La Justicia allanó campo que alemán tenía en Lavalleja

Juez de Atlántida interroga testigos por caso Wollensak

A pedido de su colega de Atlántida, Marcos Seijas, una jueza de Lavalleja habilitó el allanamiento de un predio ubicado en la zona de Solís de Mataojo que perteneció a Arno Wollensak, el ciudadano alemán cuyo cadáver fue encontrado el domingo pasado en la playa de La Floresta maniatado con precintos en sus pies y sus manos y con una bolsa en su cabeza.

El allanamiento, que fue llevado a cabo por personal de la Prefectura y de la Policía, no arrojó resultado ya que se encontró un "campo vacío", indicó a El Observador el juez Seijas.

También ayer, el magistrado interrogó a dos escribanos que estaban realizando los trámites para que los bienes de Wollensak en Uruguay fueran registrados con su nombre real, ya que habían sido comprados con una identidad falsa que obtuvo en Surinam y con la que incluso había obtenido la documentación y la residencia en Uruguay.

El ciudadano alemán era líder de la secta "Lichtoase", que significa "oásis de luz". Wollensak. de 61 años, era buscado a nivel internacional porque en su condición de ese grupo fue denunciado por una caso de abuso sexual por una adolescente que entonces tenía 13 años de edad.

Wollensak ingresó a Uruguay en 2007 con la identidad falsa que motivó que el año pasado fuera procesado junto a su pareja, causa por la que ambos estuvieron presos tres meses. Hasta ser asesinado, el hombre vivía en una chacra sobre el río Santa Lucía, a metros del parador Máximo Tajes y a 11 kilómetros de Los Cerrillos.

La pareja de Wollensak (también alemana) y otra mujer extranajera que, según un testimonio que recabó el juez Seijas el martes, es la madre de la adolescente que lo denunció. Se desconoce el paradero de las dos mujeres y el magistrado emitió una orden de captura a nivel local.

Hoy el juez Seijas interrogará a varios testigos en busca de algún indicio que sea de utilidad para esclarecer el homicidio.


Populares de la sección