La madre Teresa de Calcuta será mañana la santa de la misericordia

Será la primera Premio Nobel en subir a los altares de las Iglesia católica
Todo está preparado en la Plaza de San Pedro para que la madre Teresa sea mañana proclamada santa, en la ceremonia más importante del Jubileo instituido por el papa Francisco para recordar la necesidad de Misericordia, la que buscaba transmitir la religiosa por las calles de Calcuta.

La ceremonia de canonización de mañana domingo será el evento más importante y con mayor simbolismo de este Año Santo y combinará la tradición del rito, con sus fórmulas en latín, con las más altas tecnologías y despliegue de medios para la transmisión del evento por el Centro Televisivo Vaticano.

La canonización de la Madre Teresa, que será la primera Premio Nobel en subir a los altares de las Iglesia católica, se ha preparado en el Vaticano con las misas en diferentes idiomas celebradas ayer en la basílica de Santa Anastasia en Roma, donde fieles han podido venerar la reliquia de la beata que mañana será trasladada al altar de San Pedro durante la ceremonia.
Además hoy, el papa Francisco celebró una audiencia con los operarios y voluntarios de la misericordia en la Plaza de San Pedro y recordó la importancia de esta canonización al invitar a imitar el ejemplo de madre Teresa de Calcuta "para aliviar el sufrimiento del mundo".

"Mañana, tendremos la alegría de ver a madre Teresa proclamada santa. Este testimonio de misericordia de nuestro tiempo se añade a la innumerable lista de hombres y mujeres que han hecho visible con su santidad el amor de Cristo", recordó el pontífice.

Y entonces pidió a los fieles imitar su ejemplo, y pedir "ser instrumentos humildes en las manos de Dios para aliviar el sufrimiento del mundo, y dar la alegría y la esperanza de la resurrección".

La madre Teresa de Calcuta con su labor de ayuda a los más pobres y desfavorecidos en las calles de Calcuta, pero también en todo el mundo con sus centros de las Hermanas de la Caridad, es para la Iglesia católica el símbolo de lo que debe ser la misericordia sobre la que Francisco ha querido poner hincapié en este Año Santo.

El Vaticano no quiso dar estimaciones de las personas que asistirán mañana, pero informó de que se han entregado 100.000 entradas y que se espera que los fieles también se concentren en la Vía de la Conciliazione y en las calles aledañas.
Para este acto se han acreditado 600 periodistas del todo el mundo y 125 televisiones conectarán en directo con la señal del Centro Televisivo Vaticano, que transmitirá en alta definición.

Se ha organizado además un plan de seguridad por lo que la zona de San Pedro, donde ya se ha cortado el tráfico desde hace meses, será dividida en tres áreas de control en círculos concéntricos y con la presencia de cerca 3.000 agentes de las fuerzas de seguridad, entre otras medidas.

En el Año Santo, que comenzó el pasado 8 de diciembre y terminará en 20 de noviembre, se han celebrado numerosos actos, pero se han desarrollado de una manera discreta, como el pontífice deseaba, y sólo la canonización de la madre Teresa será el acto que congregará además de a los fieles a representantes de decenas de Estados.

La delegación oficial española estará compuesta por la reina Sofía, la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y el secretario de Estado para la Unión Europea, Fernando Eguidazu.

También viajará hasta Roma la primera dama de Panamá, Lorena Castillo de Varela, y habrá una representación de Honduras con el ministro de la presidencia, Reinaldo Sánchez Rivera.

En los aledaños del Vaticano se puede ver pasear desde hace algunos días a las Misioneras de la Caridad, con sus saris blancos y ribetes azules, llegadas desde las 758 casas fundadas por todo el mundo para ayudar a los más necesitados.

Populares de la sección