La nueva cara de Malvín: se invertirán US$ 70 millones en un centro comercial y tres torres

A ambos lados de la nueva calle Colombes, dos proyectos de grupos empresariales diferentes prometen cambiar esa zona de la ciudad

La obra que extiende la calle Colombes para unir Samuel Blixen con Avenida Italia partirá en dos el gran terreno verde de Malvín, que hasta ahora ha sido lugar de varios circos que visitaron Montevideo. A ambos lados de esta nueva calle, dos proyectos de grupos empresariales diferentes prometen cambiar esa zona de la ciudad: el primero es un centro comercial de 18 mil metros cuadrados que demandará una inversión de US$ 30 millones; el segundo, son tres edificios que llevarán el nombre de Distrito M, y que demandarán una inversión de US$ 40 millones.

El director del Estudio Luis E. Lecueder, Carlos Lecueder, es la cara visible del primero. El empresario dijo a El Observador que todavía no hay fecha para el inicio de las obras, ni tampoco una definición sobre cuál será la propuesta comercial del proyecto. Hasta ahora, la empresa Gold Source –que se encuentra detrás de esta inversión- ha manejado diversas alternativas, entre las que se encuentra un shopping de outlets o un centro comercial.

Según indicó Lecueder, este centro comercial podrá incluir en el futuro una edificación superior que bien podrá ser viviendas o oficinas, pero que por el momento no se va a realizar.

En tanto, el segundo proyecto, que es desarrollado por Path Urban Developments y financiado por el fideicomiso Fondo Compass, comenzará las obras de las dos primeras torres en febrero de 2017, y la tercera se incluirá en una etapa futura, aún sin fecha de arranque. Una vez completadas las dos etapas, Distrito M tendrá un área edificada de 46.000 metros cuadrados e incluirá locales comerciales, estacionamiento en subsuelo con 278 cocheras y 349 unidades de uno, dos y tres dormitorio, cuyos precios partirán de los US$ 112.875 y llegarán hasta los US$ 227.640.

Según el arquitecto detrás del proyecto, Diego Suárez, "Distrito M transformará el barrio Malvín, y se apoyará en el mall que se construirá enfrente". La planta baja contará con una oferta de "gastronomía sofisticada, con productos naturales y una apuesta por lo local", además de un "gran gimnasio" y plazas, con lo que se buscará "que la gente se quede en la vereda, comprando algo, disfrutando de la calle" agregó el arquitecto.

Si bien los edificios contarán con áreas privadas para uso de sus habitantes, como terrazas verdes de uso múltiple, el centro de la propuesta está en la actividad del barrio a nivel de la calle. "Lo que nos interesa mucho sobre la planta baja es que se socialice bastante. No vamos a poner a concesionarias, ni tiendas de ropa ni nada de eso. Estará enfocado más que nada en el bienestar de las personas. Comida y buen vivir", dijo Suárez a El Observador.


Populares de la sección