La mar, cebicheria peruana en Buenos Aires

El placer de poder tener, tan cerquita, al otro lado del rio, otro de los éxitos de Gastón Aucurio

Está ubicado en un edificio de estilo, con un gran patio exterior que recibe a los comensales e invita a sentarse afuera, incluso en una noche fría, protegidos por estufas tipo “paragüitas”. El ambiente es descontracturado e informal, uno se siente a cómodo enseguida.

Había llamado el día anterior para hacer una reserva y me desanimaron con la respuesta: ¡no tenían mesa disponible hasta unos diez días adelante!

Decidimos igualmente probar la teoría que cuando uno se apersona, siempre termina apareciendo un lugar como por arte de magia.

Debo decir que llegamos temprano y estaba prácticamente vacío. Abordamos a la recepcionista con toda simpatía y rogamos por un lugarcito en algún lado. Nos hicieron un huequito en la barra de adentro, apretando un poco los lugares y agregando una silla extra. ¡Bingo!

Ya instalados y felices por el logro, nos pedimos un pisco, por supuesto. ¡Qué rico estaba! Lo saboreamos acompañado por unos chips de vegetales con dos salsitas diferentes, una picantona y otra con maní que nos trajo el mozo en reemplazo de la clásica panera.

La carta es súper extensa y tiene muchas de las opciones clásicas de la cocina peruana, que de poco se van haciendo más conocidas en el Río de la Plata.

Obviamente no podíamos dejar de pedir un cebiche: optamos por el tradicional con leche de tigre, que viene justamente con una cuchara para tomar el juguito que queda en el bowl. Una delicia.

Más jugado en sabores, pedimos también un tiradito Nikkei, de salmón con miel y maracuyá, que estaba verdaderamente espectacular. Incluso terminé pasando pedacitos del cebiche por la salsita dulzona del Nikkei.

Los platos son bastante generosos, pero todavía teníamos ganas de probar algo más y elegimos, para salir un poco de los crudos, los chicharrones de chipirón.
Estaban muy ricos, sequitos y crocantes con dos salsitas, una estilo mayonesa y otra agridulce. Igual, la porción me pareció demasiado grande, al estar bajo el título de “piqueos al estilo limeño”, en mi cabeza, me iba a encontrar con una porción menor.

Ya a esta altura el restaurant estaba repleto y el movimiento del personal era acelerado.
Cerramos la noche con un rico café y nos largamos a caminar por la noche porteña, disfrutando del viento fresco en la cara, luego de tal banquete.

Arévalo 2024
Buenos Aires, Argentina
www.lamarcebicheria.com.ar
(005411) 4776 5543

1cebiche, 1 tiradito, 1 chicharrón, 2 pisco, 1 agua, 2 café
$ 676 más propina
No cobran cubierto
A cambio oficial U$S 76. A cambio “Blue” U$S 56.

Recomiendo mirar la web de la mar en Lima, que incluye un diccionario gastronómico. Me pareció súper útil y un detalle divertido que descubrí más tarde mientras escribía esta nota.


Comentarios

Acerca del autor