La oposición baraja de nuevo

El Frente Amplio perdió la mayoría en Diputados y los demás partidos analizan la nueva realidad

El nuevo panorama parlamentario con el Frente Amplio (FA) por primera vez sin los votos asegurados para aprobar proyectos en la Cámara de Diputados abrió una serie de interrogantes sobre cómo se parará el oficialismo y la oposición.

El FA ya debió hilar fino en la Rendición de Cuentas para controlar a legisladores rebeldes, que al final terminaron votando con la izquierda sin salirse de los lineamientos de su partido. Pero eso cambió desde que el diputado Gonzalo Mujica quebró la unidad y resolvió actuar por su cuenta. El FA perdió el voto 50 y ya no tiene la mayoría bajo su control.

La nueva realidad comienza a ser analizada por los partidos de la oposición, que la semana pasada ya lograron imponer –con sus votos y el de Mujica– la creación de una comisión investigadora sobre la regasificadora.

Por ahora, colorados, blancos, independientes y Unidad Popular no tienen claro cómo avanzar ni si deben cambiar sus estrategias. De todos modos, que el FA haya perdido la mayoría "servirá para atenuar la soberbia del gobierno", opinó el senador blanco Luis Lacalle Pou.

También están los que entienden que se abrió "una oportunidad" para impulsar proyectos opositores que puedan ser aprobados en la Cámara de Diputados.

Además, los dos representantes que se fueron de los partidos tradicionales para sumarse al flamante Partido de la Gente, que lidera Edgardo Novick (Daniel Peña y Guillermo Facello), no descartan votar junto al FA en algunas iniciativas, y están dispuestos a asegurar la aprobación de algunos proyectos. En esa línea también está el único diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio.

Preguntas

Con la nueva división de bancas el Parlamento puede entrar en un bloqueo.

El FA no tiene capacidad propia para aprobar proyectos al faltarle un voto en Diputados pero tampoco la oposición porque si logra impulsar una iniciativa en la cámara baja, sus intentos seguramente naufraguen en el Senado, que domina la izquierda.

"En el Senado no habrá cambios", recordó a El Observador el senador Pedro Bordaberry, líder de Vamos Uruguay.

Entonces surgen dudas.

¿Qué hará la oposición ahora que en la cámara baja puede construir mayorías circunstanciales? ¿Coordinará sus posiciones y buscará consensos para aprobar proyectos? ¿Seguirá actuando separada? ¿Se acercarán al diputado frenteamplista Gonzalo Mujica? ¿Votarán en contra la Rendición de Cuentas, que de no ser aprobada afectará la distribución de recursos para el resto del período? ¿Exigirán que sus puntos de vista se reflejen en ese tipo de normas?

Y el FA, con esa mayoría unicameral, ¿negociará el voto 50 en cada caso? ¿Para qué proyectos y a cambio de qué?

Cambios

El panorama cambió para la izquierda cuando la semana pasada con el voto del diputado Mujica se aprobó una investigadora sobre la obra de la regasificadora, en donde operaron empresas con conexiones en Brasil sospechadas de corrupción.

Unos días antes de esa discusión, la oposición estuvo a punto de lograr la mayoría al proponer indagar los negocios con Venezuela, pero en ese caso no se alineó Unidad Popular, que votó con el oficialismo cuando el FA ya había perdido a Mujica.

El diputado Mujica, que se autodefine "de izquierda", según dijo a El Observador TV, actuará de aquí en más en forma independiente, es decir, que en algunos temas votará con el FA y en otros con la oposición. Además, ya expresó que si puede, y los demás los partidos lo acompañan, podría impulsar proyectos propios.

Caminos

El senador Lacalle Pou dijo a El Observador que se está "ante un hecho relevante en la actividad política de los últimos tiempos y va a marcar indudablemente la acción parlamentaria. Puede abrirse un tiempo nuevo y necesario de consensos", afirmó el senador blanco.

Comentó asimismo que el nuevo escenario "seguramente va a atenuar la soberbia del gobierno, que deberá coordinar y negociar en todos los temas".

El diputado blanco Pablo Abdala coincide en que "se está ante un cambio relevante que puede provocar algunos efectos, como ocurrió esta semana con la investigadora o mañana puede pasar con una declaración política". Sin embargo, aclaró que, "en principio, el nuevo mapa no necesariamente modificará la estrategia que tiene cada partido".

Lo que se critica en la oposición no es la legitimidad de la mayoría parlamentaria, sino "el uso" que se le dio.

El diputado colorado Conrado Rodríguez (Espacio Abierto) interpretó que ahora la oposición puede impulsar proyectos que "previamente deberán ser consensuados en los partidos".

Es cierto, dijo, que luego habrá que "abrir una negociación" en el Senado donde la izquierda tiene mayoría.

Edgardo Novick, principal del Partido de la Gente, opinó que la oposición "debe coordinar permanentemente" y estimó que el diputado Mujica actuará "como independiente". Novick está dispuesto a acompañar con sus votos los proyectos que considere "buenos para la gente".

El senador Daniel Bianchi, que responde a Novick, aclaró que el tema no se habló a nivel de la oposición, pero se imagina que el Partido de la Gente actuará igual que lo hace en la Junta Departamental de Montevideo, donde se respaldan los proyectos de la administración frenteamplista que se entienden que son buenos.

Otra pregunta a responder es qué puede negociarse para que un legislador vote con el FA para aprobar una iniciativa prioritaria.

El diputado Rubio, de Unidad Popular, aclaró que no cambiará su voto para que luego le respalden un proyecto que le interesa.

"No nos hacemos los puros pero no negociaremos un voto por algo que no estamos de acuerdo a cambio de algo que queremos que salga. La verdad es que no entendemos así la política", dijo el diputado al programa Pisando fuerte de Metrópolis FM.

Explicó que no está dispuesto "ni a hablar" si le piden que vote aumentar el IRPF a los trabajadores para que después salga el proyecto de Unidad Popular sobre el ferrocarril.

De aquí en más las negociaciones dominarán el trabajo de los parlamentarios.


Populares de la sección

Acerca del autor