La inocencia de Hollywood

Jacob Tremblay destacó en La habitación y ya es la nueva sensación del mundo del espectáculo
El hombre del momento en Hollywood tiene las señas particulares de las grandes estrellas. Posee mucho carisma, las cámaras y el público lo adoran y es la estrella de cada evento al que asiste. Su último papel ha sido aclamado por la crítica y la gente a partes iguales y prácticamente nadie puede resistirse a sus encantos. Lo más destacable de todo, sin embargo, Jacob Tremblay tiene apenas nueve años.

Su primer gran papel en el cine lo catapultó a la fama inmediatamente. La habitación no fue su primera película, pero su actuación como Jack, el hijo del personaje de Brie Larson, dejó a los críticos y espectadores rendidos ante sus pequeños pies. Tremblay logró investir a su personaje de un realismo difícil de conseguir debido al contexto de la historia, sin perder el toque de inocencia propio de su edad y con recursos actorales muy destacables.

La habitación consiguió cuatro nominaciones a los Premios Oscars, entre ellos la de Mejor Película y Mejor actriz para Brie Larson, premio que finalmente ganó. Sin embargo, Jacob Tremblay no logró que su actuación obtuviera una nominación pese a que fue resaltada por críticos y colegas por igual.

La edad de la inocencia

Más allá de su actuación en la película, otra de las causas por las que Jacob ha conquistado los corazones de la gente es por la forma en que se comporta durante las entrega de premios y eventos similares. Sus participaciones en programas como el de Ellen Degeneres también han generado que se haya convertido en la nueva sensación de Hollywood.

La naturalidad propia de su infancia genera que sus salidas e intervenciones resulten muy divertidas e inocentes. Un ejemplo de ello sucedió cuando subió al escenario a recibir el premio a Mejor actor juvenil en la gala de los Critics' Choice Awards. "Esto es genial. Es el mejor día de mi vida. Quiero darles las gracias por votar por mí, porque debe ser realmente difícil con todos los buenos actores que hay aquí" declaraba Tremblay con una gran sonrisa en el rostro. Luego remataría su discurso con una referencia a una de sus pasiones más grandes, Star Wars: "Sé justo donde pondré este premio: en mi repisa al lado de mi Halcón Milenario".

Además, en esa ceremonia celebró su premio con un baile al ritmo de Uptown Funk, de Mark Ronson y Bruno Mars que terminó por convertirlo en la estrella de la noche.

Jacob aprovecha cada minuto de las ceremonias para tomarse fotos con sus ídolos del cine e intercambiar palabras con ellos, algo que queda en evidencia en sus redes sociales, de las que es un activo usuario.

Su modo de vestir también es algo que llama la atención, ya que cada vez que Jacob se presenta al público luce como una persona mayor. Esta mezcla de actiud inocente e infantil y el aire adulto que le da su vestimenta lo convierten en el blanco predilecto de todas las cámaras y miradas.

Todo parece indicar que el futuro de Jacob Tremblay es realmente prometedor. Por lo visto hasta ahora el niño tiene condiciones como para convertirse en un actor de categoría y labrar una buena carrera en el mundo del cine.

Por lo pronto, para 2016 tiene pendiente cuatro películas (Shut in, Before i wake, Burn your maps y The book of Henry) y una participación especial en televisión, en la serie Last man on earth.

El tiempo dirá si logra evitar el destino de otros actores que alcanzaron la fama muy tempranamente y luego cayeron al ostracismo, pero algo es seguro y es que en este momento, Jacob Tremblay es el hombre de Hollywood.

Populares de la sección

Acerca del autor