La oposición en competencia define cómo pararse ante el Frente Amplio

Amorín Batlle, Bordaberry, Lacalle Pou y Larrañaga coincidieron en un almuerzo de ADM
La historia de los Partidos Nacional y Colorado, empezó con batallas y derramamiento de sangre. Esa lógica se mantuvo para alcanzar el poder y también dejó una secuencia de pactos políticos que permitieron reconstrucciones. Ahora, a 180 años de su creación, los líderes de los partidos fundacionales se muestran como aliados –igual marcan que no son lo mismo– e intentan una estrategia política que les permita vencer en las urnas al Frente Amplio, la coalición de izquierda que los desplazó del poder en 2005.

La foto de ayer en el salón Punta Cala mostró a figuras en competencia y puede ser la misma imagen que se repita en 2019, cuando seguramente uno de ellos pase al balotaje y los demás apoyen.

Algunos dirigentes comentaban ayer que el almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) fue casi un lanzamiento de candidaturas presidenciales. Lograr entendimientos en grandes temas pensando en el futuro es algo compartido por los senadores Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou (Partido Nacional), así como por los colorados Pedro Bordaberry y José Amorín Batlle, que fueron los disertantes.

"¿Por qué no se juntan?"


Una de las diferencias marcadas por los líderes está en los tiempos para aliarse.

Larrañaga insiste en acordar "ahora" en cuatro o cinco grandes temas en los que deben estar educación y seguridad. Lacalle Pou habla de "coordinar" después, porque los programas tienen coincidencias, pero aclaró que quienes estaban ahí sentados son "competidores". Amorín indicó que no piensan igual en todo y Bordaberry hizo una pregunta que suelen hacerle: "¿Por qué no se juntan?". Y respondió: "no es necesario", porque son "distintos" y perderían "lejos".

La realidad indica, dijo el senador de Vamos Uruguay, que cuando fue necesario, blancos y colorados acordaron como ocurrió con la ley forestal de 1987, para asegurar el "cambio en paz" en el primer gobierno de Julio María Sanguinetti, o para salir de la crisis de 2002 cuando Jorge Batlle era presidente. Sanguinetti y Batlle estaban en la mesa principal junto con los senadores.

Bordaberry también aclaró que la oposición perderá las elecciones "si se fusiona".

Batlle comentó luego a El Observador que una fusión "sería el fin" de los partidos tradicionales.

Quien por ahora propone trabajar para formar un lema común es el empresario Edgardo Novick, idea que no aceptan los líderes blancos y colorados, que insisten en mantener los perfiles de los partidos.
Lacalle Pou miró lo que pasó en Argentina donde cambió el gobierno luego años de kirchnerismo, y trazó un paralelismo con Uruguay.

"Tenemos que abrir la cancha; lo otro sería una pésima estrategia electoral", dijo. El ejemplo de lo que hay que hacer es Mauricio Macri en Argentina. "Macri ganó porque Sergio Massa quedó en pie; si no, no le queda un voto peronista afuera de los K". "Es Massa el que termina haciendo ganar a Macri", afirmó Lacalle Pou.

El senador blanco lidera varias encuestas y en un balotaje necesitará los votos de la oposición para intentar derrotar al Frente Amplio. "A los votantes desilusionados del Frente hay que darle varias opciones", dijo. "No le pongan solo a Bordaberry, no le pongan solo a Amorín, no le pongan solo a Larrañaga y no le pongan solo a Lacalle Pou. Denle bastantes opciones que después en el balotaje nos juntamos", concluyó Lacalle Pou.

El asunto es que a tres años de las elecciones en Uruguay no está claro quién ocuparía el lugar de Macri o quien podría ser como Massa.

Bordaberry mandó el mensaje de que están en carrera y recurrió al rugby, deporte que practicó de joven, para expresar su posición.

En el rugby son 15 jugadores para cada lado. "Es un deporte en el cual catorce se esfuerzan para que el decimoquinto anote". "Lo interesante –dijo– es que al empezar nadie sabe de los quince quien va a anotar". "Eso aplica hoy acá: no se sabe quién va a ganar, pero todos tenemos que esforzarnos por aquel que va a anotar y darnos cuenta de que si competimos en las internas, si competimos en la primera vuelta, después uno va a ganar en el balotaje y de esa forma vamos a recuperar los 10 años perdidos que llevamos en Uruguay", afirmó.

Bordaberry aún no definió si volverá a ser candidato, pero en su discurso dejó entrever qué competirá. "Yo se que si me toca ganar cuento con el Partido Nacional y el Partido Nacional sabe que si gana cuenta con el Partido Colorado", dijo.

Larrañaga pidió "olvidarse un poco del 2019" y pensar hoy en soluciones para la gente. "No habrá 2019 sin 2017 y 2018 primero". "Olvidemos al abanderado y miremos la bandera", reclamó el senador de Alianza Nacional. Larrañaga explicó que su idea es que los partidos acuerden grandes líneas y "preserven sus identidiades". Reclamó trabajar "desde ahora "más allá de la competencia". "Ojo con volar los puentes del diálogo", advirtió.

A la hora de las preguntas, Amorín aclaró que blancos y colorados no piensan de la misma manera aunque haya temas, como en educación, donde hay coincidencias. Dijo que "un espacio muy aprovechable" para acordar es entre la primera y segunda vuelta". Para hacer los cambios, afirmó Amorín, hace falta "convicción y firmeza".

Los cuatro senadores fueron críticos del gobierno, advirtieron de la "fractura social", reclamaron "coraje" al presidente Tabaré Vázquez para tomar decisiones y mostraron su disposición para colaborar.

¿Y Novick?

¿Edgardo Novick puede ser para los partidos de la oposición lo que Tabaré Vázquez fue para el Frente Amplio, o es una amenaza?, preguntó un participante del almuerzo de ADM. "El día que conozcamos sus propuestas veremos las posibilidades de acuerdo", respondió el senador Pedro Brodaberry. "Hoy no se conocen", remarcó. Lacalle Pou entiende que Novick "no es amenaza". "Puede ser un cooperante o no" y "en política si alguien llena espacio es porque otros lo dejan vacío, así que bienvenido a la competencia", acotó.

Cumbre de Todos

El sector Todos, de Luis Lacalle Pou, reunirá este fin de semana a su dirigencia en Flores para revisar el rumbo porque "cuando uno tiene el rumbo claro no se pierde" señala un documento que se discutirá durante dos días.
En el texto se marca la disposición del sector a "construir acuerdos" sobre políticas específicas, "sin perder los límites que los separan ni dejar de tener diferencias en muchos temas". "El objetivo de esos acuerdos es que las mayorías políticas vuelvan a coincidir con las mayorías sociales", afirma el documento.

Populares de la sección

Acerca del autor