¿La hora de Martínez?

Lo que el intendente de Montevideo logre concretar al frente de la comuna en 2017 será clave para su futuro político como posible candidato presidencial
Por Carolina Delisa y Federico Sierra

Después de un año dedicado, según sus palabras, a "apagar incendios", al intendente de Montevideo, Daniel Martínez, le llegó la hora de hacer las cosas. El jefe comunal socialista está en una situación inmejorable para eso: la gestión departamental tiene niveles de aprobación positivos y, según las encuestas, su figura tiene el respaldo popular que hace que a tres años de las elecciones nacionales, en el Frente Amplio (FA) se vea cada vez con más fuerza su posible postulación a la Presidencia.
En este contexto, los cambios que planea para la recolección de basura, el tránsito o el sistema de transporte serán también un test político para el intendente.

Uno de sus proyectos principales –las obras del fideicomiso Fondo Capital– salieron adelante luego de un acuerdo con el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, que aportó los votos que le faltaban al oficialismo en la Junta Departamental.

También será condicionante la forma en que el intendente maneje algunos de los conflictos que enfrenta la comuna.

Aunque hasta ahora su gestión no ha sufrido grandes sobresaltos, los problemas con Adeom están latentes. El sindicato firmó un convenio colectivo por todo el quinquenio, en el que se compromete a no tomar medidas por motivos salariales, pero eso no impide que los obstáculos puedan surgir por otros aspectos con los cuales los trabajadores están disconformes. Por ejemplo, la semana pasada el gremio implementó paros por turnos para reivindicar aspectos vinculados con la carrera laboral y ascensos, lo que hizo que en la calle quedaran sin levantar más toneladas de basuras de las habituales.

La batalla contra Uber también surgió de golpe y requirió de más energías de las previstas. Su pelea contra el funcionamiento irregular de las aplicaciones de transporte lo enfrentó no solo a la empresa multinacional sino también a la presión de los propietarios de los taxis, al sindicato de trabajadores del rubro y a los propios usuarios de Uber que en más de una oportunidad se han inclinado a favor del nuevo servicio.

El precio del boleto, que subió $ 4 en este período y $ 2 más para quienes pagan la tarifa arriba del ómnibus, es otro de los temas que elevó críticas al jefe comunal, dado que fue el período en que la tarifa subió más en comparación con su antecesora Ana Olivera.

Aún así, y a pesar del problema constante que mantuvo con la basura y de la inestabilidad del sistema de transporte –al que se le sumó el cierre de la cooperativa Raincoop–, Martínez surfeó los primeros meses de gestión con relativa paz.

"Está teniendo como intendente una luna de miel extendida, que ha perdurado bastante más allá de lo habitual y que hoy se interpreta como una carta de confianza que la población de Montevideo tiene sobre su gestión", dijo a El Observador el politólogo Ignacio Zuasnabar, director de la consultora Equipos.

El analista aseguró que el nivel de aprobación de Montevideo no alcanzaba niveles tan altos desde el período de Mariano Arana (1995-2005).

"Es interesante porque, desde el punto de vista electoral, el FA ha perdido votos de manera moderada pero sostenida en la elección nacional en los últimos dos ciclos y uno podría hacerse la pregunta de si el FA como partido se está debilitando fuertemente en Montevideo. Entonces, tener una administración de saldo positivo y una figura que en términos de popularidad está mostrando crecimiento es bien interesante para el FA", remarcó Zuasnabar.

Según la última encuesta de la empresa Cifra, el 48% aprueba la gestión de Martínez en la intendencia y el 32% la desaprueba. También aumentó en este trabajo la popularidad del intendente: 50% expresa sentir simpatía hacia Martínez, una cifra cinco puntos más alta que en junio.

La empresa Equipos, en tanto, señaló en una encuesta divulgada esta semana que el jefe comunal tiene 39% de popularidad, un porcentaje que ha ido ascendiendo en forma constante este año. En febrero, tenía 27%. Además, su gestión tiene una aprobación de 41% y una desaprobación de 22%. Y un trabajo de Factum, que preguntó por potenciales candidatos sin tener en cuenta los líderes históricos José Mujica, Danilo Astori y Tabaré Vázquez, lo ubicó en primer lugar.

Sí, quiero

"¿Le gustaría ser presidente?", preguntó a Martínez el periodista Leandro Gómez de El Observador TV. Al principio respondió con evasivas, pero después dejó entrever que la idea algo le seduce.

"Habría que ver, nunca le dije que no a ningún desafío. De las tripas, a veces por topadora que le presentan algo complicado y dice sí, de repente diría que sí", expresó el intendente. Después siguió con matices, con que "puede ser", pero que no es su "objetivo de vida", aunque con risa cómplice.
Más allá de eso, en el FA cada vez son más los dirigentes que se convencen que con el respaldo que tiene en la ciudadanía, Martínez tiene el número uno como potencial candidato.

