La libertad desnuda: polémica por pintura de Mujica y Topolansky

Un retrato de los líderes del MPP genera debate entre artistas y juristas

Un lienzo de un metro de altura con una pintura del expresidente José Mujica y de la senadora Lucía Topolansky desnudos y representando la imagen bíblica de Adán y Eva, causó debate sobre la libertad de expresión y el derecho a la imagen. La obra, denominada "Génesis Uruguay", del pintor Julio de Sosa, estaba en exhibición en el local de la artista y galerista Diana Saravia, en Carlos Quijano y San José, en el centro de Montevideo.

El martes, una persona que vio la pintura la consideró agraviante y dio aviso a la Policía. La jueza penal de turno, Blanca Rieiro, instruyó a los efectivos que concurrieran a la galería de arte para obtener información sobre el cuadro y en qué condición se encontraba allí.

"En virtud de la denucnia policial, la responsable del local retiró la obra voluntariamente. No existió una actuación judicial", dijo a El Observador el vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, que indicó que en función de ello "si quiere podría colgar nuevamente el cuadro".

Diana Saravia, dueña de la galería de arte que lleva su nombre, escribió en su Facebook que el episodio implicó "un panorama negro para un día negro" y señaló que decidió retirar la obra que retrata a las dos principales líderes del MPP por "delicadeza".

"Es necesario apoyo a la expresión artística, es necesario ser libre para expresarlo, el arte es libre y creo que no esta bien condenarlo", alertó Saravia. "Nadie mediante una disciplina artística piensa en herir o molestar a alguien, lo que hacemos es por amor al arte y amamos hacerlo", agregó la galerista y afirmó que cuando vio la pintura consideró que tiene una "cuota de humor".

Topolansky, en cambio, tiene una visión distinta. Al ser consultada ayer por El Observador, la senadora dijo: "Es una pajería todo eso. Un tipo que pintó un cuadro nos pintó en bolas, por exhibicionismo. Nosotros pusimos la cosa en manos de un abogado para que vea qué se puede hacer".

"Si a vos te pintan con tu pareja en bolas, sin consultarte y te ponen en una vidriera, ¿qué hacés? ¿Por qué no lo pintaron a (el expresidente Luis Alberto) Lacalle con (su esposa) Julia Pou? Cuando se meten con ese nivel no quiero ni hacer declaraciones", agregó la senadora del MPP.

Más calmo, Mujica se refirió brevemente el tema en una nota con Telenoche: "Tienen derecho a ganarse unos pesos, pero creo que las cosas tienen un límite".

La visión jurídica

Lo ocurrido con el cuadro que retrató a Mujica y Topolansky confronta derechos de una parte y otra: por el lado del artista la libertd de expresión y la libertad de creación, y de la vereda de las personas retratadas, el derecho al honor el uso de su imagen.

El abogado y profesor de derecho penal Diego Camaño dijo a El Observador que "las manifestaciones artísticas o humorísticas nunca pueden constituir el delito de difamación". Y eso "está clarísimo" en el artículo 4º de la ley 18.515 (aprobada en junio de 2009) que modificó el artículo 336 del Código Pena, indicó.

"No hay ninguna razón para establecer un mecanismo de censura de parte de la autoridad policial. Y yo creo que ni un juez podría decidir retirar el cuadro, dado que además se puede interpretar que son figuras públicas", sostuvo Camaño.

Desde el punto de vista civil, el abogado experto en propiedad intelectual Luis Fernando Iglesias explicó a El Observador que "ni del derecho a la imagen es absoluto ni el derecho del autor es absoluto". De todos modos, expresó sus reparos sobre la suerte que podría tener un eventual reclamo contra el autor de la obra, que podría ampararse en lo que prevé el artículo 21 de la ley de derechos de autor que establece "la libre publicación del retrato" cuando tenga determinados fines, como por ejemplo, "culturales".

Sin embargo, la abogada Natalia Paladino, experta en propiedad intelectual y socia del estudio Cervieri, Monsuárez & Asociados, aseguró —partiendo de la base de que Topolansky dijo que no autorizaron la pintura— que se trata de una obra "que viola el derecho a la imagen, entonces sería un objeto ilícito y si está vulnerando la imagen, el honor o la repeutación, es delictivo".

Paladino dijo a El Observador que las personas públicas como Mujica y Topolansky "son más vulnerables" a situaciones de este tipo pero señaló que, a su juicio, en principio se trata de una reproducción de la figura incluida "en una obra de arte no autorizada". La abogada indicó además que en esta pintura las personas retratadas están "fuera de contexto".


Populares de la sección