La historia de los tiburones en el cine

Las criaturas marinas, personajes clásicos del cine contemporáneo, regresan con el estreno de Miedo Profundo
Steven Spielberg estaba desesperado. Su presupuesto original de US$ 4 millones para la adaptación de una novela llamada Tiburón se había agotado, y el cronograma de filmación de 55 días ya estaba pasado.

El equipo de rodaje estaba en rebelión, el estudio estaba preocupado por haber confiado este proyecto a un director joven de 27 años y el colmo fue cuando llegó el animal mecánico que se iba a utilizar. Con un costo de US$ 250.000, el animal se veía falso y las mandíbulas se rompían continuamente.

El director decidió no utilizarlo, y entonces recurrió en su lugar a tomas desde el punto de vista del animal y al efecto que producían las dos icónicas notas de la banda sonora de John Williams; así generó una película que se convirtió en un éxito al momento de su lanzamiento.

Por ejemplo, fue el primer taquillazo que se lanzó en verano y no en Navidad en Estados Unidos, con lo que revirtió para siempre el período en el que se lanzan las películas más fuertes de los estudios. En Uruguay generó una curiosa campaña de expectativa, con una adaptación radial guionada por Jackie Rodríguez Stratta que se transmitía en dos emisoras todos los días a la hora 20, según consigna el sitio Cinestrenos.

Tiburón se convirtió en un clásico, al generar un subgénero dentro del cine de terror que involucra tiburones, y los convirtió en una de las criaturas favoritas de Hollywood, algo que hoy, a casi 40 años de su estreno sigue vigente, como demuestra el estreno esta semana de Miedo Profundo.
Miedo Profundo - Tráiler 2

Esta película presenta un duelo mano a mano entre una surfista (interpretada por Blake Lively) y la bestia, que al contrario de lo que sucedía en la película de Spielberg aparece en cámara varias veces.

Esto es gracias al avance tecnológico que permite la creación de animales computarizados. El equipo de Miedo profundo realizó una larga investigación para representar fielmente el tamaño, el peso y hasta las cicatrices de un ejemplar femenino de gran tiburón blanco, la especie favorita de los cineastas, justamente gracias al éxito del filme de Spielberg, a quien le habría venido bien la tecnología actual en aquel momento.

De todas maneras, por más que el séptimo arte se haya esforzado en convertirlo en uno de los grandes peligros para cada humano que se aproxima al océano, los ataques de este tipo de tiburones contra humanos son raros.

Los osos, los cocodrilos, e incluso los perros son más peligrosos para los humanos, ya que los tiburones solo atacan por ignorancia (porque nunca han visto otros humanos y quieren saber si es comida; por lo tanto la mordida es una prueba) o por confundirlo con un animal, algo que suele suceder con los surfistas.

Personajes de lo delirante
Sharknado Trailer

Tiburón fue la primera de cuatro partes. Si bien la segunda es considerada una digna sucesora, tanto la tercera (en 3D) como la cuarta son consideradas desastres que convirtieron a una de las franquicias más potentes del cine en una burla.

Pero en la línea de estas dos películas hay otros filmes que han incurrido en la autoparodia o en el estilo "serie B" para generar un diverso conjunto de cintas que aún hoy continúan produciéndose.

Un ejemplo claro es la serie Sharknado, creada por el canal de televisión Syfy. La alocada premisa establece que una serie de trombas de agua levantan tiburones del océano y los arrojan sobre diversas ciudades de Estados Unidos.
Sharknado

La franquicia se ha convertido en un fenómeno de culto, algo que no han logrado otros delirios cinematográficos como Tibupulpo (un híbrido de tiburón y pulpo que se enfrenta a otras abominaciones marinas) o Alerta en lo profundo, que enfrenta a un grupo de científicos con un grupo de tiburones alterados genéticamente cuyos efectos especiales, vistos hoy, dan gracia.

Este estilo de películas tiene su contraparte documental en la "semana del tiburón" de Discovery Channel, que en los últimos años incluyó falsos documentales sobre estas criaturas, lo que generó una buena recepción a nivel de rating pero también la furia de la comunidad académica, que los forzó a rever su postura.

Tiburones animados

Buscando a Nemo tiburon

En el cine infantil, estos gigantes acuáticos también han tenido una firme presencia como villanos, aunque por lo general estos personajes suelen tener además alguna cualidad comédica.

Por ejemplo, en Buscando a Nemo, el tiburón Bruce (llamado así por el apodo que Spielberg le dio al
animal mecánico de su película) está en pleno proceso de abandonar el consumo de carne al igual que dos de sus amigos, pese a que tienen problemas con sus instintos cada vez que huelen sangre.

Un año después, Dreamworks recurrió al truco del tiburón vegetariano con Lenny (interpretado por Jack Black), uno de los protagonistas de El espantatiburones, que se veía ante la disyuntiva de reemplazar a su padre, Don Lino (Robert De Niro), como jefe de un imperio criminal submarino luego de la muerte de su hermano, como una especie de El Padrino bajo el mar.
El espantatiburones

Esa película incluso llega a utilizar la música de Tiburón, la ineludible referencia cada vez que las aletas aparecen en la pantalla, y que le deben todo a una máquina que no funcionaba.

Populares de la sección

Acerca del autor