Mientras, el intendente relojea las encuestas y la interna frentista para decidir, seguramente entrado el 2018, si corre la carrera por la Presidencia de la República. Para eso tendrá en cuenta los otros nombres que se manejen y la decisión de los viejos líderes frenteamplistas. Hace algunas semanas, José Mujica lo visitó en su despacho y le aseguró que él no estará en 2019.

Para el politólogo Zuasnabar, el FA está en una situación de "extraordinaria complejidad" en su interna, con algunas figuras políticas erosionadas, conflictos en varios sectores y renovación de liderazgos en otros, lo que dificulta dilucidar cómo se configurarán las elecciones nacionales de 2019.

De todos modos, recalcó que, mirado desde la opinión pública, "no hay dudas de que Daniel Martínez es una figura con una imagen muy fuerte como para que no sea tenido en cuenta en esa carrera. Se muestra como un candidato con potencial". Como argumento, señaló que a nivel departamental el intendente "demostró que puede traducir simpatías en votos".

De todos modos, esos augurios pueden revertirse tan rápido como los resultados de su gestión en la capital no sean percibidos por los votantes.

Si el primer año de la gestión fue para sembrar acuerdos y dar el puntapié inicial de sus proyectos, en 2017 tienen que empezar a mostrarse los resultados, al menos en las áreas más sensibles de la gestión departamental.

La llegada de 15 camiones recolectores y la promesa de una ciudad limpia, la reestructura del transporte que logre un servicio rápido y de calidad, una mejor circulación en el tránsito y obras de infraestructura y de vialidad que le cambien la cara a la capital son los principales temas que aún están en la agenda de gobierno, sin mostrar grandes avances, a pesar de que la administración tiene la certeza de que podrá sacar a relucir los logros en los próximos meses.

Los debes de la gestión y las promesas para 2017

Basura

Basura

El desborde de contenedores y los retrasos en la recolección de residuos estalló a fines de 2015 y, desde entonces, la Intendencia de Montevideo no ha podido normalizar la situación. Si bien la crisis inicial se estabilizó con planes de contingencia –con la contratación de empresas y la asistencia de militares–, la falta de camiones para vaciar todos los contenedores de la ciudad se mantiene hasta hoy. Siempre hay algún circuito que queda para atrás y debe esperar más que el resto con la basura en sus calles antes de que el camión vuelva a pasar. Martínez tiene la certeza de que los 15 camiones que se compraron por licitación estén disponibles a principios de 2017 y eso, según el intendente, terminará con la debilidad del sistema de limpieza.

Transporte

Transporte

Tiene problemas tanto en el sector colectivo de ómnibus como en el de taxis. La administración tiene comisiones internas que, en conjunto con los diferentes actores, estudian cómo mejorar los servicios. En el rubro ómnibus la comuna trabaja en la reestructura de la paramétrica que define el precio del boleto y las modificaciones en los recorridos para dar más agilidad y eficiencia al sistema. En el rubro taxis se aprobó una reglamentación para que a partir del próximo año solo puedan circular determinados tipos de vehículos, más espaciosos que varios de los que hoy operan. También queda que la Junta de Montevideo apruebe la regulación de las aplicaciones como Uber, EasyGo y Cabify, y luego ver cómo se amalgaman al sistema regulado.

Tránsito

Tránsito

Este año se implementó la primera etapa del Centro de Gestión de Movilidad, que consiste en el monitoreo del tránsito a partir de cámaras dispuestas en las principales arterias de la ciudad. Con el nuevo sistema los semáforos inteligentes quedaron sincronizados en función de las horas de circulación, aunque la primera evaluación de resultados se realizará a fines de este año. La IMM también tiene previsto empezar a aplicar multas a través de ese sistema y así intentar disminuir las infracciones. El proceso tuvo demoras aunque la administración asegura que antes de fin de año quedará operativo.

Obras

Obras

Luego de la aprobación del fideicomiso Fondo Capital, está previsto que el plan de obras empiece a concretarse en 2017. El primer proyecto que se implementará será la doble vía en avenida José Belloni. También están en lista de ejecución un pasaje subterráneo en avenida Italia, el ensanche de camino Cibils, la pavimentación de avenida San Martín y un centro de gestión ambiental. Además, se prevé que en el segundo semestre la IMM tenga a disposición US$ 100 millones para realizar obras de vialidad en el departamento, entre las cuales están como prioridad las avenidas Italia, Garibaldi y Luis Alberto de Herrera.


Populares de la sección