La historia de los uruguayos que se salvaron del atentado en Estambul

Su vuelo salió pocas horas antes del ataque; ambos sobrevivieron también en las costas del Líbano en 2011

Ruben Perdomo y Juan Pablo Acosta estaban en el aeropuerto de San Pablo cuando se enteraron de que otra vez habían escapado de la muerte por muy poco. "No sabés lo que pasó", le dijo Juan Pablo a Ruben, después de que su hermano le comunicara por teléfono que en el aeropuerto de Estambul había decenas de muertos por un atentado. "Nos salvamos de nuevo", pensaron los dos, mientras los mensajes de familiares y amigos que sabían de su viaje no paraban de llegarles.

Ambos habían llegado temprano a la terminal aérea de la ciudad más importante de Turquía, a pesar de que en primera instancia habían evaluado no madrugar y tomar un vuelo más entrada la tarde. Perdomo había llegado a la ciudad en un barco que trasportaba ganado desde Uruguay, mientras que Acosta esperaba su llegada en Estambul. Ambos trabajan en el rubro desde hace tiempo. Sobre las 10 de la mañana local, los dos hombres despegaron rumbo a San Pablo, la última escala antes de volver al país. Ninguno de los dos sabía que horas más tarde, el aeropuerto se convertiría en un escenario de caos, muerte y miedo.

Allí, al menos 41 personas murieron en un triple atentado suicida, que el gobierno turco sospecha que fue responsabilidad del grupo yihadista Estado Islámico. A su vez, hasta el momento hay 239 heridos.

Desde su hogar en 25 de Mayo, en el departamento de Florida, Perdomo explicó a El Observador que a pesar de que se habían comunicado con su familia antes de partir de Turquía, "siempre está la duda de si el vuelo salió o no", por lo que quienes se enteraron de la noticia en Uruguay enseguida se preocuparon.

La esposa de Perdomo, Lucía Rava, no supo del atentado y de la suerte de su esposo hasta que él mismo la llamó por teléfono desde San Pablo y le avisó que estaban bien. "No tenía ni idea de lo que había pasado. Yo estaba trabajando y no había tenido ni tiempo de prender la televisión. Y cuando llamé, el me explicó".

Lo increíble radica en que es la segunda vez que "casi no cuentan la historia", como explicó Rava, ya que en 2011 ambos estaban trabajando en un barco que transportaba ganado hacia Medio oriente y que naufragó en las costas de Líbano debido a una fuerte tormenta. Cuatro uruguayos fueron rescatados aquella vez, uno de los cuales no volvió a viajar más, según dijo Perdomo.

"La verdad no se si es suerte o que el diablo anda atrás de nosotros, pero es raro ¿No?", se preguntó. Además, Perdomo sufrió otro accidente en mayo de 2015 que lo tuvo al borde de la muerte. Realizando trabajos de descarga de un barco, un hierro lo golpeó en la cabeza y le partió el cráneo, por lo que tuvo que pasar casi 15 días en cuidados intensivos. "Mis amigos me dicen que no soy normal, y que pareciera que me estuvieran siguiendo para matarme o algo", declaró Perdomo.

"La vez del naufragio, ese fue el susto más grande que tuvimos todos", explicó su esposa. "De todas formas, ahora tienen otro cumpleaños más para festejar. Y ya son varios". A su vez, Rava explicó que la familia de Acosta había pensado en acompañarlo en su viaje, pero que a último momento no lo hizo.

A pesar de estas "casualidades" que le ha tocado vivir, Perdomo descarta la posibilidad de dejar de viajar por temor a que suceda otro episodio similar y que esta vez la suerte sea otra. "Llevo ya más de 40 viajes y después del naufragio hice cerca de 25 más. No creo que esto me lleve a dejar de hacerlo".

(Producción: Sebastián Amaya)


Populares de la sección

Acerca del autor