La increíble peripecia del soplón de Wikileaks, que saldrá libre el miércoles

La exsoldado Chelsea Manning traspasó secretos, fue a la cárcel, se cambió de sexo, recibió el perdón de Obama y saldrá de prisión esta semana

La exsoldado Chelsea Manning, quien en 2010 filtró un número récord de documentos secretos a WikiLeaks mientras era analista de inteligencia militar, será liberada este miércoles 17 de mayo de la prisión militar estadounidense donde ha cumplido condena.

A su salida, Manning seguirá activa como soldado sin sueldo, y mantendrá beneficios tales como el acceso a servicios de salud, según dijo un portavoz de la Armada estadounidense.

La Armada se negó a difundir más detalles acerca de la liberación de Manning para preservar su privacidad, por lo cual no se sabe dónde cumplirá con su labor militar.

Manning fue sentenciada a 35 años de prisión tras ser condenada en 2013 por robar 750.000 páginas de documentos y vídeos antes de filtrarlos a WikiLeaks, una de las filtraciones más grandes y comprometedoras de información clasificada en Estados Unidos.

Sin embargo, en enero pasado, el entonces presidente Barack Obama conmutó la sentencia de Manning, antes de terminar su mandato, proporcionándole así una fecha de liberación mucho más temprana de lo esperado.

Tras recibir la conmuta, Manning expresó en su cuenta Twitter que "la libertad era solo un sueño, y difícil de imaginar", pero "ahora está aquí" y eso la "mantiene viva".

"Por primera vez, me veo un futuro como Chelsea. Me imagino sobrevivir y vivir en la piel de la persona que soy y que podré ser en el mundo exterior", declaró la mujer soldado, en un comunicado de su equipo de abogados defensores.

"De aquí en más, la libertad es algo que conoceré de nuevo con mis amigos y seres queridos, después de casi siete años de reclusión en soledad, con mi autonomía y mis cuidados impedidos, incluyendo cortes de pelo regularmente impuestos", agregó Manning.

En total, Manning, quien comenzó un proceso de cambio de sexo durante su estancia en la cárcel, habrá pasado casi cuatro años en la prisión militar de Fort Leavenworth (Kansas).

El año pasado, Manning hizo dos intentos de suicido y una huelga de hambre en la prisión militar de Fort Leavenworth (Kansas, centro), según sus allegados desesperada por los procedimientos disciplinarios a los que fue sometida.

Manning se declaró culpable durante su juicio y pidió perdón por la filtración de centenares de miles de documentos de las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, por lo que fue condenada a la mayor pena para una filtración a los medios de la historia estadounidense.

Pese a tener un rango muy bajo, Manning comenzó a recopilar información clasificada desde su puesto en Irak y a filtrarla a la web de WikiLeaks, que hasta la aportación del analista militar era una organización irrelevante.

Durante el juicio, quedó en evidencia que Manning era un veinteañero con problemas de identidad, que quedó escandalizado por la guerra y quiso provocar el cambio en la política estadounidense a través de las filtraciones.



Fuente: Basado en agencias

Populares de la sección