La oposición y el gobierno en los acuerdos de seguridad: quiero, pero no

Hay fecha para el diálogo de seguridad, pero acuerdos están lejos
Por Federico Sierra

El gobierno convoca a la oposición a dialogar sobre seguridad pública, pero advierte que no está en el menú cambiar el rumbo de la política. Luis Lacalle Pou, líder del sector mayoritario del principal partido opositor, avisa que la conversación tiene sentido solo si el oficialismo "va a cambiar la política de seguridad". También Jorge Larrañaga, el otro hombre fuerte blanco, dice que no quiere ir a un diálogo "por mero entretenimiento".

El presidente Tabaré Vázquez le puso fecha al encuentro: el próximo martes 12. Pero hasta ayer, desde el Partido Nacional se señalaba que aún no habían recibido ninguna invitación. Tampoco los colorados e independientes tenían novedades. Por lo pronto, los blancos ya advirtieron que una instancia de diálogo debe ser directamente con el presidente Vázquez, "sin intermediarios". Hasta ahora, nadie desde el oficialismo ha dicho lo contrario.

En el entorno del presidente hay malestar con Lacalle Pou por su insistencia en reclamar la renuncia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi. En una respuesta escrita a sus planteos, Vázquez respondió ese pedido con una frase: "No está en los planes del gobierno nacional". Vázquez y Lacalle Pou, competidores por la Presidencia en 2014, no han tenido instancias de diálogo en lo que va del gobierno. Vázquez se ha referido al líder blanco en las últimas semanas como "Lacalle hijo".

Para el oficialismo, es diferente la actitud de Larrañaga o el senador colorado Pedro Bordaberry, que han presentado proyectos sobre seguridad en estos días. Sin embargo, el gobierno ha dejado claro que no piensa adoptar ninguna iniciativa que implique "mano dura", como las planteadas por esos legisladores.

Larrañaga plantea, entre otras cosas, endurecer penas al narcotráfico, a los menores en delitos graves y sacar a los militares a patrullar las calles. Bordaberry también plantea agravar las penas a menores que cometan homicidios o rapiñas y crear el Instituto Nacional de Cárceles. Tanto Bonomi como el subsecretario Jorge Vázquez han reiterado que ese camino no será seguido por el gobierno, por lo cual tampoco en este aspecto se esperan acuerdos.

Así las cosas, ¿qué se puede esperar de este intento de nuevo acuerdo? El gobierno prevé presentar algunos proyectos: la reincidencia será castigada con pérdida de beneficios, en una iniciativa similar a la planteada por Bordaberry, que puede salir adelante. Habrá que ver si hay otras iniciativas que encuentren consenso. Y, si hay encuentro, podría estar "la foto" de gobierno y oposición juntos, aunque Lacalle Pou ya advirtió que para eso, no cuenten con él.


Populares de la sección

Acerca del autor