La Justicia va por Cristina K

El fiscal argentino Guillermo Marijuán imputó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al exministro Julio De Vido en una investigación por lavado de dinero
El fiscal Guillermo Marijuán imputó a la expresidenta de Argentina Cristina Kirchner en una investigación por lavado de dinero.

La decisión la tomó luego que ayer el financista Leonardo Fariña –preso desde hace dos años por lo que se conoce como "la Ruta el dinero K"– declaró ante la Justicia durante más de 11 horas.

En su testimonio, Fariña, involucró al ex matrimonio presidencial algo que ocurre por primera vez en la investigación.

Además de la exmandataria, también fue imputado el exministro de Planificación del gobierno kirchnerista, Julio De Vido y el financista Ernesto Clarens (socio del Lázaro Báez, empresario preso, cercano a los Kirchner), informó el diario Clarín.

Leonardo Fariña declaró ante el fiscal Marijuán y el juez, Sebastián Casanello, quien decidió restablecer el secreto de sumario en plena indagatoria.

Según trascendió, Fariña, conocido como el exvalijero, detalló reuniones que mantuvo con Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, tras lo cual el fiscal la convocó.

Mientras Fariña declaraba, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PAS) realizó ayer por la tarde un allanamiento en oficinas de Puerto Madero por orden del juez Sebastián Casanello. Allí están las oficinas de la financiera SGI conocida como La Rosadita, cuya operativa también está bajo la lupa judicial.

Además, Gendarmería realizó allanamientos en las provincias de Santa Cruz y Chaco –donde los Kirchner tienen inversiones– todo en el marco de la investigación de la Ruta del dinero K.

En abril de 2013, el periodista Jorge Lanata en su programa Periodismo para Todos, reveló que el empresario Lázaro Báez, amigo de Cristina y de Néstor Kirchner, sacó del país € 55 millones y los transfirió al exterior por fuera del sistema legal.

La investigación señalaba que la ruta del dinero empezaba en Río Gallegos, hacía escala en Buenos Aires y seguía su rumbo hacia cuentas en Suiza de empresas radicadas en paraísos fiscales, como en Belice.

Según el relato, el transporte de parte del dinero se hacía en efectivo, en billetes de € 500, que se transportaban en vuelos nocturnos privados desde Santa Cruz y también se hacían escalas en Uruguay.

A partir de este primer programa, el juez argentino Sebastián Casanello inició una investigación judicial.

Fariña, financista y exesposo de la modelo argentina Karina Jelinek, fue quien, a través de una cámara oculta del programa periodístico contó la operativa que se realizaba para lavar dinero junto con allegados a los Kirchner.

Delató cómo funcionaba la organización y también mencionó la compra del campo El Entrevero, en Maldonado.

Esa compra de US$ 14 millones es investigada por la Justicia uruguaya.

Desde el año pasado, el financista se encuentra detenido por evasión de impuestos y el viernes declaró ante la Justicia bajo la figura del "arrepentido", que implica dar información para luego tener beneficios para disminuir la condena.

Lázaro Báez


En Argentina, la figura de la imputación significa que la persona empezará a ser formalmente investigada por la Justicia.

Eso no implica que esté acusada, aunque a medida que la investigación avanza sí puede derivar en una acusación. Con la investigación la Justicia podrá determinar si la expresidenta tiene algún tipo de responsabilidad penal en la causa.

Otros casos

Cristina Fernández de Kirchner tiene una situación judicial complicada y no sólo por la "ruta del dinero K".

La expresidente también deberá enfrentar a la Justicia por la venta de "dólar futuro", operativa que llevó al Banco Central de Argentina a perder millones de dólares.

El juez Claudio Bonadio también convocó al ex ministro de Economía, Axel Kicillof, y al ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli.

Además, la exmandataria es investigada por presunto lavado de activos vinculado a hoteles de su propiedad –el caso se conoce como Hotesur– en maniobras en las que también se vincula a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López.

Ellos, al parecer, alquilaron por sumas millonarias las habitaciones de hoteles de la familia Kirchner sin ocuparlas.

Esa maniobra, dijo la diputada Margarita Stolbizer, está "íntimamente relacionada con las maniobras de la financiera "la Rosadita".

La otra investigación judicial refiere a Los Sauces SA, una sociedad de la familia Kirchner utilizada en operaciones inmobiliarias con Austral Construcciones, que es la empresa de Lázaro Báez.

El diario La Nación informó ayer que Los Sauces SA presentó contradicciones entre lo que declaró a la AFIP y en el Registro de la Propiedad Inmueble.

En esa denuncia también trabajó la diputada Stolbizer.

Cristina se enteró en El Calafate

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió la noticia de su imputación judicial en su mansión de El Calafate. Había llegado el viernes de tarde con una custodia distribuida en tres camionetas, según informó el diario Clarín.

Afuera de la casa, la custodia se ubicó en la puerta principal para prohibir que los turistas y pobladores se detengan frente a la residencia.

Tampoco se podía circular en bicicleta como le dijeron a turistas. Una camioneta con guardias recorría ayer la manzana con frecuencia y dos custodias vigilan la tranquera de ingreso.

Cristina Fernández de Kirchner viajará el miércoles a Buenos Aires para declarar en la causa por el dólar futuro. Para ese día la militancia kirchnerista prepara una movilización de apoyo.

Uruguay investiga

En Uruguay, la jueza Adriana de los Santos investiga las derivaciones del caso argentino desde 2013, buscando determinar si la compra del campo El Entrevero, en el departamento de Maldonado por US$ 14 millones, se trató de una operación para lavar dinero o no.

Del avance de la investigación en Argentina depende también lo que pueda determinarse en Uruguay.

Maximiliano Acosta, socio de Fariña, asumió ante la Justicia argentina haber participado de la operación de compra del campo El Entrevero.

El inmueble está a nombre de Jumey, una sociedad anónima presidida por Daniel Pérez Gadin, contador del empresario kirchnerista Lázaro Báez, quien fue detenido como presunto líder de la red de lavado asociada a la familia Kirchner.

Acosta fue testigo de la boda de Fariña con la modelo argentina Karina Jelinek.

(El Cronista y El Observador).


Populares de la sección