La nueva apuesta del humor online uruguayo

Ali Sócrates es una nueva serie uruguaya de humor, realizada con financiamiento colectivo y disponible de forma gratuita online

Por Matías Castro, especial para El Observador

Quien googlee la expresión "Alí Socrates" se encontrará con el sitio web de un gimnasio montevideano, que no se distingue precisamente por ser glamoroso, pero que se parece al de cualquier barrio.

Indagando un poco en ese sitio, entre las presentaciones del staff de docentes y algunos socios, encontrará un video, el episodio piloto de una serie del mismo nombre. Esto es porque Alí Socrates es, en realidad, una comedia uruguaya que tendrá nueve capítulos, y que está a cargo de parte del equipo que hizo la película Kamikaze.

"Uno de los disparadores de esta serie apareció cuando le dije (a Gonzalo Durante, coprotagonista y colibretisa) que la patada de Jean Claude Van Damme era la más letal delmundo. Él me dijo que no servía para nada, a lo que lo desafié a que él no la podía hacer. Pero como podía hacerla, la metimos en la serie" dice Sebastián Pérez Pérez, director de esta y de Kamikaze.

Ambos protagonizan y escriben Alí Sócrates, aunque vienen de mundos muy diferentes. La serie trata sobre dos amigos que sueñan con hacer una película y que al mismo tiempo manejan un gimnasio repleto de personajes extraños y atípicos para el ambiente de los fierros.

El episodio piloto dura quince minutos y es todo un hallazgo de humor, ritmo e ideas que prometen desarrollarse en los capítulos siguientes.

Lo que filmaron hasta ahora fue financiado por ellos mismos, pero ya inauguraron su propio crowdfunding, que tuvo un comienzo auspicioso porque en la primera semana sumó unos US$ 1500.

"El fondo del Icau puede ser de unos US$ 100.000, que si te ponés a pensar es un montón de plata porque equivale al precio de una casa. Pero por otro lado pienso que si diez mil personas, en un país de tres millones, te ponen trescientos pesos, llegás también a esos US$ 100.000", dice Pérez Pérez.

Ellos, al igual que muchos otros productores, no descartan los fondos estatales, pero optan por buscar formas alternativas para financiarse. El hecho de que la serie tenga nueve capítulos tiene que ver con que hasta el año pasado el Instituto de Cine financiaba series de esa extensión; pero este año cerró esa categoría.


Alí Sócrates

Entre karatecas y robots

Pérez Pérez y Durante se conocieron hace algunos años, a raíz de la publicación en You Tube de un corto llamado Rinca-A, que era un homenaje humorístico y breve a las series tokusatsu, que son las japonesas de robots y héroes gigantes.

Primero se contactaron a través de los comentarios bajo el video, luego a través de Facebook y finalmente se conocieron en persona y descubrieron que a pesar de que venían de historias y formaciones distintas, Durante del karate (fue el cinturón negro más joven de Uruguay en la rama Goshin Karate) y Pérez Pérez de la licenciatura de comunicación, tenían en común el sentido del humor y el gusto por el cine.

De ese modo, Durante le propuso actuar en Kamikaze y, tras esa experiencia, surgió la idea de hacer una serie.

Este episodio piloto debía ser filmado en cinco días pero, como ocurre con muchas producciones independientes, debió ajustar su cronograma y se filmó en dos domingos. No tenían presupuesto para cerrar el gimnasio para el rodaje y, además, como está en pleno Fernández Crespo, debían esperar al momento en que el tránsito bajaba al mínimo.

Por eso uno de los rubros en los que eligieron invertir con más fuerza fue el sonido, para pulir cualquier imperfección, y contrataron a Daniel Márquez. El presupuesto total fue de unos US$ 4 mil, aunque a eso se le debe sumar el trabajo honorario que aportó buena parte del equipo, casi como una cooperativa.

Aunque en Alí Socrates los protagonistas solo sueñan con una película, la trama tiene algún punto en común con el argumento de Kamikaze. Ésta también trataba sobre un peculiar grupo de gente que se empeñaba en realizar una improbable película, que en ese caso era de monstruos y se llamaba Rinca-A, como el corto que había iniciado la amistad entre Pérez Pérez y Durante.

Kamikaze tuvo un apoyo público de un fondo municipal, pero luego se financió desde la independencia y se filmó durante los fines de semana.

Se estrenó en 2014, brevemente en salas comerciales y luego en Cinemateca Pocitos, pero tuvo corta vida en pantalla grande. "En realidad, no sentimos que haya habido un interés por distribuir la película", afirma su realizador.

"Nos dieron un horario casi nocturno, nos dieron un fondo automático del BROU para la distribución, que fue el único en la historia del fondo, y eso nos mató la difusión de la peli y a la vez la fecha de estreno que era mala era también por las exigencias de ese fondo de tener quince días entre cada estreno de películas uruguayas. Al morir así la exhibición en sala y no haber podido formar un público en Uruguay, asumimos que nos iba a ser dificilísimo hacer lo mismo en otro país. Así que nos pareció que la opción más sana era liberarla en Youtube y tratar de que sea vista por la mayor cantidad de personas posibles, especialmente para intentar generar un público interesado en nuestros productos", añadió.

La decisión fue un acierto desde ese punto de vista, porque en salas comerciales vendieron 511 entradas, según datos del Icau, pero en You Tube la película ha sido vista más de catorce mil veces. Puede sin dudas ser un buen dato precedente al éxito que buscan con esta atípica serie.


Populares de la sección