, y le instalamos un sistema que se llama Zero fret (traste cero), que consiste en que le cambiás la cejilla de fábrica por otra que trae incluido un traste extra para la guitarra, y eso le modifica la altura a las cuerdas. Con esos dos cambios pasó a ser una guitarra de primera. Solucionamos el gran problema de Gibson", aseguró.

Mientras que el tercer descubrimiento fue el del modelo Jagmaster, de la marca Fender. "El nombre viene de la combinación de los modelos Jazzmaster y Jaguar, una guitarra que a mí me encanta porque tiene brazo corto y es la que usan los de la música surf, que a mí me fascina", dijo el fundador de Buitres. Me la compré en internet y ya cuando la enchufé me di cuenta de que me quedaba todavía más cómoda que la SG. Y cuando la toqué fue una patada en la frente", recordó. Las únicas modificaciones fueron un cambio de micrófono y una mano de pintura de spray, hecha por él mismo. "Con ese instrumento volví a descubrir el rock de guitarra. La uso en todas partes. Cuando la encontré en 2014 me gustó tanto que me compré tres más, y las uso con Buitres y sobre todo con Niñera nueva ola".
Niñera nueva ola

"A veces una guitarra de US$ 300 como esa te da mucho más que una de US$ 4000 porque el intsrumento es algo mágico: va por lo que vos sientas. Cada cual con lo suyo, porque no hay fórmulas mágicas", concluyó Parodi.

Más allá de todo esto, Parodi comenzó su carrera con una guitarra de fabricación nacional que era a lo que los músicos adolescentes como él podían acceder en los años 1970. "Era una guitarra Clinton. El brazo que tenía era un arco para tirar flechas, imposible de afinar", recordó. Durante su etapa como integrante de Los Estómagos recurrió principalmente a una Yamaha SF500 ("era una Ferrari para mí en esa época"), mientras que en los primeros años de Buitres lo acompañó una Samick coreana, imitación de Les Paul.


Federico Pereda - El gusto de lo clásico

Federico Pereda guitarra

Federico "Dinamita" Pereda no se ata a ningún modelo de guitarra ni sonido en particular. Posee distintos modelos y estilos, cada uno apto para usos diferentes, dependiendo del contexto y de la canción que esté tocando. "Tengo una Gibson Les Paul, una Fender Telecaster y una Stratocaster, acústicas, y uso guitarras de 12 cuerdas o un dobro, pero por lo general alterno según la que esté mejor de forma y dependiendo también de lo que pida la canción o el show que estoy haciendo. No tengo fidelidad con ninguna", afirmó, aunque si tiene que elegir cuál es en este momento su predilecta, opta por su Fender Stratocaster, un modelo clásico dentro de las guitarras.

"Es mi guitarra de trabajo (la uso para tocar, para las giras, para dar clases), pero también me gusta el sonido limpio que tienen. Además de que es portátil y tiene el peso ideal. Es de esas guitarras clásicas, es como la milanesa con puré de las guitarras, porque siempre funciona. No busco tener guitarras raras ni nada de eso. Recurro a modelos clásicos, como la Les Paul o la Stratocaster, porque me parecen los mejores. Por algo se siguen usando a pesar de que ya tienen décadas de creados".
Dinamita Swing

Su guitarra viene desde el extranjero, porque fue comprada en Estados Unidos, aunque la fabricación es mexicana."La vi en un aviso clasificado de una casa de música que estaba cerrando y liquidaba todo, y me fui corriendo a buscarla. Me la dieron sin cuerdas y con unos clavos en lugar de los colgantes para la correa. Le cambié eso, los micrófonos y las perillas de volumen, pero nada más. Lo importante para mí es el brazo y el cuerpo, y eso estaba bien. Es mi guitarra multiuso, obrera". El instrumento también tiene un significado sentimental para Pereda. "Es blanca porque me remite a mi primera guitarra, una Stratocaster blanca pero de la marca Squier, que después vendí. Era la fantasía de tener una guitarra de este modelo y este color porque es la que usaban Pappo, Hendrix, y tantos otros".

Populares de la sección

Acerca del autor