La inteligencia artificial también afectará a los puestos más calificados

Abogados, médicos, reclutadores y expertos en finanzas también podrán ser sustituidos por robots

Los operarios de fábricas, carteros o teleoperadores suelen ser algunos de los puestos que figuran en las listas de las profesiones que serán sustituidas por las máquinas. Sin embargo, la tecnología no sólo afecta a estas actividades menos cualificadas en las que se llevan a cabo tareas rutinarias, sino que también está modificando los empleos más especializados. En este nuevo panorama, médicos, abogados o asesores financieros no se pueden confiar.

Lea también. Tecnología versus empleo: ¿Uruguay está preparado?

Según Valentín Bote, director de la consultora española Randstad Research, para saber cómo va a afectar la tecnología a un puesto hay que analizar si cuenta con actividades fácilmente reemplazables, independientemente del grado de cualificación de la posición. Según una investigación publicada en Harvard Business Review no hay profesiones inmunes al desplazamiento que provoca la tecnología.

Medicina

Se espera que la tecnología impacte de forma transversal en el ámbito de la medicina y cambie la forma de actuar de los distintos especialistas: desde el médico de cabecera hasta los cirujanos. "Ya hay algoritmos que elaboran diagnósticos de las enfermedades más comunes. Es una tarea repetitiva y en este caso la máquina puede ser más rápida que el profesional y esto cambia la forma de tratar al paciente", comenta Bote. Pero, sin duda, una de las grandes revoluciones de este sector la está protagonizando el robot Da Vinci, uno de los autómatas más populares que se emplean en los quirófanos.

Realiza intervenciones de forma menos invasiva y, como consecuencia, las recuperaciones son más rápidas. Ya se utiliza en 24 hospitales españoles, "el médico no desaparece, pero sí afecta a los profesionales de su alrededor, ya que no se necesita que tanta gente intervenga en la operación", explica Silvia Leal, asesora de la Comisión Europea y directora académica en IE Business School. La experta también menciona el sistema de inteligencia artificial Watson, de IBM, que se utilizará para acompañar a los doctores a la hora de diagnosticar patologías y poner el tratamiento adecuado.

Servicios financieros

La inteligencia artificial no tiene límites. ¿Te imaginas poder pagar tus pedidos desde WhatsApp o Telegram y que al mismo tiempo asistentes artificiales te informen de las últimas ofertas y nuevos productos? Esta posibilidad ya está más cerca de lo que parece, ya que una de las últimas novedades es que estas operaciones se realicen a través de redes sociales o servicios de mensajería. Es el caso de la propuesta de MasterCard, que a final de año lanzará una plataforma global de pago y que se podrá integrar con las apps del smartphone.

Las entidades bancarias también están renovando sus puestos. Ahora los clientes pueden emplear herramientas que les ayudan a decidir dónde deben invertir, ya que analizan su situación y el nivel de riesgo que pueden asumir. Los robots Betterment o Wealthfront son algunos de los más populares y que ya pueden emplear los particulares para gestionar sus inversiones. Los asesores financieros tendrán que aprender a usar este tipo de tecnologías para mejorar así sus servicios de atención.

Abogados

Cada vez se van a emplear más tecnologías que estudian las sentencias, enumeran la frecuencia en la que se repiten las palabras clave y analizan los diferentes casos. Ya está sucediendo en los países en los que la jurisprudencia tiene un peso importante, como sucede en el mundo anglosajón. En definitiva, ya no harán falta aquellos perfiles de abogados que se dedican a analizar las sentencias para establecer conclusiones y elaborar su defensa."Los juicios se prepararán con inteligencia artificial", manifiesta Leal, quien hace referencia al abogado y profesor de la Universidad de Oxford Richard Susskind.

El experto considera que la implantación de las tecnologías de la información es uno de los principales motores del cambio del sector de la abogacía. Indica que junto con la inteligencia artificial, las nuevas formas de gestionar la información y la tendencia de "hacer más por menos" (debido a la reducción de los gastos por asuntos legales que están dispuestos a asumir los usuarios), ha obligado a los abogados a identificar dónde pueden aportar valor y para qué tipos de problemas van a ser necesarios siempre.

Reclutadores

Las máquinas ya se han introducido sigilosamente en las primeras etapas de la contratación, a través de pruebas psicométricas, que sirven para comparar características psicológicas de dos o más candidatos, y el análisis de datos. De esta forma logran reducir el número de currículos apilados, descartando aquellos perfiles menos aptos para un puesto.

Algunas empresas están llevando las máquinas a fases posteriores. HireVue, con sede en Utah, por ejemplo, utiliza los algoritmos para valorar los datos recogidos de las aplicaciones de vídeos enviados por los candidatos a un puesto.

Entelo, una firma de software de selección de personal de San Francisco, utiliza los ordenadores para recoger grandes volúmenes de información disponible sobre los candidatos que postulan para empresas como Facebook, UPS y Sony.

Otro ejemplo es Matlda, un robot de 30 centímetros de alto diseñado para seleccionar a los mejores candidatos para un puesto. Lo que le diferencia de sus equivalentes humanos es su capacidad para tomar decisiones libres de prejuicios, afirma el profesor Rajiv Khosla, director del Centro de Investigación de Informática, Comunicación e Innovación Industrial de la Universidad La Trobe, en Australia, y responsable de su creación.


Fuente: Expansión / Ripe

Populares de la sección