La oposición ve a la inseguridad como un factor desestabilizador

Frente rechaza que indignados puedan pasarle por arriba a la institucionalidad
La muerte del "negro Prati", como sus amigos conocían al hombre asesinado en Carrasco Norte, pareció ser la gota que rebalsó el vaso para miles de personas. Casi de inmediato, vecinos de Carrasco y Pocitos salieron a la calle con carteles y hubo caceroleadas para exigir seguridad.
El Parlamento también reaccionó y con votos de la oposición aprobó interpelar al ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

La sesión anticipó los debates que habrá por la seguridad del país. La temperatura subió cuando se alertó por parte de la oposición que el descontento popular puede ser desestabilizador, extremo que rechazó el Frente Amplio.

En el plenario, la oposición cuestionó al partido de gobierno y al presidente Tabaré Vázquez por el "gravísimo error" de mantener a Bonomi, quien es ministro desde marzo de 2005 cuando asumió José Mujica. El senador Javier García (Lista 40) dijo que "sacando a Bonomi no se arregla todo, pero manteníendolo no se arregla nada".

Debate


El senador Jorge Larrañaga (Alianza) adelantó que buscará la censura del ministro para lo cual necesitará votos que no tiene. El tema lo planteó previamente en la bancada del Partido Nacional, según dijo ayer a El Observador. "La gente está desamparada", afirmó en sala, y reconoció que el problema de la seguridad "es complejo y difícil".

Fue el senador García quien alertó que cuando "la indignación popular no encuentra cabida es peligrosa para el funcionamiento del sistema democrático". Desde el FA, el senador Marcos Otheguy (Lista 711) marcó que no acepta que se piense que "un grupo de indignados puede llevarse por delante la institucionalidad" y reclamó "no alentar esos comportamientos" que ocurrieron en otros países con consecuencias para los gobiernos.

La actitud de la oposición es de "oportunismo político", afirmó Otheguy.

Rafael Michelini dijo que la bancada oficialista no acompañará la interpelación que "tiraría por tierra" lo hecho en la comisión a la que convocó el presidente Vázquez para acordar proyectos sobre seguridad. Algunos de esos textos están trancados por el FA en Diputados, le recordaron desde la oposición.

Pablo Mieres (Partido Independiene) opinó que fueron "valiosas" las reuniones con Vázquez pero "en la cancha, a pesar de los esfuerzos, no se logran resultados".

Michelini entiende que "en este clima" interpelar no es el instrumento más conveniente porque no le da "ponderación al Senado" para debatir. La vez anterior cuando Michelini habló del clima político, fue para anunciar que el Frente dejaría de votar las venias de jerarcas, entre los que estaban los representantes de la oposición.

"Indignación", "alarma social", "conmoción", "hechos lamentables", fueron los adjetivos utilizados por los legisladores para describir lo que siente la población ante el avance de la delincuencia.
Finalmente, la interpelación fue aprobada por el Partido Colorado –Pedro Bordaberry será el senador
interpelante– el Partido Nacional y el Partido Independiente.

A la hora de votar, el senador Daniel Bianchi, que pasó a responder a Edgardo Novick, se retiró de sala.
En las reuniones por seguridad en la Torre Ejecutiva, Novick no respaldó el reclamo de que Bonomi renuncie y se mostró cercano a Vázquez. Felipe Schipani, integrante del Comité Ejecutivo Colorado, se preguntó ayer en su cuenta de Twitter si Novick y los suyos "son o no oposición".

Bordaberry, que ya empezó a preparar la interpelación con sus asesores, cuestionó que Bonomi haya dicho que "no hay que resistirse" cuando uno vaya a ser rapiñado. Eso es "un aliento al delincuente" y "una desazón" para las víctimas, afirmó.

El ministro, según Bordaberry, debe decir que lamenta lo sucedido y que va a perseguir con la Policía al delincuente que mató a Prati, a quien definió como "el típico uruguayo sano y trabajador" que ahora está muerto.

Populares de la sección

Acerca del autor