La inmunoterapia, uno de los retos del cáncer

Experto español opinó sobre el tratamiento previo a una reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica

Uno de los retos en la lucha contra el cáncer es conseguir que la inmunoterapia, o estimulación del sistema inmune, funcione como tratamiento adyuvante en la fase precoz de la enfermedad evitando así las recaídas, dijo el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín.

Por ahora, la mayoría de los fármacos inmunoterápicos se están probando en determinados tipos de cánceres en estado metastásico o localmente avanzados y como segunda línea de tratamiento, es decir, una vez aplicado el tratamiento convencional (quimioterapia o radioterapia).

Martín participará en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), entre el 3 y 7 de junio en Chicago (EEUU), donde se presentarán más de 5.200 estudios sobre el cáncer y participarán unos 3.000 expertos.

Los tratamientos con inmunoterapia serán, una vez más, los protagonistas, ya que se trata del avance más importante contra el cáncer en los últimos seis años. Esta terapia, que ya es una realidad para el melanoma, es eficaz en determinados cánceres ya extendidos a otros órganos (metástasis) o localmente avanzados, pero no en la fase precoz de la enfermedad.

"Por desgracia en la enfermedad metastásica, aunque en primera línea de tratamiento la inmunoterapia sea más eficaz, los pacientes fallecen", apuntó el especialista. Son enfermos que tienen que consumir muchos medicamentos y muy costosos "con el fin de aumentar la supervivencia, pero sin curación", señala Miguel Martín.

Por eso, apunta el experto, "un tratamiento que evita recaídas es lo más efectivo que hay porque cada recaída de un tumor hoy puede que cueste de 300.000 a medio millón de dólares". El presidente de SEOM reconoce que la industria farmacéutica invierte dinero y tiene derecho a recuperarlo aunque "la recuperación es excesiva y excesivamente rápida".

Es un problema incluso para los sistema de salud de los países más desarrollados, donde un tratamiento con inmunoterapia para el melanoma metastásico puede costar un millón de dólares al año, comenta el doctor.

La inmunoterapia es una vía de tratamiento que presenta fortalezas. En primer lugar, la combinación de diferentes fármacos inmunoterápicos ha resultado efectiva en algunos tumores, y en segundo lugar, un mismo fármaco puede servir para cánceres diferentes ya que no actúa directamente contra el tumor, sino indirectamente a través del sistema inmunitario.

En Chicago también se conocerán avances en terapias diana (que bloquean el crecimiento y diseminación del cáncer) y se discutirán nuevos enfoques en terapias convencionales (quimioterapia y radioterapia).


Fuente: EFE