La oposición venezolana busca sacudir un proceso aletargado

El principal temor es que el órgano electoral retrase el proceso revocatorio de Nicolás Maduro
La revocación del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela puede llegar a convertirse en un proceso muy largo, algo que atentaría contra los intereses de una oposición que busca acelerar los trámites lo más rápido posible. Es por eso que la principal alianza opositora venezolana, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), exigió ayer jueves al Consejo Nacional Electoral (CNE) que comience el 2 de junio con el proceso de verificación de las firmas recolectadas para iniciar la solicitud del referéndum revocatorio de Maduro.

Esta moción de los opositores se hace un día después de que el poder Electoral de Venezuela informara que el CNE se tomaría hasta esa fecha exigida por la MUD para retomar sus actividades normales, por lo que el principal cometido de la exigencia es que el recuento y la transcripción de las firmas se tome como prioridad por el órgano electoral.

"Para este día (el 2 de junio) o el día siguiente deberíamos empezar el proceso de validación según las mismas reglas que el CNE puso", dijo en conferencia de prensa el opositor Carlos Ocariz, uno de los principales voceros de la alianza por la solicitud de la revocación. El CNE, sin embargo, no precisó cuándo se iniciará la verificación de esas firmas, paso determinante para comenzar con el proceso para la solicitud. Los opositores pretenden llegar a celebrar el referéndum antes de que el gobierno de Maduro, iniciado por el fallecido Hugo Chávez en enero de 2013, cumpla cuatro años, de manera de poder convocar nuevas elecciones. Si el referéndum se realiza de forma posterior y sí la revocación resulta aceptada, Nicolás Maduro dejará su lugar a su vicepresidente.

Ocariz además respondió a los señalamientos del gobierno chavista que sostienen que las firmas de los opositores, que deben ser al menos equivalentes al 1% del padrón electoral, no son suficientes y que varias de ellas podrían ser falsas. El opositor desestimó estas acusaciones y aseguró que el total de firmas entregadas para respaldar este primer paso en la solicitud es equivalente a 10 veces más a las casi 200 mil que solicita en un principio el órgano electoral. Además cuestionó que el oficialismo tenga información de las firmas cuando, según dijo, hasta el momento ni siquiera los opositores han recibido la copia que les corresponde.

Basados en experiencias del 2004, la última vez que se solicitó un referéndum revocatorio en el cual el gobierno anuló el 44% de las firmas alegando irregularidades en las firmas de los electores, los opositores tienen estimaciones positivas en cuanto a la revisión de estas nuevas firmas. "Si aquí nos anulan 44 % de las firmas, tendríamos casi un 450% de firmas más de la requeridas, es decir que tenemos un megacolchón, es decir que es imposible anular inventen lo que inventen, argumenten lo que argumenten", declaró el opositor.

"Ahora vienen por Venezuela"

Nicolás Maduro declaró durante la noche del jueves que Venezuela es el siguiente en la lista de gobiernos recortados por "golpes de estado", concepto con el cual calificó a la destitución temporal de Dilma Rousseff en Brasil.

"El golpe de estado en Brasil es una señal grave y muy peligrosa para el futuro de la estabilidad de todo el continente (...); yo tengo plena conciencia de qué se trata este golpe de estado y no voy a callar, y sé que ahora vienen por Venezuela", dijo Maduro desde el palacio presidencial.

Maduro acusó, sin nombrar, a Estados Unidos como el encargado "de mover los hilos" de la desestabilización de los países del continente y dañar a organismos como la Unasur.

Fuente: Basado en EFE

Populares de la sección