La llave de Azucarlito para abrirse al mercado industrial

La compañía comenzará a producir azúcar líquido con la mira puesta en la industria de la bebida, los panificados y los dulces, y así hacer frente a la caída de la venta del azúcar doméstico
Innovamos por necesidad" dijo el director general de Azucarlito, Miguel Fraschini, sobre los planes de la compañía que dirige para producir azúcar líquido, un producto con el que busca ingresar al mercado de la industria alimenticia, en tiempos en que la demanda del azúcar en el mercado doméstico –su negocio principal– cae a tasas de entre 4% y 5% anual. "En los negocios, como en la vida, es difícil cambiar cuando se está cómodo; pero Azucarlito está incómodo", explicó a Café & Negocios.

El escenario es desalentador. Los consumidores compran menos azúcar porque las familias cocinan menos. "Las elaboraciones de dulces y tortas ya no las hace nadie en la casa. La gente compra helado, budines, y cada vez menos se sirve torta de la abuela", cuenta Fraschini.

¿Y los edulcorantes? Para Fraschini no explican la caída de las ventas: "Por más dietas que haya, el consumo per cápita de azúcar en Uruguay –del entorno de 35 kilos por año– no ha caído"; lo que cambió es que ahora el azúcar se consume en productos industrializados.

Según datos del LATU, en 2010 la industria utilizó 51.431 toneladas de azúcar, mientras que en 2015 usó 66.223. De este aumento no se benefician las empresas locales, ya que el azúcar para uso industrial se importa a través de un régimen especial, que habilita a las empresas a traer esa materia prima sin aranceles, siempre que se destine para la elaboración de algún producto.

La solución que llegó de afuera

Después de varios años sin invertir en nueva tecnología para la empresa, producto de la "incertidumbre sobre el futuro", según Fraschini, se contrató una consultoría para explorar alternativas para hacer viable a la compañía. Allí surgió la idea de producir azúcar líquido invertido, un producto que utilizan la industria de la bebida, panificados y de dulces. Esta iniciativa se dio a conocer la semana pasada en la conferencia sobre innovación empresarial organizada por Pronto! y el CIEL.

A diferencia de otros endulzantes de origen químico, el azúcar liquido es simplemente azúcar que se disuelve y luego se le aplica un proceso de hidrólisis que permite que el producto quede en un estadio líquido espeso y sin necesidad de aplicar altas temperaturas para mantenerse así.

Si bien Azucarlito ya elaboró muestras para presentar a los industriales, estima que recién el próximo año comenzará la producción y comercialización de este producto, una vez que esté instalada una planta piloto ubicada en el departamento de Paysandú.

Un nuevo proveedor

Fraschini explicó que las industrias a las que se apunta son aquellas que ya utilicen endulzantes líquidos, de forma que no necesiten hacen ninguna modificación en su proceso productivo para adoptar esta materia prima.

Actualmente, muchas de esas compañías utilizan jarabe de maíz de alta fructosa, un producto que endulza hasta un 75% más que el azúcar y es más barato. Sin embargo, las multinacionales se ven obligadas a dejar de utilizarlo debido a que estudios de la Universidad de California de Estados Unidos, y Oxford de Reino Unido, la han relacionado con la creciente cantidad de casos de diabetes tipo 2 en países donde su consumo es mayor, independientemente del consumo de azúcar. Para Fraschini, esto supone una oportunidad para Azucarlito, ya que las empresas deberán cambiar de proveedor en los próximos años, y las únicas que pueden proveer de azúcar líquido en la región están en el norte de Brasil.

En Uruguay, la industria utiliza más de 10 mil toneladas de jarabe de maíz al año, aunque Fraschini dijo que el objetivo no es solo producir para el mercado local, sino también para Argentina. En este país existe un proyecto de ley que pretende limitar el uso de jarabe de maíz de alta fructosa en la elaboración de alimentos (marcando un máximo de 15% sobre el total de azúcares añadidas).
Para Azucarlito, que en los últimos 10 años pasó de vender 35 mil toneladas de azúcar anuales a 26 mil, esta estrategia no significará descuidar el mercado doméstico, aseguró Fraschini.

Apostar a la academia

Azucarlito recibió financiación de la Agencia de Innovación e Investigación (ANII) para la contratación de una consultoría que ayude a desarrollar la tecnología para producir azúcar líquido invertido. Además, la Universidad Tecnológica y la Regional Norte de la UdelaR aportaron científicos e infraestructura para la investigación.

Populares de la sección

Acerca del autor