"La oposición está cada vez más lejos de disputar el gobierno"

El director Eduardo Brenta aseguró que el presidente Vázquez da al FA un rol preponderante
A pocos días de haber firmado un convenio colectivo con el sindicato municipal (Adeom), el director de Gestión Humana de la Intendencia de Montevideo, Eduardo Brenta, analizó el vínculo de la administración con los trabajadores. También se refirió a la situación de la oposición, la relación del Poder Ejecutivo con el Frente Amplio, y el rol que el presidente Tabaré Vázquez le dio a la fuerza política en los últimos días.

¿Cómo es el vínculo con Adeom?

Hoy hay un diálogo fluido. El teléfono abierto es una herramienta fundamental. Se inició un proceso de generación de confianza de las dos partes y hay una actitud distinta.

Adeom no tiene en general una buena imagen. ¿Por qué?

Es muy mala. Yo creo que en buena medida esa imagen se deterioró muchísimo en la crisis de 2002, cuando la IMM firmó un convenio en 2001 –que se le adjudica a (Mariano) Arana haber firmado un convenio sin cláusula de salvaguarda, pero que fue una decisión del Frente Amplio–. La vida ha demostrado que fue un error el firmar el convenio, que permitió que Adeom hiciera todos los juicios posteriores y ganara porque la IMM no pudo cumplir, por no tener con qué pagar. En un momento en el cual todos los funcionarios públicos aceptaban reducciones salariales y de la jornada laboral, en un momento de crisis muy fuerte, Adeom apareció en actitud de intransigencia absoluta. Fueron errores muy graves que de alguna manera los estigmatizó. Probablemente desde el gobierno municipal también se contribuyó a estigmatizar al funcionario en varias oportunidades.

El nuevo director de Limpieza, Oscar Caputi, consideró en una entrevista con El Observador que Montevideo está limpia. ¿Está de acuerdo?

Yo creo que Montevideo mejoró notoriamente desde el punto de vista de la limpieza de la ciudad. Hubo varios aspectos: el reforzamiento del área de mantenimiento, el pasaje de funcionarios, colaboró el nuevo relacionamiento con Adeom. El tema de la basura no está en la agenda cotidiana hoy, lo cual indica que se ha mejorado notoriamente. Creo que cuando tengamos la flota completa y demos el servicio absolutamente adecuado hay que iniciar una campaña pública, pero cuando nosotros no estemos en offside, para lograr el compromiso de la gente también. Hasta que no tengamos toda la disponibilidad de recursos, la ciudad algunas cuestiones va a presentar. Estamos lejísimos de la situación que vivimos en diciembre del año pasado.

¿Cómo tomó el cruce entre Juan Salgado y Daniel Martínez?

La competencia respecto al tema del transporte y la responsabilidad es del intendente. La reacción del presidente de Cutcsa para mí fue sorpresiva. No comprendo todavía por qué se respondió con esa agresividad ante una actitud que ha sido consecuente. Realmente no comprendo.

Usted comentó que los quiebres dentro del FA hacían peligrar el cuarto gobierno frenteamplista, ¿lo sigue pensando?

He pensado mucho en eso. En realidad luego de eso han sucedido muchas cosas. El gobierno ha salido adelante, tanto el nacional como los departamentales. Lo otro que creo y que lamentablemente me convenzo cada día más, es que más allá de muchos errores que hay que corregir, la oposición presenta un escenario de pobreza desde el punto de vista de iniciativa y de propuesta política tremendo. Y una ausencia total de recambio desde el punto de vista de figuras. Si hoy me preguntas de nuevo te diría que tenemos que seguir mejorando. Tenemos que asegurar el cuarto gobierno del FA, pero la oposición está cada vez más lejos de su posibilidad de disputar el gobierno.

¿Por qué al FA le cuesta tanto superar esas asperezas internas?

A veces hay un exceso de perfilismos quizá, en algunos casos. Más cuando hay instancias electorales. La gente trata de marcar su perfil. Pero en la izquierda discusión interna va a haber siempre. Eso es inherente a la naturaleza: si no sos discutidor no sos de izquierda. No va a haber aceptación pasiva, ni siquiera de los máximos liderazgos. Todos han sido en su momento cuestionados. Y eso es parte de una lógica democrática que está bien. Creo sí que vivimos algunos episodios que fueron el no acatamiento a resoluciones de la bancada que me parecieron cosas muy graves, que no habían sucedido nunca. Pero me parece que se está volviendo de esa situación. No les fue útil a quienes lo hicieron tampoco. Me consta que hay un esfuerzo de recomposición.

¿Qué opina sobre el vínculo del FA con el Poder Ejecutivo?

Creo que el presidente al darle al FA un rol importante en las últimas negociaciones ha colaborado con esta política porque ha permitido que el FA sea un articulador entre la bancada de gobierno y el Poder Ejecutivo, dándole a la fuerza política un rol que la fortalece, la jerarquiza. Eso me parece que es una cosa buena.

¿Cómo evaluó el proyecto de Rendición de Cuentas presentado por el gobierno?

Evidentemente el proyecto debía recoger un escenario económico que se agravó más allá de lo previsto. Me parece que era necesario tener una actitud muy austera en un escenario que plantea francamente muchas dificultades. Lo otro que me pareció muy bien fue el tratamiento de la negociación del Poder Ejecutivo con el Secretariado del Frente Amplio.

Populares de la sección

Acerca del autor