La intimidad de Jagger en Barrio Sur: "Estaba fascinado"

El cantante de los Rolling Stones disfrutó de una noche de candombe, se llevó discos y contactos de músicos
En la noche anterior a su presentación en el estadio Centenario con los Rolling Stones, Mick Jagger visitó la casa del percusionista Fernando "Lobo" Núñez, quien se encontraba festejando su cumpleaños, acompañado por Rubén Rada y sus hijos, Francisco Fattoruso, y otros músicos.

Pablo Rodríguez, conocido por sus imitaciones a deportistas uruguayos y relatores, fue otro de los invitados que se encontraba en la casa de Núñez en el Barrio Sur. Rodríguez cuenta que la visita de Jagger se coordinó a través de los Fattoruso, quienes habían sido contactados por la producción de la banda, ante el pedido del cantante de escuchar candombe.

El primero en llegar fue Bernard Fowler, uno de los coristas de los Rolling Stones, y pocos minutos después, en una camioneta llegó Jagger. Fue recibido con música, mientras que Rubén Rada le regaló algunos e sus discos.

"Estaba fascinado. Filmó todo", cuenta Rodríguez, quien afirma que al inglés le llamó la atención la habilidad con el repique de Camilo, uno de los nietos del "Lobo", de 10 años. Jagger también filmó y fotografío el taller donde Núñez fabrica tambores, lugar que le mostró al frontman de los Stones.

Rodríguez dice que la producción de la banda se llevó los contactos de algunos músicos presentes, por lo que no se descarta una posible invitación para el show de hoy.

Uno de los momentos curiosos de la estadía de una hora y media de Jagger en el Barrio Sur fue cuando el visitante pidió agua, y no había una botella de la que ofrecerle. Mick Jagger terminó tomando agua de la canilla con hielo, aunque para él no fue ningún problema.

"Parecía que estaba en el fondo de la casa. Filmaba, bailaba, se reía, pedía que tocaran de nuevo", asegura Rodríguez, y cuenta que Jagger se sumó como uno más al canto de Feliz cumpleaños, y entonó junto a Rubén Rada una versión candombera de Satisfaction. Para comunicarse, se valía de la ayuda de uno de los integrantes de su seguridad, un hijo de argentinos que ofició de traductor improvisado.

Embed

Cuando se iba se encontró con algunos vecinos, que enterados de la ilustre visita fueron hasta la puerta de la casa de Núñez. Lo fotografiaron, él saludo y se fue en otra camioneta, rumbo al hotel Sofitel.



Populares de la sección