La importancia del desayuno en la adolescencia

Le contamos algunas razones por las cuales no es conveniente que su hijo salga de casa sin haber ingerido alimentos

El hábito del desayuno es importante en todas las etapas de la vida. Pero especialmente durante la niñez y la adolescencia, ya que trae los siguientes beneficios:

· Mejora el rendimiento escolar:

Un buen desayuno influye positivamente en el rendimiento físico e intelectual. Cuando no se desayuna bien, el adolescente puede presentar falta de energía, debilidad y menor capacidad de concentración y atención. La recomendación es, por lo tanto, realizar una comida que incluya todos los nutrientes de forma equilibrada y que sea baja en azúcares.

· Ayuda a controlar el peso corporal:

Los adolescentes que desayunan tienden a controlar mejor su peso corporal que aquellos que no lo hacen. Esto se atribuye al hecho de que la comida en la mañana despierta el metabolismo, permitiendo que los alimentos ingeridos durante el día sean más fácilmente metabolizados. Además, los adolescentes que desayunan tienden a consumir menos calorías a lo largo del día, a hacer mejores opciones de alimentos, y a ser más activos.

· Previene la deficiencia de hierro:

Un estudio demostró que los adolescentes que no desayunan tienen un mayor riesgo de sufrir una deficiencia de hierro, un mineral imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo. Dentro de estos, las niñas son más propensas que los varones.

·Contribuye a la construcción de la familia:

Un desayuno en familia es una buena oportunidad para los padres de acercarse a sus hijos adolescentes. Cualquier momento es bueno para aprovechar a conectar con ellos, dialogar y apoyarlos en esta etapa tan importante de sus vidas.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Ehow en español